lunes, 20 de noviembre de 2017

BANDEROLA


Viniendo como venía de Oviedo, donde desde que comenzó el pifostio catalán la ciudad se ve embadurnada de rojigualdas, que, lejos de amainar la profusión de éstas en ventanas y balcones, parece que han venido para quedarse, temía que me iba a encontrar otro tanto, e incluso más, en las villas castellanas que teníamos previsto visitar este pasado fin de semana.

Pues no, quitando alguna que otra desperdigada, ni comparación con la muy noble, leal y facha ciudad de Oviedo. Y me alegro, sí, porque, de no ser para reivindicar derechos o denunciar injusticias, yo juzgo que las banderas donde tienen que estar es en los edificios oficiales, los paneles informativos indicando el idioma en el que están escritos y puede que acaso también en los estancos. Eso y que yo, lo confieso, soy más de manteles que de banderas.
Ahora, ya en Oviedo y apenas hace un rato, observo que en uno de los balcones que hay justo delante de donde he aparcado el coche, luce una pequeña y apenas perceptible banderita rojigualda entre las plantas de un tiesto. Y claro, si comparas esta"rojigualdina" con esas otras tamaño sábana que cuelgan no muy lejos de aquí, en el mismo edificio incluso, uno no puede evitar preguntarse si el modesto tamaño de la banderita, banderola, estará proporcionalmente relacionado con el hecho de que la indignación de su dueño, o dueña, por lo ocurrido en Cataluña, así resumiendo digamos que la pretensión de la mayoría de los catalanes de celebrar un referendo para decidir si forman su propio estado o permanecen en España, no sea tan grande como la del resto de carbayones que no han podido resistir el impulso de exhibir en las fachadas de sus casas la bandera que representa ese orden constitucional que hace imposible que se cuestione la unidad de España incluso para refrendarla. Y en cualquier caso, qué mierda de patriota será ese o esa que cuelga una banderola en un tiesto de su balcón, qué le habría costado bajar al chino como todo el mundo a comprar una rojigualda en condiciones. Porque si de exhibir tu ardor patriótico se trata, qué feo, cutre, queda hacerlo así como a medias, casi que a escondidas, vergonzante, que parece que lo haces sólo por el qué dirán, aprovechando que tenías una banderola a mano de cuando fuiste al Campoamor durante la entrega de los Princesa de Asturias para ver si era verdad eso de que a Letizia se le trasparenta el sistema nervioso de lo delgada que está, y las repartían gratis para agitarlas al paso de sus majestades. Así que muy mal, para eso mejor no colgar nada, unirte a la mayoría sensata, porque si hay algo que nunca se puede manifestar a medias esas son las pasiones más bajas, y el patriotismo abanderado es una de ellas, da igual la bandera que se cuelgue u hondee.

DESPROPÓSITO


Le decía a una amiga -es una santa y yo la quiero mucho- que siempre nos reprocha, de palabra o con la mirada, que nos excedemos en esto o aquello, que no tenemos medida, ni conocimiento, ni nada de nada, que la culpa ni siquiera es nuestra, que el problema es que hemos sido educados en el exceso por nuestras madres, "¡Vas a dejar esa chuleta en el plato?", "¡Términa la botella de leche para que pueda meter otra en la nevera!", "¿Otra taza de sopa y así acabo el caldero?", "Lo que no mata engorda", "¡Vas a estar lleno, eso luego te das una vuelta por el monte y se te baja en seguida!" Sí, sí, todo fue siempre excesivo, desmesurado, exagerado. Así que en una de esas me levanto de la mesa para ir al baño a evacuar media cosecha de la D.O del Duero, me pego un cabezazo con una de las vigas del techo y mira cómo se ha quedado la casa donde estábamos comiendo...

SEQUÍA


Y no te dejes engañar porque ves el pantano de Aguilar de Campóo así. Es tan grande que si lo recorres acabas dando con las aldeas que despertaron de su letargo submarino. Contaba el paisano de la casa rural que están aprovechando para desmontar los capiteles de las iglesias, y qué preciosas son esas pequeñas iglesias palentinas, no todo es Frómista, damas y señores. Todo ello antes que el agua vuelva a sumergirlas de nuevo en el olvido y la vida recupere el verde en sus inmediaciones. Pero, ya, ya, de momento va para largo y los nativos que viven del campo miran al cielo con el alma encogida.

jueves, 16 de noviembre de 2017

EL CRISTAL ESMERILADO


Anoche releyendo La Gran Ilusión de Miguel Sánchez-Ostiz, esto es, intentado adentrarme sin prejuicios en un territorio literario anterior a Las Pirañas y todo lo posterior, leo lo siguiente: "La puerta estaba cerrada y no había luz tras el vidrio esmerilado". Y zas, la tan traída fuerza evocadora de la literatura. De repente me viene a la cabeza el cristal esmerilado de cuando era canijo en la casa de mis padres en la Avenida. El cristal de la puerta que separaba el pasillo de la peluquería con la compartíamos hogar según era costumbre extendida en aquella época. O dicho de otro modo, el cristal grueso y oscurecido que impedía ver lo que acontecía al otro lado del fondo del pasillo y viceversa. Pero, sobre todo el cristal siempre susceptible de romperse en mil pedazos como resultado de uno de los balonazos que tiraba yo insistentemente sobre una portería imaginaria. Una portería en la que a veces colocaba de portero a mi hermano pequeño, no sé si la nuestra será una diferencia de siete, ocho o más años, no tanto para evitar que parara el balón como para darle con él en todos los morros.

Así eran las cosas, lo utilizaba de muñeco, supongo que no vería en él, tan canijo, mayores funciones, menos incluso que los geyperman de entonces. Y sí, qué capullo un servidor, qué crueldad. Pues qué voy a decir en mi descargo que no sea que así eran las cosas entonces, de una brutalidad tan inconsciente como instintiva, sobre todo a falta de unos ojos adultos siempre alerta para meter en vereda al mayor abusón, y eso más que nada porque nuestros padres trabajaban y no podían estar a todo. Tampoco digo que no ocurra ahora, como que mi hijo mayor no abusa poco ni nada del pequeño. Y aun así mira cómo se quieren, se necesitan, se complementan incluso siendo tan distintos, cuando no opuestos en tantas cosas.

Con mi hermano nunca he tenido esa complicidad que veo en mis hijos. No sé si achacarlo a la diferencia de edad, a que a mí me pilló ya demasiado en la preadolescencia con todo lo que eso conlleva, si aquella aspereza en el trato en el que nos educamos, no tanto por nuestros padres como por el entorno o/y la época, nos condenó a vivir en casa de nuestros padres casi como dos extraños. Y sin embargo, cómo lloraba el día de mi comunión cuando el puto enano se perdió por la Avenida mientras los mayores tomaban el vermú antes de ir a casa para la preceptiva comilona. Porque ante todo siempre ha habido un vínculo innegable, atávico incluso, puede que instintivo, y por eso siempre me he sentido y siento vinculado a mi hermano como tal.

De esto me acordaba anoche mirando hacia el cristal esmerilado del pasillo de mi infancia, inconsciente incluso de que hoy casualmente era el cumple de mi hermano; anda que no me habrían caído pocas hostias ni nada de mi padre si lo hubiera acabado rompiendo, si es que de verdad no lo rompí, porque puede que sí, pero no me acuerdo, ya no. Y no habría sido para menos, entonces todo era así, y cómo echo en falta al viejo todos los días, que me parece que el mundo está incompleto.

EZKER ABERTZALEKOA EZ ZEN BERTSOLARIAREN BERTSOAK


"Gizarte honen estereotipo
(e)ta gizarte honen usteen
tranpan zu ari zara erortzen,
eta hori ez dizut uzten.
Zuk badakizu nola zizelka
eta marraztu gaituzten,
ze inporta du gaur ari bainaiz
zure aurrean biluzten,
eta neroni ni neu naizena
hori bakarrik gorpuzten.
Nire gerripeko zintzilikako
desira ari da puzten,
itzali ezazu argia eta
utzi azalari ikusten."

-Ze ostia dituk/n bertso hoiek, ETB1ko Irrikitown umorezko saiorako sketxik edo, PPko bertsolariarena?

-Ez, seriotan duk/n, ezker abertzalearen alde ez dagoen bertsolari baten aitortza?

-Aizak/n, motel, horrek ez dik/n puta graziarik?

-Ezetz ba? Ordun ez dituk/n haren kartzelako betsoak aditu nahi izango, non preso dagoen etakideak eragindako min eta kalte osoarengatik barkazioa eskatzen baitie garbitu zituen hamaika lagunen senitartekoei.

-...

-Portzierto, goiko bertsoak Maialen Lujanbiok oraintsu kantatu zituenen kopia dira.

-Hi beti gibel-asmoz, beti...

domingo, 12 de noviembre de 2017

DEMOCRÁTICO REINO DE MARRUECOS


El Tribunal de Primera Instancia marroquí de Alhucemas (noreste) ha condenado en la noche de este martes a penas de entre 20 años y un año de cárcel a nueve activistas rifeños.

La mayoría de los activistas fueron acusados de participar en manifestaciones no autorizadas, de desobediencia, concentración armada, ultraje a agentes de la seguridad y provocar daños a bienes públicos.

Las protestas de la región del Rif estallaron en octubre de 2016 tras la muerte de un vendedor de pescado aplastado dentro de un camión de basura, lo que llevó desde entonces a la detención de casi 200 activistas. El Rif es una región del norte de Marruecos habitada mayoritariamente por bereberes que conservan su lengua y cultura propias a pesar de siglos de aculturación por parte de la mayoría árabe que rige los destinos del Reino de Marruecos. Pero, sobre todo, el Rif es una región pobre e históricamente marginada económica y socialmente por las autoridades centrales marroquíes en todos los aspectos.

El movimiento rifeño se distingue por su rechazo a cualquier tipo de violencia y está compuesto por gente de todos los sexos y condición.

Con todo, y a pesar de que varias ONGs denunciaron que la policía ha practicado detenciones "abusivas e indiscriminadas" contra jóvenes que supuestamente habían participado en protestas, fotografiado intervenciones policiales o concedido declaraciones a la prensa sobre las manifestaciones, y de que varios de los detenidos, según el documento, fueron golpeados y maltratados por la policía tras su detención, el Reino de Marruecos es una monarquía parlamentaria, una joven democracia reconocida internacionalmente por todos los organismos y estados también democráticos, los cuales exigen todo el respeto del mundo para la Constitución del país magrebí y condenan cualquier intento de desestabilización del mismo.

Siendo así, en Marruecos tampoco hay presos políticos, no se encarcela a nadie por sus ideas, y sí, en cambio, por saltarse las leyes del Reino e ir contra su Constitución.

GORAZARREAK


Euskadi Irratitik aditu berria: badirudi Donostiko Antiguo auzoan egindako muralaren harira Imanol kantariari omenaldi bat egingo diotela, norbaitek mikrofonotik esan bezala: "bizian izan ez zuen eskerrona nolabait eskaintzearren..."

Ondoren, aurten mendian hildako Alberto Zerain mendizale gasteiztarrari laster gorazarre bat egingo diotelako albistea aditu ere egin dut.

Ez dakit, gogoetatsu geratu naiz luzaz; "ezta kantarientzat herririk, bai ordea kirolarientzat" edo auslako dena-delakoa... Baina, tira, hori beti jakin dugu.