lunes, 28 de abril de 2014

VOYAGE À LA CAPITAL DU ROI RADAMA - ANDRÉ COPPALLE



Una gozada este "Voyage à la capital du roi Radama" de André Coppalle que cuenta la estancia de este viajero decimonónico en Magadascar durante los años 1825-26, esto es, poco antes a la definitiva colonización del país malgache por los franceses. Decimos viajero y no explorador porque Coppalle viajaba a un país ya conocido de largo por los europeos, de hecho el reino del tal Radama estaba en pleno proceso de occidentalización a marchas forzadas. Desde este punto de vista, el tal Coppalle, como la mayoría de los de su época, ni siquiera era un simple viajero -ninguno lo fue- al que le animan su curiosidad por conocer o descubrir nuevos mundos, paisajes y paisanajes. No, no lo dice explícitamente en su texto, pero se nota a la lengua que Coppalle ha ido a Magadascar no sólo para levantar acta de lo que ve con fines exclusivamente divulgativos, sino sobre todo a tantear a tal rey Radama con fines políticos, probablemente afín de poder calibrar hasta qué punto éste estaba comprometido en su amistad con Francia, se supone que para acabar decantándolo del lado francés en perjuicio del de los ingleses, sus principales competidores en la carrera colonizadora de la que la isla de Magadascar sólo era una pieza más. De ese modo, el texto es una ocasión única no tanto para descubrir una isla y una civilización únicas, una cultura tan original como la malgache, a medio camino entre lo africano y lo indonesio, como para adentrarse en la psicología de los viajeros de la época con todos sus prejuicios occidentales y muy en especial esa mirada que oscila entre el asombro ante lo que ve, a veces incluso admiración de unas costumbres que ya quisiera para su país, y el desagrado con la que también asiste a otras tantas costumbres que juzga propias de salvajes desde la altanería del que está convencido de pertenecer a un mundo superior a aquel que visita. De ese modo, llaman la atención las apreciaciones religiosas de Coppalle, esto es, las de un católico practicante que celebra la labor "occidentalizadora" de los misioneros franceses, y por lo tanto interesado en la extensión de su fe entre los nativos a pesar de su admiración hacia muchas de sus creencias. A destacar ente estas apreciaciones aquellas referidas al disoluto comportamiento sexual de los malgaches; uno no sabe si lo escandalizan de verdad o es que sólo tiene envidia. En fin, una pequeña joyita testimonial no sólo de una isla y sus gentes, sino sobre todo de una época, la de los grandes viajeros previos a la colonización occidental del llamado tercer mundo. Un texto sin grandes pretensiones literarias, el cual creo no haber sido traducido al castellano, pero que se puede bajar gratuitamente online gracias a la página http://www.ebooksgratuits.com/ebooks.php (no sé si hay alguna página igual con clásicos castellanos que ya no lee nadie o casi, si es así ruego que alguien me lo diga, que ya me extraña porque es la mejor manera de que el lector pueda rescatarlos del olvido). 

"Les divorces se font avec la même simplicité que les mariages
et l’on se quitte dès l’instant que l’on ne se convient plus.
Cependant l’adultère est fort commun, mais si parfois les
lois semblent le tolérer, il est aussi des circonstances où elles le
punissent avec la dernière rigueur. Toute femme (Mifady) qui
est faible en l’absence de son mari, peut, si l’époux offensé
l’exige, être punie de la peine capitale, mais son complice n’est
pas même supposé coupable. Comment concilier cette loi atroce
avec le relâchement des moeurs de l’Ambaniandre et son insouciance
conjugale ? Il est remarquable au surplus, que si le mari
se trouvait dans la province d’Émirne pendant l’infidélité de sa
femme, il n’a pas droit de s’en plaindre. Souvent même la coupable
vient elle même annoncer son délit à son mari, en lui disant
qu’il a cessé de lui plaire et qu’elle a fait un autre choix.
Il n’est je pense aucun lieu du monde où le libertinage soit
plus effréné qu’à Tananarive et en général à Madagascar. Nulle
idée de pudeur. J’ai vu plus d’une fois des femmes du peuple
courir entièrement nues au milieu de la ville."
VOYAGE À A CAPITAL DU ROI RADAMA - André Coppalle

PATRIOTAS


Gente que compite por ver quién tiene la bandera más grande, esto es, "ante la bandera de Colón yo pongo mi ikurriñón", y a algunos hasta les da un síncope en el intento. Otros con mando en la madera que dicen que a partir de ahora premiarán el patriotismo de sus agentes. ¿Qué coño es eso del patriotismo? Uno suponía que a los maderos los condecoraban por sus éxitos en su trabajo o su contribución en beneficio de la sociedad. Pues no, los premiarán por patriotas, vulgo buenos españoles, de modo que el que quiera lucir medallita al pecho ya sabe, a los toros con o sin minifalda. ¿Apalear inmigrantes o rojos de mierda en las manifestaciones también será considerado un "acto de patriotismo"?. En fin, por qué será que cada vez estoy más convencido de que la prueba irrefutable de la decadencia del sistema que nos han concedido no es otra que el abultado número de idiotas que hay en todos y cada uno de los puestos de mayor responsabilidad.

CANALLAS (SUMA Y SIGUE)


He leído por ahí que hay tres tipo de derechas: la derecha liberal que tiene como prioridad la defensa de la libertad del individuo, de todos, frente al Estado, la derecha democristiana y casi que institucional que al igual que la social-democracia, pero desde muy diferentes postulados y sensibilidades, procura compaginar esa libertad individual con la gestión de lo colectivo y en especial el Estado de Derecho democrático que conocemos en Occidente, y luego ya por último está la derecha extrema que sólo defiende el privilegio de unos pocos y en especial un estado de cosas en los que una minoría mangonea a su antojo con lo de todos en su propio beneficio, amén de recurrir a la agitación de las más bajas pasiones del individuo como el patrioterismo estomacal y la intolerancia frente al diferente para recabar votos; pues bien, esta última es la que padecemos en España, la derecha de los caciques y sus lacayos paniaguados, todos los que se les arriman para lo de algo caerá o así, y que trabajan por perpetuar un estado de cosas en el que la desigualdad es la norma y el privilegio de unas élites se da de bruces con el propio concepto de la democracia, es la derecha post o nostálgico-franquista y asocial del PP, la que recorta y ataca lo público en beneficio de unos pocos arrimados a ellos y habla de sacrificio sólo para las clases populares, la misma que hoy ha precintado el almacén del Banco de Alimentos del 15M que ayudaba a unas cuarenta familias necesitadas. Ese es el dato que revela no ya la falta de conciencia social de esta chusma, sino incluso el sadismo al que se entregan con todo aquel que les saca los colores. Luego ya se inventarán el tecnicismo de turno, la norma o la ley supuestamente quebrantada, para justificar su agresión a un colectivo social que ayuda a los que peor lo están pasando, a ver si cuela entre la gran masa de españoles que están tranquilitos en casa viéndolas caer y que nunca se meten en problemas, que nunca salen a la calle a cagarse en la madre de todos estos hijos de puta. Sencillamente, cuesta creer que todavía pueda haber gente de bien que no se esté dando cuenta de la catadura moral de esta gente más allá de la ideología o de lo que sea. Asco, indecible no, ya casi hasta tangible, le sale a uno por la boca.

ETENGABEKO GAINBEHERA ETA HAINBAT GEZUR ERE BAI.


Jaso berri dut Buitrago garraio enpresak bere jarduna bertan behera uzten duen berria, hau da, laster itxiko duela. Txunditu egin naiz inport-export arloan lan egiten nuenean beraiekin lan egin bainuen eta harremanetan egon nintzen garraio enpresa guzietatik hoberena izan zen duda izpirik gabe. Ondoen lan egin eta erantzun ohi zuena gainontzeko gehienen aldean. Beraiekin behintzat ez zegoen hainbeste errieta egin behar edozein huskeriagatik guztiz edo ustez handiagoak, boteretsuagoak ziren beste batzuekin bezala, hau da, ia egunero telefonotik edo aurrez aurre oihuka egin behar zeniola elkarri gauzak bere bidetik joan zitezen kosta ahala kosta, hau da, zuk ordaintzen zenuen bidetik bertatik. Harritu nau bai, baita tristetu ere, garraio enpresa pila dagoelako eta Buitrago krisiari aurre egiteko gertuenetarikoa zelakoan bainengoen. Hau esanda, edo jakinda, Espainiako Gobernuaren bozeramaileen aldarrikapen triunfalistak gogora etorri zaizkit. Bai horixe, krisia atzean utzi eta hemendikan aurrera hazkundea geldoa baina etengabekoa izan dela diotenak. Baliteke bai kanpotik eskatutako oinarrizko aldaketa zein zuzenketak nola edo hala gauzatu egin dituztela; baina, zertarako, nortzuendako, nortzuen alde. Donostin bertan etxebizitzen salneurria igo da, bai noski, baina hainbeste ezen atzerriko aberatsek baino ezin baitituzte erosi, edo bestela esanda, gaur egun, eta behin eta berriro sinestarazi nahi zigutenaren kontra direlako erreformak edo zuritzeko, merkatua sekula baino murritzagoa omen da gizabanako gehienen eskuratze ahalmena sekula baino ahulagoa baita, hots, aberastasuna gero eta esku gutxiagoetan biltzen baita liberalismoaren hainbat berriztatzailek aldarrikatzen zuenaren kontra, ezin nabarmenago baita hau guztiau banaka batzuen abantailak areagotzeko baino antolatu ez dutela. Bai, txapa ederra, hitzontzi halakoa, zer jakingo dudan nik gainera ekonomiaz edo, hainbeste hitz hits eta hutz Forges handiak ezin hobeto laburtzen duena bere gaurko marrazkitxoan.

EL ABUELO DEL GARAJE



Esta mañana casi volvemos a llevarnos por delante al abuelo del garaje. Sí, se trata de un viejales con bastón que aparece de vez en cuanto por sorpresa y casi que de entre la oscuridad justo en el momento que nos disponemos a subir la rampa que conduce a la puerta del garaje. La primera vez mi señora se llevó un susto morrocotudo porque no lo vio venir y del volantazo tuneó toda la parte trasera izquierda del coche, una virguería. El caso es que el hombre aparece a primeras horas de la mañana bajando la rampa del garaje con su bastón y una sonrisa de oreja a oreja como si anduviera de paseo. Cuesta imaginar que accede al garaje para subirse a vehículo alguno porque el individuo en cuestión no es que esté entrado en años, es que no le caben más; vamos, que casi da más miedo imaginárselo al volante que apareciendo en medio de la nada. Pero bueno, a saber qué irá a hacer el hombre en el garaje a una hora tan temprana, y sobre todo, por qué cojones tiene que acceder por la puerta del garaje, directamente desde la calle, en vez de por cualquiera de la multitud a las que se accede desde los portales de los edificios que comparten el garaje. 

El caso es que cada vez que estamos a punto de atropellar por sorpresa al abuelete del garaje me acuerdo de otro viejo del garaje o casi de cuando servidor era un mico. Digo casi porque aquel hombre no era tan mayor como éste al que me refiero. De hecho se trataba del portero de uno de los edificios de la calle Bolivia de Vitoria, detrás del actual Palacio Europa de Congresos, de cuando todavía no estaba éste y había una campa en la que los chavales del barrio echábamos las tardes jugando a lo que los niños jugaban entonces y que venía a ser lo mismo que a lo que juegan los de ahora con sus maquinitas, sólo que las hostias eran de verdad y, en consecuencia, los puntos de muy diferente calado... Pues resulta que el portero en cuestión debía tener su cubículo, o lo que fuera que guardaba sus trastos y pasaba la mayor parte del tiempo, en uno de los garajes de su edificio. Un garaje al que se accedía desde fuera por una rampa que para los chavales de la zona de la Avenida y Txagorritxu venía a ser lo más parecido a la "Highway to Hell" de los AC/DC, pues era allí al otro lado de aquel remedo local y urbano del Hades, o ya entrados en mitología griega, nuestra particular cueva del Minotauro, donde moraba aquel cuyo nombre no consigo recordar, en serio, lo siento, pero cuya sola mención en boca de los mayores hacía que los más canijos casi nos meáramos por la pata abajo; he dicho casi, no alucinemos. No era para menos, los muy cabrones de los mayores contaban todo tipo de historias escabrosas acerca de un tipo, para nosotros "el viejo del garaje", que de acuerdo con éstas venía a ser una mezcla entre Gargantua, Jack el Destripador y Fraga Iribarne, esto es, un tarado que secuestraba a inocentes niños como nosotros para una vez en su cueva destriparlos crudos con el fin de hacer con ellos txitxikis (una especie de picadillo) o si eso para ponerlos ya directamente a la parrilla cual tiernos y sabrosos corderos asados. De ese modo, y teniendo en cuenta que estábamos como quien dice a un paso de la edad del pavo, no podía haber mayor prueba de hombría entre nosotros que atreverse a bajar la susodicha rampa para una vez enfrente de la puerta del garaje gritar el nombre del supuesto sacamantecas acompañado de inocentes adjetivos como "cabrón chupapollas, viejo hijo de puta, borracho baboso, jorobado follaviejas y otras lindezas que daban nota de nuestro excelso vocabulario en la materia para la edad que teníamos. Pero la cosa no acababa ahí, de hecho lo mejor venía a continuación si teníamos suerte y la bestia se encontraba en ese momento en su madriguera. En efecto, el verdadero chute de adrenalina era consecuencia de la carrera cuesta arriba del valiente que se había atrevido a bajar hasta la entrada del garaje y había provocado con sus inocentes interpelaciones la furia del monstruo, pues era ver asomar a éste respondiendo a nuestros piropos con otros de igual calado y salir escopeteados cuesta arriba como almas que lleva el Diablo, que estuviera a punto de atrapar más bien, no te fuera a coger el puto cojo, que decían que alguno ya había caído, que al pobre no se le había vuelto a ver por el barrio. Claro que cómo te iba a coger el viejo si apenas conseguía dar dos pasos sin tambalearse, si casi siempre se quedaba a mitad de la rampa con la lengua fuera y la pata casi que descolgada, profiriendo todo tipo de insultos y amenazas que nosotros ya desde arriba dudábamos mucho de que fuera capaz de cumplir porque para monstruos, aunque entonces todavía no lo supiéramos, para verdaderos monstruos nosotros.

Beste lekuetan ere txakurrak oinutsik ibiltzen dira




"Azken ehun urteetan, 200.000 hiztun inguru galdu ditu gaelikoak Eskozian. 1891koa da Erresuma Batu osoan egindako lehen errolda, eta 250.000 gaeliko hiztun kontatu zituzten orduan. 60.000 dira egun. «Gaelikoa gutxietsi egin dute urte luzez. Gaelikoz aritzeak ez zuen inolako baliorik, eta idiotatzat hartzen zintuzten gainera. Eta estatuak bultzatu zuen jarrera hori neurri handi batean». Orain egoerak buelta eman duela dio. Hizkuntzak badu babes eta bultzada ofizialik. «Gutxiengo ñimiño bat gara gaeliko hiztunok. Eskoziako populazioaren %1a baino ez gara, eta, halere, hizkuntza ofiziala da gurea. Azken urteetan, gobernuaren sostengu handi xamarra izan dugu, eta Westminster ere hasi zen sostengu apur bat azaltzen 1980tik Eskoziako parlamentua bueltatu zutenera arte. Orain bost urtetik hona, Language Act bat badugu, eta euskarak Espainian duen pareko estatusa du gaelikoak». Baina estua da oraindik egoera. «2001ean mendebaldeko zenbait irlatan populazioaren %70ak egiten zuen gaelikoz. 2011n egindako kontaketan, ordea, behera egin du kopuru horrek. Orain, biztanleen %50ek egiten dute gaelikoz gune horietan".

MARTIN AMIS - NIGHT TRAIN



In police work you soon get to be familiar with what we call the “yeah, right” suicide. Where you the door, see the body, look around the room, and say, “Yeah, right.” This was definitely not a yeah-right suicide. I have known Jennifer Rockwell since she was eight years old. She was a favorite of mine. she was also a favorite of everybody else’s. And I watched her grow into a kind of embarrassment perfection.

NIGHT TRAIN - MARTIN AMIS

He vuelto recientemente a Martin Amis después de haberlo devorado de veinteañero, de haberme deslumbrado entonces por lo que tenía de rompedor, descarado y casi que hasta punk, y también de haberme desilusionado más tarde porque donde veía frescura e insolencia ya sólo me parecía la mirada clasista y prejuiciada sobre los demás de un señorito de clase alta, hijo de artistas progres y así, sobre el resto de sus congéneres. Ahora he vuelto sobre varías de sus obras que no había leído, DEAD BABIES y NIGHT TRAIN y tengo que decir que me alegro. Amis sigue siendo lo que uno busca en un autor, una voz propia, original. Siendo así vuelvo a disfrutar de su fina ironía británica o como sea, pero también sigo recelando de los impulsos que inspiran su escritura, no me identifico con ellos; pero bueno, no se puede tener todo. Se trata, en todo caso, exactamente de lo mismo que me pasa con el gabacho Houellebecq, de la fascinación boba de adolescente al desgradado ya de adulto para acabar en sí pero con todos los peros del mundo. No obstante, de estas dos novelas hay una, NIGHT TRAIN, que es uno de esos ejemplos de autor consagrado y supuestamente serio metido a hacer género, genero negro, (sí, como si los escritores de género no fueran serios; no es mi prejuicio, es el de otros) que se luce y mucho en terrenos a los que le suponían ajenos. NIGHT TRAIN es una novela negra con crimen y inspectora protagonista que brilla por sí misma, una gozada, vamos, que el contenido y la forma supera con creces la trama negra. La otra es Martin Amis en vena como en sus primeras obras, vamos, variaciones upper-middle-clash con el ceño fruncido sobre el extraño comportamiento de la chusma que no es como yo.

MISIA

Aditu berri dut Misia fadista EHra datorrela kontzertu bat ematera. Ezagun dut Misia, bai, oso aspalditik, gazteagotandik, hogeita hamarka urterekin bere ordura arteko diska guztiak nituen. Liluratzen ninduen/nau fadoak, bai, eta hau betiere nire koadrilakoen harridura zein trufaketarako- Izan ere, jakin badakit Misiarena ez dela ahotsik bikainena Amaia Rodriguesenaren aldean, badaudela ere fadista gazteagoak guztiz finagoak direnak edo gutxienez teknikoki trebeagoak, Cristina Branco, Mariza, Ana Moura edota Katia Guerreiro (egia esan badago belaunaldi berri zorogarri bat); baina, Misia da seguru asko guztiotariko artistarik osatuena, delako puesta en escena ezin txukunago egiten duena, letrak eta gehien zaintzen edo lantzen dituena. Eta ez da batere harritzekoa Misia artista kastakoa baita, bera Barcelonako Paraleloko dantzari baten alaba baita, txikitan banbalina artean hazitakoa aita Oportoko jauntxo bat baitzen bere ama haurdun utzi egin zuena. Hortaz, ez dago esan beharrik Misiaren biografia sano gorabeheratsua denik, denetarik pasatu behar izan duela koitaduak, txikitan zein handitan, fadista lanean hasi zenean Portugaleko puristen gaitzespena berehalakoan jaso zuelako hauentzat arrotza baitzen zentzu guztietan, erdi espainola eta erdi kabaretera. Egozten zioten ez zituela jeneroaren arauak behar bezala errespetatzen, heterodoxoegia zela eta abar. Zer esanik ez, halako jokabide maltzurretan bazegoen inbidia dexente, Misia baita, haiek nahi ala ez, nazioartean gehien ezagutzen den fadista, oso neska bipila eta ikasia baita, hainbat hizkuntzatan ezin hobeto moldatzen dena eta ekinaren ekinez fadoaren ikurra bilakatu egin dena kanpokoen begietara eta batik bat fadoaren guru gorena den Carlos do Carmoren atsekabe edo oinazerako.

MARHUENDADA



Llevo un tiempo manifestando en este mismo medio mi más acendrada sospecha de que tanto los que nos gobiernan como los que los jalean y propagan sus consignas o mentiras nos tienen al resto como redomados idiotas, masa esencialmente iletrada y aborregada sobre la que gobiernan, y de ahí la impunidad o la desfachatez de muchas de sus acciones y declaraciones; "finiquito en diferido en forma de simulación... Pues bien, uno de los más destacados voceros de la oficialidad pepera acaba de a admitirlo sin medias tintas. Me refiero al inefable e infumable Marhuenda:

“Lo de los toros no es un asunto ideológico, Disney hizo mucho daño”, defendió Marhuenda, insistiendo en que no decía “ninguna tontería” y que “la gente se cree que los elefantes piensan y hablan”.

En fin, no me extrañaría que esta opinión de Marhuenda acerca de la credibilidad de los españoles esté intrínsecamente relacionada con el hecho de que todavía haya muchos que crean que él es un periodista de verdad, siquiera ya sólo aquellos que lo contratan o invitan a sus programas.

LANGABEZIAREN EUROPA


Sinesgaitza begitantzen zait, oso, Europako langabeziaren mapa hau, areago Espainiarena Portugal edo Italia Hegoaldekoarekin alderatu ezkero, edo Ekialdeko herriekin kasuko. Baina tira, printzipioz, hau da, inork besterik ez esan bitartean,sinetsi beharrean nago. Hortaz, ezinbesteko hotzikara. Nola da posible? Zertan datza tamainako zentzugabekeria eta batik bat gainontzeko herriekiko ikaragarrizko aldea hain antzerako gizarteak izanda? Baietz ba, ekonomilariak hotzak zorrozturik derrigorrezko esplikazioak edo teoriak mahai gainera botatzeko prest. Badakizkit ondo asko Espainako ekonomiaren desorekaren nondik norakoak, behialako gabeziak eta, hainbat politika zitalen ondorio larriak. Baina, kosta egiten zait, itzel, hau guztiau patu betzaren mendean dagoela soil-soilik onartzea, ez dagoela gauzak zuzentzeko taiuzko egitasmo edo gogorik, ustezko aldaketak eta dena interes maltzur edota makur batzuen onerako direla, Espainiako patu beltza beste banaka batzuen negozioa edota agintari alper batzuen axolagabekeria hutsa dela.

lunes, 21 de abril de 2014

NUEVA NECROPOLIS



EL viernes nos llevó Dioni Balda a ver la que parece ser una nueva necrópolis recién encontrada en la zona de Castrijo en Labastida, unas tumbas -puede que acaso también lagares, cavadas en roca al estilo de las cientos que han sido ya escavadas a lo largo y ancho de lo que antaño se conocía como la Sonsierra Navarra y que hoy es la comarca de Rioja Alavesa y el término municipal de San Vicente de la Sonsierra. Como todo lo relacionado con las tumbas en cuestión está prácticamente en pañales, esto es, a falta de una prospección arqueológica que determine fechas y el verdadero valor del descubrimiento en sí, servidor se limita a señalarlo y poco más, ya se sabe: prudencia madre de la ciencia y doctores en arqueología tiene la Madre Diputación. Por otro lado, y a pesar de que el reciente descubrimiento al que me refiero bien podría remontarse incluso a la época prerromana dado que el mismo nombre de Castrijo señala un lugar defensivo habitado de antaño, a saber si berón o austrigón, la visita en sí invita a recordar todo lo relacionado con estas necrópolis medievales que según los entendidos corresponden a los antiguos núcleos poblados por monjes ermitaños que buscaban refugio a las faldas de la Sierra del Toloño, esto es, cristianos mozárabes y por lo tanto mayoritariamente eremitorios, y que parece ser que luego fueron abandonados por sus moradores para ir a poblar, junto con gentes venidas de más al norte, las villas amuralladas que la primera entidad política que hubo en esas tierras durante el Medievo, el Reino de Navarra, fundó a lo largo y ancho de la comarca a modo de línea defensiva del Reyno frente a la continua amenaza de los castellanos del otro lado del Ebro. No faltan documentos gráficos de estos enterramientos; pero, servidor siente predilección por estas dos fotos de enterramientos en la localidad de Labastida; la una por ser un documento en sepia donde se superpone la historia en sí de la necrópolis de San Martín de los Monjes o de Muga con esa otra del individuo en traje de la época, traje de señorito de ciudad, fascinado ante lo que ve y que supongo que intenta comprender lo que tiene delante con los entonces todavía limitados conocimientos arqueológicos, y la otra correspondiente a la Granja de Remelluri (ruinas o más bien reminiscencia de uno de esos poblados a los que me refería antes, Remelluri significa en vasco "Villa Erramel" -seguramente un poblado fundado por o en honor del conde alavés Erramel, junto a la ermita de Santa Sabina- por puramente morbosa al demostrarnos el crío que yace en una de ellas la eficacia de las mismas. Pues eso, Historia a raudales, para los que nos gustan estas cosas fascinante, para el resto otro rollo macabeo de los míos, esta vez sobre unas piedras.

ARDAUANA


 Buruan darabilkit atzo arratsaldeaz geroztik koperatiba famatu baten gorabehera larrien kontura aditu nuen honako hau, esan bezala hamaika gogoeta egiten saiatu naiz eta alper-alperrik, ez dakit zertara zetorren, ala agian bai eta horrenbestez hotzikara segituan:

"..eta horrek esan dauena ardauna. Ardaua kendu ezkero jente mordo bat gutxiau jungo litzake bileretara, eta hori be tristia da pentsetan jarri ezkero."

Edo bestela esanda, hainbat koperatibistaren inplikazio falta nolabait esplikatzeko artean joandako mendearen hasieran edo bageunde bezala...

RECUENTO



Algo grave, cuanto menos de siquiatra, me debe pasar cuando viniendo de vuelta a Oviedo en coche mi señora me pregunta qué tal lo he pasado esta larga Semana Santa y, en lugar de rememorar los sitios donde hemos estado, los momentos y anécdotas con los amigos y la familia, lo primero que me viene a la cabeza son las cazuelicas de chipirones en su tinta y el bacalao al pil-pil en "lo viejo" de Bilbao, la ensalada de pulpo con catarelus, revuelto de hongos y foi, los chipis al Oporto y los pimientos rellenos del Erkiaga (casi también que hasta el revuelto de bacalao sobre salsa de perretxikos que...) en Gasteiz, las raciones de rabas y las cazuelicas de ajoarriero, marmitako y más chipis en negro de la calle San Pedro en Hondarribi, el confit de pato y la ensalada con queso de cabra a la plancha bajo los soportales de Bayona mirando al Nive/Errobi, la tortilla de patatas, la paella de conejo o las lentejas picantes con morcilla, la merluza en salsa verde o el bacalao con tomate y pimientos de mi madre en Berrozti, los pintxos aquí y allá con el Silencio del Erkiaga siempre en lo más alto.., la morcilla y las chuletillas al sarmiento en el Jatorrena de Labastida, las pochas que no me dejaron comer... En fin, nada en exceso y muy casero, nada de zumbar el bolsillo que no estamos para muchas hostias, nada que no se baje después de comer con una caminata por el paseo marítimo de Hendaya, el pantano de Uribarri-Ganboa o echando un partido al baloncesto con el mayor, eso y un yogur para la cena.

-"¡Comida, solo comida! ¿Es que eso es lo único de lo que acuerdas después de una semana de vacatas?

-Hombre, pues no, claro que no, también me acuerdo del cosechero Murillo Viteri de Cenicero en "lo Viejo" en Bilbao, las tres botellicas del de Villabuena (nunca me acuerdo del nombre y me jode porque hay que poner el nombre de los que hacen el vino, pura cortesía) en el Erkiaga y los gintonic en el Bodegón y en algún sitio más por Vitoria, las otras tantas de sidra guipuzcoana (qué gozada, qué bien entraban una tras otra a la noche en la calle S. Pedro y qué cambio después de tanta sidra asturiana sin que la una desmerezca a la otra y viceversa), los txakolines del poteo en la misma y mítica calle hondarribitarra, la jarrica de Burdeos en Bayona, las Keler y Alhambra de rigor en casa a todas horas (imprescindibles para resarcirse de la característica insipidez de las cervezas al otro lado de la muga, vamos, que odio la Kronenburg y demás gabachadas por el estilo, yo no lo llamaría cerveza...), los blancos en Briones con Dioni, el crianza Urkidi de Labastida y el copazo de patxarán casero del Jatorrena, el zurrakapote que hizo mi padre como gentileza hacia mi señora y del que nos hemos traído media garrafa... Pues eso, comer, beber, caminar, leer a salto de mata, charlas con unos y otros del tipo "todo una puta mierda, no se qué de los ERES, del tuyo y del mío, el año que viene todos a la puta calle, suma y sigue, venga pues, saca más patxarán...". Vivir, para qué más mientras lo permitan. Vacatas, seguro que hasta te reprochan que las tengas, fijo que ya hay algún lumbreras con máster de economía tóxica bajo el brazo elucubrando cómo convencernos de que tenerlas es un lujo que no podemos permitírnoslo.. Y ahora, pues lo que toca, pensando ya en el plato de pasta de mañana, a ver cómo o con qué lo preparo, en el pollo al ajillo, las fabes con almejes, el pote asturiano, ese pixín rebozado, el entrecot de buey...; ¿a qué jode tanto epicureismo de provincias? No sé a otros, a los de la Cofradía de la Santa Frugalidad fijo que sí, puritanicos, pero lo enumero y juro que como si oyera recitar poesía.

-"Pues sí, el lunes, además de ponerte a dieta, te me vas a ir de cabeza al siquiatra..."

Y sí, es muy posible que en mi lecho de muerte la retrospectiva famosa consista esencialmente en una sucesión de jamadas desde mi primer potito de recién nacido al último ya de abuelete; eso si no caemos por el camino, en plena calle o bajo el techo de una taberna de lo viejo, una bodega o sidrería, quiero decir, de un infarto de esos durante los postres.

*ilustro la foto con un individuo cualquiera de poteo por Gasteiz, Capital Gastronómica este año y en ese plan. Y el caso es que la cara me suena...

"YO SOY NOVIO DE LA MUERTE..."


Veo y escucho en la tele a los legionarios cantando el "yo soy novio de la muerte, que va a unirse en lazo fuerte con tal leal compañera..." mientras portan un cristo en procesión, e inmediatamente después las declaraciones de varios señores entrados en años asegurando que no tienen palabras de la emoción, que no hay cosa más bonita en el mundo que aquello que están presenciando, incluso escucho a un treintañero con visos de moderno teorizando sobre la marcha acerca de la belleza innata de las seculares y vernáculas tradiciones, cosas muy nuestras y ya sólo por eso el copón bendito o así. Los veo, escucho, me revuelvo y casi se me atragantan los pimientos con el gorringo (yema) de la cena. Pero, sobre todo me digo que yo ya no sólo no tengo nada que ver con esta gente desde mis convicciones agnósticas y sobre todo mi apego por la razón, la ilustración y hasta una visión esencialmente hedónica de la vida, que no es poco el desagrado y horror que me produce esa exaltación atávica de la muerte, esa devoción por la mitra y el sable como pilares de un orden inmutable del personal, sino que tampoco lo tienen que ver muchos verdaderos cristianos para los que el ejercicio de su fe, los valores que la animan y en general su manera de estar en el mundo, están a años luz de estas tétricas mascaradas que imagino herederas directas de aquellos actos de fe de la Santa Inquisición que también hacían las delicias del pueblo llano en sus momentos, que seguro que para muchos en aquellas lejanas épocas, o acaso no tanto, no había cosa más bonita entonces que ver arder en la hoguera al hereje de turno; "qué bien arden esos luteranos, mejor que los conversos, dónde vas a comparar, y no te digo ya las brujas, todo pellejo..." Y seguro, seguro que también entonces los amantes de estos tenebrosos saraos reclamaban respeto a los que los criticaban como una mera y penosa exaltación del lado más primitivo, irracional y puramente morboso de la fe. Al fin y al cabo de eso se trata cuando llegando estas fechas nos reclaman respeto para las tradiciones que las acompañan. Respeto que viene a ser silencio, mordaza, no decir nada, no vayas a molestar con tus pejigueras racionalistas el regocijo de un populacho entregado a sus bonitos atavismos. No lo hagas porque entonces ya sabes, como te atrevas a afirmar que ni compartes ni entiendes el fervor de los que jalean a los legionarios con su marcial paso y su tétrico himno, si osas expresar en público la repugnancia que te provoca el acto en sí y todo lo que representa, entonces el intolerante eres tú que ni entiendes ni respetas a los que no piensan como tú única y exclusivamente por eso mismo, por no pensar como ellos.

GOGOETA ILUNA


Euskararen egoeraren inguruko datu guztiok biziro kezkagarriak dira, euskara gero eta ezagunagoa omen da euskal hiritarren artean, baina aldi berean ere gero eta gutxiago erabiltzen da, zenbait lurraldetan, Iparralden kasuko, hilaurrean dago, eta badira Gipuzkoa aldean nik txikitan ezagutu nituen hainbat herri, non euskara nagusi eta barra-barra entzuten zen kalean zein tabernetan, baina azken hamarkadotan erdara nagusitu egin den, hau da, kalean zehar zoazela edo taberna batera sartutakoan erdara lehen hizkuntza dela ia beti, eta adierazi nahi dut estadistiken arabera % 80tik gorako euskaldunak ei dituzten herriak, halako batean gaur egun herriko haur zein senitartekoen artean herriko euskara inola ere ikasiko ez nuelakoan nago kakanarruen ahotan erdara nagusi eta euskara txitean-pitean baino egiten ez baitute. Eta bai, Araba aldean ikaragarri hazi da ezagumena, baina niri zer axola euskal hiritar gehienak euskaldunak izatea ez baldin badute euskeraz egin nahi, eskola hizkuntza izanda euren egunerokotasunean erabat baztertu edota agian mesprezatuta baldin badute. Badakit ezin hobeto Irlandan bertan biztanlegoaren erdi doia gaelikoduna dela eskolari esker, baina hala eta guztiz ere egunero eta etxean egiten zen esparrua desagertzear dago, gaeliko hizkuntza ez da beraz hizkuntza bizia ikasia baizik, hutsaren hurrengoa. Eta sentitzen dut asko, baina egoera hau Euskal Jaurlaritzak landu eta ezarritako euskararen aldeko politika guztien ondoren ezin da esan errua ez dela euskaldunena, batik bat euren egunerokotasunean eta euskal eremun peto-petoetan euskara baztertzen ari diren euskaldunzaharrena, beraiek jakingo, beldurrak nago sekula ez aitortu ordea, zer dela eta euskarak ez die balio, zer dela eta hainbeste konplexu eta itxurakeria, zergatik euskara zama baino begitantzen ez zaien; hau guztiau esanda betiko salbuespenak aintzat hartuz, jakina. Hala ere, euskararekiko axolagaberiak ez du inolako eraginik euskaldun gehienen euskal abertzaletasunean, ez eta euskararen aldeko parafernalia, erromeria edota itxurakeria festibo guztian, denok ondo asko dakigulako hurrengo Araba Euskaraz, Kilometroak, Nafarroa Oinez, Urratsez Urrats eta enparatuetara tropelka joango direla pozik eta kantari, eta agian txoznako zerbitzarien aurrean euskeraz egingo dute. Esan behar dut halako gogoetak egin nituela Sarako taberna batean nengoela non horma guztiak euskararen aldeko iragarki zein pegatekin estalita zeuden eta bertako zerbitzariak zein barraren aurrean zituen lagunekin frantsesez barra-barra egiten zuen harik eta ni beraiei euskaraz zuzendu nintzaien arte. Ez dakit ba nik garaia ote den euskara zertarako nahi dugun, merezi al duen hainbeste komeria inork benetan maite ez duen hizkuntza bat sustatzeko dirutzak xahutzea, elkarri galdetzeko.

PARQUE DEL ZALDORRA


Caminata mañanera por uno de los que decían los ases de la Green Capital de marras del pasado año, el paseo a lo largo del Parque del Zadorra que completa por el norte el anillo verde compuesto por parques, jardines y senderos que rodean Vitoria. Como soy esencialmente un vitoriano del sur de la ciudad esa otra parte más allá de Txagorritxu o el parque de Arriaga para mí siempre ha sido lo más parecido al lejano norte, vamos, que he vivido toda mi vida como si todo lo relacionado con Lakuabizkarra y alrededores fuera algo así como una tierra fría e inhóspita habitada por los pictos de Abetxuko o algo por el estilo, con el parque de Arriaga a modo de muro de Adriano, ermita juradera incluida. Podría haberme pasado el resto de mi vida sin conocer el parque del Zadorra, esto es, satisfaciendo mis pujos andariegos urbanos en los más accesibles y completos de Armentia, Salburua, Zabalgana e incluso Olarizu. Pero oye, hoy debía tener el alma exploradora o algo por el estilo, así que le he dicho a la familia: "a caminar junto al Zadorra". Y no estaba muy seguro, no, de haber hecho una buena elección, al menos no tanto como para no defraudar a mi señora, que la tengo acostumbrada a las frondosidades de los bosques de Armentia o Salburua. Y bueno, la verdad es que se nota que es el último tramo que cierra el tan cacareado anillo urbano, que si el camino tiene la ventaja de su longitud, las vistas con los pabellones de los polígonos industriales de Artapadura y Gamarra a un lado y los edificios de Abetxuko o del cuartel de Araka al otro, le restan parte del encanto bucólico de los parques periféricos del sur con los montes al fondo. Pero bien, nosotros hemos hecho el tramo corto que va desde Abetxuko a Eskalmendi y digo yo que ya crecerán los árboles que han plantado a los bordes del sendero completando el paseo con fresca que asoma llegando al bosque de Gamarra. En cualquier caso una delicia, sobre todo si tenemos en cuenta que cuando éramos chavales esa zona del río Zadorra apenas era otra cosa que una sucesión de vertederos ilegales, que allí no se acercaba nadie para cosa buena, que incluso cuando nos llevaban a las piscinas de Gamarra y nuestros padres acampaban junto al río, lo primero que nos decían era que anduviéramos con cuidado no nos fuéramos a caer al agua, que igual no salíamos vivos con toda la mierda casi que radioactiva que había allí. Y si a eso le sumas que llegados a Gamarra te puedes tomar una jarra de cerveza en una terraza junto al río, quién lo iba a decir hace años, pues una jornada tan completa como satisfactoria que hasta se me han quitado las ganas de despotricar contra esa plaga urbana que son los ciclistas, los cuales insisten en invadir los caminos paralelos a los bidegorris (carriles de bici) que disponen prácticamente por todas partes y que por lo que sea parece que les repelen, que no les convencen, como si a los conductores nos diera por ir campo a través porque no nos gusta la carretera que tenemos a mano. Digo yo que lo harán en la convicción de que ir en bici les otorga algo así como carta blanca para amenazar tu integridad y en especial la de tus críos, que las normas que rigen para peatones y conductores no van con ellos y de ahí su indignación ante la nueva normativa que regula su tránsito en el núcleo urbano; pobrecicos, ellos que eran la última encarnación viva del espíritu libre frente al ciudadano manso, plantígrado y/o con carné de conducir.

EZPELETAKO LELOA


Ezpeletako leloa, "eskualdun, fededun eta biperdun", horra hor plubilizate lelo bikaina eta baita egundoko arrakastatsua ere, ikusi besterik ez dugu egin behar herriko karriketan zehar, piperra souvenirra bilakatuta, herria bera euskal bipertasunaren parke tematikoa; egia erran, Ipar Euskal Herri osoa bezalakoa, bertzerik ezin baitut gogora ekarri hara joaten naizen aldiro, berdin dio Donibane Garazin den frantses turistei ikurrinak barra-barra saltzen dizkieten txosnen artean edo Barkoxeko frontoiaren ondoan antzerako postalak salgai. Eskuara bera ere t-shirtetan baizik ez duzu antzemanen, baina ia sekula ez tabernetan bildutako gazteen mingainetan, euskal esentzien erretserba izatetik esentzien merkatura izatera, hots, behiala izatetik eguneko itxurara.

miércoles, 9 de abril de 2014

LA CASTA



Después de haber visto y oído la plana mayor de las bromas y chirigotas hechas a cuenta de la espantada antisistema de Esperanza Aguirre, creo que ya puedo decir que a mí al menos el episodio en sí no me hace puñetera gracia. Más aún, y esto a riesgo de caer en el tremendismo moralista, o sí, qué coño, lo considero un claro síntoma, un símbolo incluso, del principal mal que nos aqueja como sociedad y que no es otro que la gran estafa de la clase dirigente. Se presentan como demócratas de toda la vida, nos mientan la Constitución del 78 como el sumun de todas las bondades posibles, sobre todo dada la infausta historia española, incluso nos profetizan que fuera de ella sólo está el caos, el infierno sobre la tierra, la segunda guerra civil a la vuelta de la esquina, y son ellos los primeros en ponérsela de montera cuando les conviene; eso sí, a ti no se te ocurra hablar de reformarla que das de inmediato en rojo revenido, cateto separatista o perroflauta piscotropizado. Algunos como la Aguirre hasta tienen el cuajo de declararse en público como liberales de toda la vida, garantes de nuestras libertades individuales para ser exactos, paladines de éstas frente al poderoso y perverso Estado que nos oprime por todas partes. Y no sólo eso, como además hay que dotarse de una patena de liberalismo fetén, que se ha leído a alguno de sus teóricos y así, pues la Espe también gusta de confesarse admiradora incondicional de todo lo anglo, para ella el modelo a seguir. Así se trabajan el personaje con el que acercarse a las clases medias y bajas que reciben ese mensaje de libertad individual ante todas las cosas con un simpatía digamos que instintiva; ¿quién no quiere ser dueño de su propio destino, disponer del total de sus propios beneficios, quitarse de encima esa maraña de leyes y dogmas con las que las instituciones parecen querer encorsetar el libre albedrío del ciudadano? Pero el caso es que eso por parte del ciudadano de a pie se trata una aspiración que a primeras comparte todo el mundo, pero que a segundas en seguida se da cuenta de que viviendo en sociedad y en nuestra época no vale, que para cubrir más de un aspecto de la vida hace falta delegar en una entidad más fuerte que haga de árbitro entre la multitud de necesidades e intereses encontrados de cada cual, siquiera en que la cuadratura del círculo no es otra que adivinar cómo compaginar esa libertad individual con el imprescindible arbitraje de ese ente que llamamos Estado y al que suponemos y queremos que trabaja por el bien común.

Eso creo que lo tenemos claro buena parte de los ciudadanos a pie, cada cual con su propia opinión acerca del equilibrio de marras. Otros no parecen tenerlo tanto, en especial los fundamentos de la democracia y más en concreto los de ese mismo liberalismo en cuya bandera se envuelven para engatusar a los crédulos que todavía les votan o defienden. Los especímenes de esa élite española de rancia raigambre no sólo aristocrática y franquista, sino sobre todo agiotista, con lo que esto tiene de hedor a Antiguo Régimen y sobre todo al peor capítulo de nuestra más reciente historia, son unos farsantes por principio, todo lo suyo es pura fachada. No creen en la igualdad de oportunidades, el principio y fin del liberalismo, y más en concreto en el libre acceso a los centros de poder político o económico. Se saben los que manejan el cotarro, se creen intocables de alguna u otra manera, y por eso conciben su relación con los ciudadanos desde arriba, convencidos no sólo de ser los mejores sino sobre todo de que el resto somos pura morralla, simples depositarios del voto que legitima su status o números para que funcione una economía de componendas entre unos y otros. No son liberales porque defienden el ventajismo de los que les financian o acogen más tarde en sus puestos de administración o lo que sea sobre todas las cosas. No lo son porque carecen de una ética y moral de lo justo o no en una sociedad de iguales. Lo suyo sigue siendo un concepto puramente estamental de la sociedad española y por eso se portan como se portan, de ahí su inmenso desprecio hacia los que cuestionan este estado de cosas, los que les afean su despotismo de señoritos de toda la vida y les recuerdan que en otras latitudes, en concreto esas que tienen por modelo, ciertos comportamientos de cargos públicos suelen tener determinadas consecuencias que a ellos ni siquiera se les pasa por la cabeza.

Empero, si hay algo que verdaderamente los caracteriza es el discurso del doble rasero que manejan cuando se dirigen al ciudadano, en especial a ese que conciben en casa viendo la tele sin meterse en líos, la mayoría silenciosa o sumisa. Es el discurso del engaño, el que deriva de hacerles creer que comparten los mismos intereses que ellos, que el modelo de sociedad que defienden y por el que trabajo les beneficia a todos por igual. Y para convencerles de lo necesario de esa alianza señalan a esa oposición militante y a su juicio tan escandalosa como violenta, y si no se provoca a ésta o al menos se hace como que lo es, como la antesala del caos que decía antes. De ahí el afán de subrayar y confundir a la mayoría de marras con los verdaderos intereses de toda esa oposición al modelo actual derivado de la Transición, hacer de todo crítico con el sistema un peligroso anarco-revolucionario o por el estilo sin otro horizonte que las viejas utopías de la Guerra Fría, hacer ver en cada voz crítica un perroflauta y si se tercia hasta un etarra en potencia. Ese es el engaño de Esperanza y los suyos, y sobre todo la suerte que tienen de que muchos de esa mayoría silenciosa o sumisa todavía no se hayan dado cuenta de que el dilema no estriba entre lo malo conocido y el caos por conocer, sino entre la necesidad de un verdadero compromiso para reformar desde la base el sistema con el fin de hacerlo verdaderamente justo, honrado, democrático o seguir siendo mangoneados por los señoritos de toda la vida como la Espe, a servicio de los intereses de su clase antes que de los de la mayoría, entre seguir siendo una verdadera democracia liberal como las de nuestro entorno o poco más que la versión europea de una democracia bananera.

KALEAN ETA ETXEAN



"Gazteen %70ek ongi dakite euskaraz EAEn; oro har etxeko erabilera jaitsi egin da

", atzo plazaratutako datuon harira zera gogora etorri zitzaidan, nire EL IMPOSIBLE PERDIDO liburuan aipatzen dudan eta Iñaki Carrera eta Imanol Garcia adiskideak bildutako Legutioko María Jesús López de Bergara andreari leitu eta entzundako pasadizo hau, nola aldatzen diren gauzak, bai, baina nork bere kontuak atera ditzala:

"- Gerra ostean… 
- Ni, ni neskatxue nintzela, nik kontatuko dizut niri gertatutako bat, gauza bat hemen herrian, ta geroau gehidxau gogoratzen naz, ze gauzie! Gaztia izen nazen arte, ez naz gogoratu ezen horrekaz, baiña orain esaten dot, bueno, baiña zelako gauzak pasetan ziren! Ba ni, neskatxua, ba ez dakit zenbat urte euko neban, zazpi-zortzi urte edo, ta ikastolara, ez? Baserriti, hemen, baserria, herriti apur bat kanpora, ta amak esan usten: “ume, ekarriko ostazu lejia botilla bat burgalesen dendati”, hemen plazan, aoen denda bat, ta esaten utsien “el burgalés”, han auzenak, ez? Ta klaro, zelan hor, ikastola onduan auen, ba ipini eusten paiñolotxo baten erriela edo ez dakit zer, da, nik urten nebanien eskolatik hartu… jun nintzen hartzen lejia-botilla, ta esan notsen: “lejia-botilla bat”. Bueno, ba, emun usten, ta han auzen… Ze kuartela orduen zegoen herrian, herrian, hemen, herri erdian… 
- Guardia Zibillana? 
- Guarda Zibillena. Ta klaro, horren emazteak ba, dendara, hara barriketan, haik ez aukien lanik nire ama modun jorran, ta zolora, ta horti ta hemeti, ba han eoten ziren hiru edo lau, gogoratzen naz auzela hiru edo lau emakume han, ta esan eutsien batek esaten dio dendakueri: ““Oye, ¿quién es esta… esta chiquilla?, y dice: “Ésta es de unos vascos de allá, de allá fuera, de más arriba del pueblo”, y dice: “¿Vascos? ¡Fíjate! ¡Pues son más tontos!, ¿Éstos cómo pueden ser vascos, cómo pueden hablar…?””. Kritiketan euskalduneiri auzen auren artien! Juan nitzenien etxera, lelengoko lana ein nebana esan nutsen: “Ama, niri ez ein euskera, e! Niri ez, ze burgalesenien esan daubie euskaldunak garela tontuak!”. 
- Hori zeuk esan zenion amari… 
- Nauk amari, amak begitu nusten goiti behera ta esan nusten: “zer esan dozu? Aurok agintzen daubie kalien, ta etxien agintzen dut nik! Ta kalean ingo dozu erderaz, ta etxien ingo dogu euskeraz!”. Ta holan mantendu dugu euskera! 
- Kalian erderaz eta etxian euskeraz… 
- Kalean erderaz ta etxean euskeraz!"

MINISTRO DE INJUSTICIA


Sí, ya sé que nos llevan tomando el pelo toda la vida, que es lo suyo; pero, no sé, escucho decir a Gallardón lo de que el aforamiento no es un privilegio sino un perjuicio y ya no rijo, de verdad, no me llega la sangre al celebro. Ya ni tengo fuerzas para reír de rabia, vergüenza, de asco. Nos habla como si fuéramos subnormales, vamos, como siempre, con la única diferencia de que ahora lo hace a las claras, con total impunidad, delante de todas las cámaras. Para qué cortarse si ha debido llegar a la conclusión de que si ha conseguido meternos lo del aborto, la reforma judicial para ricos, el nuevo código penal que apuntala todas y cada una de la iniquidades del estado de cosas que padecemos, pues una más a quién le va a importar, mierdas, que somos unos mierdas. Y ya como que hasta se puede permitir el lujo de chotearse de la ciudadanía a su cara. Y como encima ve que la gente sigue sin escupirle a la cara, que no se levanta para mandarlo a la mierda o cagarse en su puta madre, pues oye, se ve que se viene arriba y suelta lo de los tres instructores para acabar con los que él, al igual que los narcos, corruptos, terroristas y demás, acostumbran a llamar jueces estrella, diciendo que lo hace para "aligerar" la justicia. En fin, Gallardón, el ministro de la Injusticia, imparable, gobernando para cuatro.

SINDIOS



-Un desastre de persona, no se podía contar con él para nada, no sabía dónde le pegaba el aire, quedar con él para lo que fuera era vivir de continuo con el corazón en un puño, no sabías por dónde iba a salir, si tendría algo pensado o no, todo lo cifraba a la improvisación y así le iba, que acababa mezclándolo todo y no sabías por dónde cogerlo, un sindios.

-No se engañe, Segurola, ese lo que quería es ganar tanto como los rockeros, “que no tenían ni puta idea de música ni sabían leer una partitura”, pero se forraban vendiendo discos y actuando.

-Sí usted lo dice, doña Pelusa.

VIKINGAS



Nada como las series de culto para despejar lagunas históricas. En este caso para adivinar quién o quiénes sirvieron de cuña a los sacerdotes cristianos en su empeño envagelizador de un pueblo tan ferozmente pagano como los vikingos.

En el primer episodio de la segunda temporada de Vinkingos, el jefe Ragnar Lodbrok ofrece un banquete de bienvenida a una sacerdotisa a la que dejó preñada durante su visita al templo de ésta. No puede hacer otra cosa, las leyes de la hospitalidad de su pueblo así lo dictan. Y ahí está el hombre, sentado en la mesa principal entre su legítima, Lagertha, una preciosa rubia vikinga, y la del bombo, otra rubia que tal. Parece ser que la cosa no fluye, vamos, que hay mal rollo entre las dos mozas. Y claro, Ragnar, al que se le nota a la legua que preferiría estar en ese momento con sus colegas en medio de la sala haciendo el cafre como está mandado entre los de su especie, no aguanta la tensión y le pregunta a su señora que a ver por qué no puede hacer un esfuerzo por llevarse bien con la madre de su próximo hijo. Aún más, se ve que animado por el trago que le acaba de dar a la hidromiel o lo que sea con lo que llena el cuerno, Ragnar aprovecha el momento para recordarle a su legítima que las leyes vikingas permiten uno, dos y más matrimonios, que a ver qué problema hay en que los tres compartan techo y lecho, incluso le cita personajes míticos de su pueblo que así lo hacían, vamos, que hasta llega a insinuarle que para ser un jefe vikingo verdaderamente molón no le vendría mal lo del menage a trois y en ese plan. Lagertha, como toda respuesta, faltaría más, le lanza esa mirada acerada que todos conocemos en las féminas y que viene a significar un rotundo: "¿tú eres bobo o te lo haces?" El caso es que el mal rollo en la mesa va en aumento, sobre todo cuando la "otra" abre el pico para darle la razón a Ragnar; "que sí, chica, los tres juntos, ya verás qué bien lo vamos a pasar, ladrona". Si a esto le añadimos que el señor Ragnar y sus colegas se pasan la mayor parte del tiempo fuera de casa saqueando las costas de Europa y parte del Norte de África, ya nos podemos imaginar la puta gracia que le hace a la señora Lodbrok quedarse todo ese tiempo a solas con la "otra", la sacerdotisa del bombo.

La serie no dice nada al respecto, tampoco los documentos históricos que se hayan podido encontrar por ahí; pero, no hay que ser muy espabilado para intuir que es justo en ese preciso momento cuando comienza el declive del pueblo vikingo y más en concreto la cristianización del mismo, pues no cuesta mucho imaginar a la Lagertha y otras damas en su misma situación recurriendo al bautismo cristiano para lo de imponer la monogamia por ley y de ese modo obligar a sus maromos a que se dejen de chorradas de tíos, harenes, ni hostias en vinagre, vamos, que si quieres Valhalla te esperas a cascarla, majo, o te abres en canal con tu espada y deja ya de dar la vara.

Dicho lo cual, y aunque podría parecer que se solidariza con el marido por una simple cuestión de género y lamenta que su señora no se aviniera a aceptar acuerdo alguno, la verdad es que no es así, pues sólo hay que darse cuenta el pedazo de mujer que tiene el señor Lodbrok, la cual le ha acompañado y apoyado incluso en la batalla como consta a los historiadores que solían hacer muchas de ellas, para concluir que el tal Ragnar es un gilipollas de cuidado, un jeta de campeonato. De hecho es el prototipo de macho que nos crea mala fama a los demás y al que deberíamos recordar no tanto por sus hazañas de sanguinario pirata sino más bien como el típico pichabrava destroza hogares, he dicho.

OCHO APELLIDOS VASCOS



Viendo ayer a la tarde los dichosos OCHO APELLIDOS VASCOS, y más en concreto la escena de la mani con sus hostias y tal, viendo al prota hacer el gamba delante de la mesnada festiva y borroka, me acordé de no pocas situaciones de nuestra alegre y beoda juventud. En realidad me acordé de un viernes a la tarde en el que uno de mi cuadrilla, cuando lo del lazo azul por el secuestro de Aldaya, se empeñó en hacer todo el recorrido de poteo habitual desde el final de la Kutxi donde solíamos empezar el trasiego de líquidos elementos hasta la entrada a la susodicha calle, pasando por el centro de la misma, esto es, por el territorio comanche por excelencia de lo viejo, con el lazo azul en pecho. Nada que objetar al lazo en cuestión, por supuesto, más bien todo lo contrario. Pero, si nuestro recorrido atravesaba el territorio comanche en cuestión -si es que no lo es o era toda la Kutxi, eso ya cuestión de opiniones-, no era por otra cosa que porque hacía tiempo que habíamos decidido ya pasar olímpicamente de las movidas de los borrokas de fin de semana y seguir tomando los potes en los mismos baretos donde lo habíamos hecho siempre, muchos de ellos afectos a la causa, claro que sí, pero es que lo eran todos. Y el caso es que estábamos parte de la cuadrilla en el viejo Bagare, al cual acostumbrábamos a entrar porque era el centro de reunión euskaltzale por antonomasia de la ciudad en aquel entonces, cuando de repente oímos una bronca del copón en la calle. Nos asomamos y bingo, ahí estaba una jauría de alegres y combativos borrokas amenazando con partirle la crisma a nuestro colega por atreverse a lucir el lazo azul en su pectoral. El colega, entonces miembro de EGI, las juventudes del PNV, y que nunca fue muy de pensar con dos dedos de frente, todo hay que decirlo, encima se empeñaba en un intercambio de opiniones en vernáculo con la alegre muchachada radical. El caso es que nos tuvimos que lanzar de cabeza al corro formado alrededor de nuestro colega, que nos pusimos a pegar voces a los jóvenes borrokas con los correspondientes amagos de a ver quién es el primero que da un paso que si hay hostias las habrá para todos. No sé por qué ni cómo, pero tras un intenso forcejeo los encendidos patriotas cesaron en su empeño de arrebatarle el lazo de marras por las bravas y empezaron a replegarse. Casi no nos lo creíamos, nos habíamos librado de un intercambio de hostias en el que, siquiera por una mera cuestión numérica, no nos cabía la menor duda de que los que más hostias habrían recibido hubieramos sido nosotros. Entonces me dice otro colega:

-¿Tú has visto lo que casi te hace uno de esos cafres?
-No, ¿el qué?
-Joder, Txema, te ha arrojado un bloque de hormigón con las dos manos sobre los pies, no te los ha aplastado de puro milagro. 
-Ah, pues ni puta idea, estaba tan acalorado que ni me he dado cuenta.

Y en efecto, ahí estaba el bloque de hormigón en cuestión, como para haberme dejado los pies planos literalmente. En fin, menos mal, no sé yo si nos salvamos por la sirena, la de las lecheras de la pasma, claro está, o porque nosotros ya éramos unos muchachotes hechos y derechos, probablemente más bregados que ellos en broncas y manifas, si bien de muy diverso calado y de cuando éstas no se componían en exclusiva por cachorros del Movimiento y todo aquel chaval con inquietudes más o menos reivindicativas acudía a aquellos saraos, hasta los sordos de corazón como un servidor, cosas como lo de Zabalza, la Insumisión y por el estilo, que ellos, en su inmensa mayoría unos putos críos que no sabían donde les pegaba el aire. Luego también, ni qué decir, tuvimos nuestra charla con el colega del lazo acerca de la tenue línea que separa la valentía de la inconsciencia; pero bueno, eso ya es otra historia.

Pues bien, todo esto para decir que la peli de ayer está muy bien para echar risas a cuenta de los tópicos hipermanidos de vascos y andaluces, al fin de cuentas un largo sketch de Vaya Semanita se pongan como se pongan, para reír un rato con ese animal de la interpretación que es mi paisano Karra Elejalde, lo mejor de la peli sin lugar a dudas, también para aburrirse un rato con la todavía más manida historia de amor de los protas, previsible como casi todas. Pero, porque tiene que haber más de un pero, a mi juicio la puesta en escena de la fauna alegre y combativa chirria por todos los lados. Presentarlos como unos simples peleles, unos memos poco más que graciosos de puro pat'eticos, no sólo no cuela sino que además ofende incluso a los que los hemos tenido que aguantar durante años y no sólo por anécdotas más o menos insustanciales como la de arriba. Esa representación de los radicales como simples y casi que hasta inofensivos descerebrados no sólo chirria porque no se corresponde a la realidad, porque minimiza todo lo que hay de terrible en su fanatismo, sino que como es tan ridícula casi hasta los hace simpáticos, como pueden serlo los tontos del pueblo de cualquier parte. Y no, no eran ni son precisamente los tontos del pueblo. Ahora bien, puede que al Cobeaga y compañía le valga como parodia, al fin de cuentas la escena vale, arranca risas por doquier, y esa y no otra cosa es la intención primera y última de sus guionistas. Pues eso, creo que es evidente que el Borja y compañía utilizan todo lo relacionado con el conflicto vasco para hacer risas y no al revés, el humor para tratar el conflicto en cuestión, el humor como instrumento para un planteamiento más amplio del tema, no. Esa es la cuestión, la que hace que la película con todas sus gracietas, con Karra como verdadero protagonista inclusive, sea una vez vista y disfrutada una comedieta insustancial.

viernes, 4 de abril de 2014

AMAZON Kindlerako MALDAN BEHERA DOA AGURO NIRE GORPUTZ BILUZIA.



Hara, atera berri dut AMAZON Kindlerako HIRIAk 2009ean argitaratu zidan MALDAN BEHERA DOA AGURO NIRE GORPUTZ BILUZIA. Badago istorio bat liburu honen nondik norakoen inguruan, oso istorio petrala, sekula inori kontatu ez diodana eta dagoeneko bost axola didana: duela urte batzuk euskal argitaletxe famatu batek antolatzen zuen Literatura Sarira aurkeztu eta egun batean telefonoz hots egin zidaten saria nirea zela euskal literaturako hainbat idazle eta aditu akademikok osatutako epaimahai batek erabakita. badirudi jorratutako gaiak, hau da, ETAren biktima baten ikuspegiak, txunditu egin zituela (orduz geroztik, ordea, antzerako gaia edo hainbatek jorratua izan da, noski). Tamalez, ni oso berria nintzen liburu kontuetan, eta banuen liburu honen argitarapena hitzemanda HIRIAkoekin. Horrenbestez ez nekien zer egin -orain, berriz, ederto badakit ezer ez esatea hobe dudala- akordatu ere ez bainintzen akordatzen sarira bidalia nuenik. Orduan eskatu egin nion argitaletxeko arduradunari Hiriakoei abisatzeko eta berak ezetz, inondik inora ez, ez zuela astirik, ez eta gogorik ere, saria bigarrengoari emango ziola, iaz berarekin argitaratu egin zuen beste idazle bat hain zuzen ere. Ba, idatzi bezala, gaurgero badago Amazon Kindle sailean eskuragarri, hosts, EBooken irakurgai.

http://www.amazon.com/MALDAN-BEHERA-AGURO-GORPUTZ-BILUZIA-ebook/dp/B00JG4BLXQ/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1396601104&sr=8-1&keywords=arinas+txema

En la cocina de Pedro Ugarte, ¿me lo harán al pil-pil o en salsa vizcaína?


COMO LOS ASNOS BAJO LA CARGA, título tomado de un poema de Gabriel Aresti, llega a la cocina de casa la última novela de Txema Arinas.

AMARRATZA


Aita, zer moduz zaude gaur goizean? Beittu, kakanarruok, nik uste hobeto nagoela atzo larradialdetakoek errezatutako antibiotiko zein anti-inflamatorioari esker, kosta egin zitzaidalako behingoan eskuratzeko ditxosozko zein derrigorrezko errezetak sendagile erresidenteen aldetik hainbeste komeria egin eta gero nire zangoko zauria zein izterreko hantura zurbil itzela eragindako piztiaren eztenkada, koskada edo ziztada asmatu baino lehen, lau sendagile gazte nire izterraren inguruan ere gauza ez baitziren zer nolako piztiak hozka egin zidan asmatzeko, sekula mendira joan ez balira bezala, eta horrenbestez, eta halakoetan listopasatuarena egitea batere atsegin ez izanagatik, nik neuk adierazi behar izan nizkien aukerak, betiere erleak zein erlabioak alde batera lagata, hau da, tximitxak, ezpateuli/mandeuliak, arkakusoak eta... eta armiarmak edo amarratzak, hau da, Debagoien, Otxandio eta Legutio aldean zein Arabako euskara zaharrean esan ohi den bezala. Izan ere, nik neuk ere ziztaden argazkiak, hots, gauean nahigabean hazka egin zein ezin bortitzago urratutakoan zauri handi eta puztu bat bihurtu baino lehenago, erakutsi egin nizkien, non argi eta garbi antzematen zitzaien armiarma/amaraun/amarratz baten bi aginena zirela, baita gurekin zegoen erizain helduak ondo asko esan zuen bezala ere hasiera-hasieratik: "eso ye sabiduría popular, nenas (lau neskato baitziren sendagileak)". Areago, badirudi gaur goxian neure bi umemokoek be ederto ekixiela zein piztia zan euren aitai iztarrian ziztautzena; egia esan, amarratz hitzaren bi esanahiak ondo asko zekizkitela begitandu zait.

BILOA BAI ALA EZ


Asmakizuna: nongoa ote honako irrati kate hau. Aditu berri dut irratisaio bat depilazioari buruzkoa, non gizonezkook bilogabetu behar genukeen ala ez eztabaidaka ari baitziren esatariak zein eibarreraz egiten zuen neskato aditu bat. Nik badiot aldez aurretik ezetz, ezta pentsatu ere, oso bilotsua naiz eta. Baina, hara zer-nolako paradoxa, ala beste behin enbudoaren legea, neska adituak zera zioen emakumezkoen depilazioaren kontura, ez zeritzola ondo, "bilua gurau ebala", "andrazkoena politta zalako", areago, biloa kentzea itsusia, bezain higienikoa zela, beharbada ezinbestekoa hainbat bizkarroiri aurre egiteko, ondo asko egiaztaturik zegoela pubisa erabat depilatzen zuten emakumezkoek noiz edo noiz gaixotasun atek jota izaten zirena. Izan ere, aditu ere egin dut esatariak esanda depilazioaren kuntu honek zerikusi zuzena zuela pornoarekin, honen erruz denok depilatzeko joera edo mania zegoela. Eibarrekoak esan dio, aldiz, ez zuela oso eragin zuzenik atzematen, antigoaleko pornoan antzezleak oso bilotsuak, iletsuak zirelako, batez ere emakumezkoen aluak; nabarmen zitzaion, bai, oso jantzia zegoela delako gaian...

EN URGENCIAS



Hacía más de diez años que no acudía a urgencias. La última fue a las de Txagorritxu en Vitoria y casi acabo a hostias con la médica. Me explico, me había torcido el tobillo en Bilbao por culpa de mi actual pareja, a la cual, y tras habernos hecho todos los pubes y baretos de la zona de Mazarredo, no se le ocurrió otra cosa que apartarse cuando en un arrebato amoroso decidí saltar sobre ella para abrazarla y besuquearla un rato, de modo que fui a parar tras los setos que hay cerca del Hotel Barceló junto a la ría. Una hostia de campeonato que casi me quita la borrachera. Casi, porque ya en el hotel, y como la botella de cava fría con la que intentaba bajar la hinchazón no hacía efecto, pues oye, que me la bebí; se ve que en esos momentos el cerebro tiene sus propias prioridades. El caso es que la médica de urgencias me quería escayolar, y yo que por mis huevos, que no podía inmovilizarme porque al día siguiente tenía que abrir la agencia de viajes que compartía entonces con mi socio para entregar la documentación a unos cuantos clientes. Así pues, le dije que tirara de venda y santas pascuas. Ella que si era un descerebrado, que si el protocolo y bla, bla, bla; y yo, claro, que eso era muy fácil viviendo de un sueldo a final de mes, que habría que verla de autónoma, dependiendo en exclusiva del trabajo de uno y sin cobertura o ayuda alguna, ni la del socio, no hasta muy entrada la tarde.

Pues bueno, ayer volví a urgencias después de todo ese tiempo y por la picadura del muslo que comentaba en un post anterior, con una infección de caballo percherón. Pero no voy a hablar de mi percance médico, nada del otro mundo. O bueno, si eso luego y puede que sólo en vernáculo. Voy a aprovechar este rincón del desahogo para dejar constancia de mi perplejidad ante lo que ocurre en las salitas de espera de urgencias, siquiera en las del Hospital Central de Oviedo. ¿Por qué permiten que la gente use el móvil para hacer y recibir llamadas? ¿Por qué no obligan a que por lo menos lo tengan con el sonido apagado y luego ya el que quiera que mande whatsApp o cualquier otro tipo de mensajitos para decir que están bien, que todavía no les han atendido, que tienen "fame", se mean o cualquier otra memez por el estilo? Pues al menos aquí no lo hacen y eso convierte a las salitas de espera de urgencias en una verdadera discoteca ibicenca; todo quisque animando la espera con las melodías de su móvil. Melodías por llamarlas de alguna manera, porque lo que estila, lo que la peta, son el acid house de los "astur-barakas" a lo "qué pasa, ho!", la estomagante bachata, salsa o lo que sea esa consonancia machacona de los latinoamericanos, todo el puto rato con lo de si tú eres mi negra y yo tu papasito, el cante flamenco de la señorita Jimenez o la sura recitada no se cuántos del Coran del señor Mohamed, y ya para rematar la faena, si bien obviando por pudor el "Asturias patria querida" de un cincuentón, y por si no hubiera ya poco estruendo, el tono de teléfono de posguerra que, cómo no, llevan los más viejos, ese que cuando suena te dan ganas de ponerte firme de un salto, cuadrarte y pegar un berrido del tipo "¡Sí, señor, a sus órdenes mi comandante!" Sí, como la gente se aburre, y parece ser que lo último que se le ocurre para hacer más llevadera la espera es leer la prensa o cualquier otra cosa que tenga a mano, pues venga a hacer llamaditas o a recibirlas. Así pues, y dejando a un lado el concierto de politonos en plan experimental o algo así, ayer servidor no podía sino alucinar ante la la exhibición de insustancialidad comunicativa de la peña, vamos, de hasta qué punto el desarrollo tecnológico de la telefonía ha hecho todavía más patente la habitual vacuidad de las conversaciones entre los individuos, o lo que es lo mismo, el clásico hablar para no decir nada, hablar paja que dicen mis parientes de Venezuela, cosas del tipo:

- Oi, que-y digas a la to madre qu'inda toi n'urxencies, que sigo como cuando te llame va cinco minutos.
-¿Qué fai'l güelu? Sí, yá se que ta cola to madre, yá me lo dixisti antes. Por si fixera daqué...
-Pregunta a tu padre que quiere cenar cuando salga de aquí...
-Oi, que si sabes el tiempu que va faer mañana...

Y sí, vale que la gente en esas situaciones tiende a comunicarse con sus allegados por cualquier pijada con el único motivo de sentirse arropada con la voz de éstos; pero, coño, si ya la abuela en cuestión parece recién bajada de la braña, de la montaña, vamos, que está acostumbrada a comunicarse a gritos desde la ventana de su casa con sus vecinos del otro lado del valle, pues... Claro que para verdadero estudio sociológico la razón por la que tras un repentino, lenitivo y relativamente largo silencio, basta que uno de los presentes se ponga a hablar por teléfono y, no falla, justo en ese momento se le ocurre a otro, o a varios a la vez, coger su móvil para hacer lo mismo, con lo que ya tenemos montado de nuevo el guirigay de antes. Todo ello, faltaría más, politonos mediante.