lunes, 18 de septiembre de 2017

ONDO ESAN BEHARKO


Inoiz ez dut asmatzen "zer moduz?" Galdetzen didatenean?

-"Primeran" erantzuten dudanean harroputz larrusendoarena egiten ari naizela uste dut.

-"Gaizki, ez oso ondo, ondo izorraturik, inoiz baino okerragorik" eta enparatuak esan ezkero pena eman edota rolloa bota nahi dudala ematen du.

-"Hainbestean" esanez beldurrak nago galdetu didana nire aurretik bistatik lehenbailehen galtzeko gogoa dudalakoan dagoen.

-"Zuri ze ostia axoka dizu! zakarregia omen da.

-Ez adituarena egiteak oraindio lotsarazten nau.

Horrenbestez, aukera bakarra geratzen zait, inorekin konprometitzen ez nauena, baina agian nitaz ezer onik adierazten ez duena, baliteke otzanegia naizela bakar-bakarrik, orori men egiten diodala eta abar: "ondo esan beharko".

POEMA DE LA ESTACIÓN DE SERVICIO



Elogio de la poesía que no se entiende:

-Cualquier parecido del bocata de la foto con el verdadero es pura coincidencia.
Y a ti, pochola, te comería hasta las bragas.

-Perdón, caballero, ¿se está dirigiendo a mí?

-¿Acaso hay sima tan profunda donde sepultar este amor espontáneo y feroz.

-Ya no más; voy a llamar a un guardia.

-"Nunca entienden nada", dijo el poeta.

-Se te ha entendido todo y muy clarito, so guarro.

FUNTZIONARIEN GORROTOA XAXATZEARREN



-Nola blokeatu funtzionari bat?

Harengana edozein argibide eske joanez.

-Zer egiten du funtzionari batek bere lana betetzen ez dakienean?

Beste egun eta arlo baterako zita bat ematen dizu.

-Zer gertatzen da beti funtzionari baten mahaiaren aurrean eserita zaudenean?

Ordenagailua ez dabilela

*Argazkiak adierazten du hiria eta hiritarrak udal erakundeen sare luze, korapilatsu eta errukigabekoan harrapatuak.

EL CHAVAL DEL BANJO


Hay un chaval tocando el banjo o banyo a pocos metros de donde ne encuentro. El banyo es un instrumento musical como de campesinos de las Rocosas en los E.E.U.U, eso o de velada beoda en un pub irlandés. En todo caso, el banyo emite un sonido tan monótono y primitivo que hace que sólo resulte aceptable acompañado de otros como los que estila cualquier grupo folk. Eso y dosis ingentes de cerveza negra, Guinness o Murphy, a veces también unos chupitos de whiskey Jameson, para que el "craig", o juerga irlandesa, se desarrolle de acuerdo con los cánones, los cuales, por cierto, deben ser los únicos que he respetado en mi vida cuando "vebía" (no es falta ortográfica, es neologismo que me he sacado de la manga mezclando "vivir" y "beber") por aquellos lares. Ahora, la versión "Montañas Rocosas" ya es otra cosa, puesto que ahí el banyo suele remitirnos más bien a tristes atardeceres en el pórtico de una cabaña de madera desde el que el paisano, por lo general un paleto semi alcoholizado al que ha abandonado hace ya años su mujer para irse a la ciudad con los niños después de descubrirlo sodomizando a una de las ovejas del rebaño familiar detrás de la cabaña, rasga una insoportablemente soporífera melodía que pretende ser lamento por la puta mierda de vida que lleva. Y es entonces también cuando servidor echa de menos la famosa quinta enmienda de la Constitución Americana que me permitiría portar un arma y usarla contra el chaval en defensa propia.

EN EL PAÍS DE LOS ORCOS



La joven, guapa y simpática cajera latinoamericana pregunta a la clienta:

-¿Tiene hijos, sobrinos, hijos de amigos? Damos cromos para repartir entre los niños.

La clienta, de acento, nariz y corte de pelo inconfundiblemente racial:

-Sobrinos ya tengo. Pero, ¿para qué quiero yo esas pijadas? ¡Anda y que se las compren sus padres!

La cajera, cómo no, intentando hacer memoria de los motivos que la llevaron a recalar en El País de los Orcos.


*En la foto vemos a la tía haciendo carentoñas, o lo que sea, al sobrino; para mí que debe ser de Mondra o de por ahí. Con todo mi respeto, faltaría, para la gente del Alto Deba, de hecho estos sólo lo escribo para vacilar a los amigos del Alto Deba, me encanta el Alto Deba, en algunos sitios hasta se come bien.

martes, 12 de septiembre de 2017

ANOCHE CON ARIADNA



Anoche soñé que estaba con Ariadna Gil en Vitoria para no sé qué trámites. Todo muy casto, eh, yo soy hombre de una sola pieza, de una sola mujer, digo; bueno, lo primero también. Total, que íbamos por la calle y aparece mi amigo Juantxo que me grita: "¡Txema, ya no mandas memes!" Le respondo: "¡Joder, no hago otra cosa en todo el puto día!" Luego llevo la Ariadna a tomar unos pinchos. No bebe alcohol y cuando le pongo el pincho de txistorra con patata en la mano lo mira como si fuera un bocadillo de chorizo de los de llevar a la obra o algo así. Una pena, porque ya que estaba pensaba invitarla a El Portalón para comer algo; no sé, un chuletón, unas chuletillas de cordero o una merluza en salsa verde, todo ello, por supuesto, regado con un cosechero de autor, tipo el de Remirez de Ganuza, Artadi y así. Eso y que ya de paso me contara cosas del cine, de su churri, del pringado de David, puede que hasta para hablar de lo de Cataluña -yo siempre digo su apellido como ella, en catalán: "Yil, Yil..."-. Pero, visto lo visto, para qué si me lo iba a comer yo todo y encima ando de dieta y así. 

En fin, una tía muy simpática, muy educada, tiene una sonrisa que lo ilumina todo; pero, no es muy de hablar, tirando a sosita. En realidad es un coñazo de tía, vamos, como todas las que no beben y apenas comen. Además es un taponcete, me llegaba por debajo del codo; pero claro, también yo, cuando me pongo recto... De todos modos, tampoco es que servidor sea muy mitómano. Así que la he acompañado hasta la estación de Lakua para que cogiera el autobús a Madrid. Ya cuando nos despedíamos le he dicho que sonriera un poco en las pelis; me ha hecho una peineta desde la ventanilla la muy hijaputa. Y yo allí en mitad de la dársena, como un yilipollas.

lunes, 11 de septiembre de 2017

ESKOLARA BUELTAN


Eskolara bueltan, gaur txikerra behintzat, nagusia asteazkenean institutoan hasiko da eta. Harritu nau txikerrak, bai. Goizean goiz jeikitzeko astindu dudanean ez dit bere ohiko bekozkoa jarri, ez dit popatik hartzera esan, ez dit munduko aitarik gaiztoena izendatu. Alderantziz, ohetik irribarretsu jeiki, ziztuan jantzi eta gogotik gosaldu egin du, fruta zatikatua barne inolako kexa barik. Txunditutik ninduen, bai, berarekin errieta handia bezain nekagarria egitea espero bainuen. Baina ez, eta horrela etxetik irten gara ezin patxadatsuagorik, eskutik oratuta eta isil-isilik urkamendira bidean zehar bagindoaz bezala edo. Hain ixilik ezen azkenean zer edo zer galdetu behar niolakoan nengoen.

-Ez al zaude pozik eskora bueltan?

-Ez, eskola ez zait atsegin.

-Eta ez al duzu zure eskolakideren bat berrikusteko gogorik?

-Ez, bat ere ez.

Eskolara iritsita bere ilara bilatu dut eta andereñoa agurtu zein ohiko gizalegezko hitz aspertuak esan orduko bertan laga egin dut ikasgelara sartzeko esperoan. Apenas mugitu da txirrina jo artean, ez du esportzu apurrik egin aurreko zein atzeko ikaskideei tutik ere esateko, inguratzen zuen orok bost axola balio bezala, dena izapide luze eta aspegarri bat balitz bezala, batez ere aurten bere anaia nagusia berarekin ez dagoela.

Eta nola ez, behingoan etorri zait gogora esaera zaharra: nolako egurra, halako ezpala...

*Argazkia, zer esanik ez, zaharra da, duela hiruzpalau urtekoa edo.