martes, 30 de diciembre de 2014

MALA GENTE QUE HA CRECIDO A TU LADO



Implacables con los desfavorecidos, despreciativos con los que los defienden, tienen siempre la palabra trabajo y honradez en la punta de la lengua, miran por encima del hombro a todos los que no son como ellos, a todos menos a los poderosos que admiran y defienden por encima de todas las cosas, da igual que mientan, roben o causen dolor a terceros, quieren ser como ellos, quieren ser y estar siempre con los que mandan, a este y a otros los conozco de siempre, desde canijo, siempre andan con medias tintas, nunca dicen lo que piensan de verdad, como mucho a tus espaldas, son profundamente clasistas y racistas pero lo disfrazan con palabras bonitas para no dar demasiado el cante, viven eternamente acomplejados frente a otros, sobre todo frente a sus vecinos de fuera a los que desprecian y envidian por igual, también desprecian a todo aquel que defiende o ama la cultura vernácula del país porque se creen cosmopolitas por haber ido de vacaciones un par de veces al extranjero, y sobre todo creen que el dinero y solo el dinero los hace mejores que aquellos que desprecian; son aquellos de los que hablaba Machado: mala gente que camina.

GAZTE-HITS-TARRAK



Egia esan ez dit batere ardura gasteiztarra izatea ala ez, berdin zait edonongoa izatea. Jakin badakit hemen jaio eta koxkortu egin naizela, kasualitate hutsa eta baliteke beste batzuek uste ez bezain inportantea, funtsezkoa edo dena-delakoa ez dena. Izan ere, Gasteizen bizi bai, baina beste hainbat lekutan ere koxkortu, hazi, egin naiz nire bizian zehar, eta ez dut uste lekuak gizabanakoen haziera baldintzatzen duela beren inguruan jasotako heziketak baino. Areago, ez dira pasaiak osatzen gaituztenak inguratzen gaituzten pertsonak baino; pasaiak gure bizitzaren eszenatokiak dira soil-soilik (eta nire kasuan hiria ezta pasaia sentimendu-biografiko bakarra, baita arabar errioxa zein mendialdekoa edota kostaldekoa ere, zoriontsu izan naizeneko edonon) pertsonak gure osagarriak. Alde horretatik, ulertu ulertzen dut nonbaitekoa izateaz harrotasuna nork bere bizitzaren eszenatokiak maite dituen heinean, ala agian ez, ez du ezertan beti horrela izan behar, baina berebiziko nazka ematen dit nonbaitekoa izateagatik harrokeria, handiustekeria benetan petral eta hutsalak. Areago, norbaitek bere burua zein gainontzekoenak jatorriaren arabera juzkatzen dituenean sudurra zimurtu ez ezik pena ere ematen dit, itzelezkoa; jakin badakit ergel baten aurrean nagoela. Hau esanda, aitortu beharrean nago ez dudala sekula izan aparteko harrotasunik gasteiztarra izateagatik, gutxitan identifikatu naizela nire ustezko tribuaren mito edo ohitura txoroekin, hiria bai, unean uneko hiria, hots, pasaia, maite egin dudala nire iraganaren parte den neurrian, noski; baina paisanajea aldiz beti oso ezatsegina izan zait oso-oso neurri handi batean betiere gehiengoarekin zerikusirik ez dudalakoan egon naizen aldetik, hau da, betidanik nire sorkide gehienak izugarri atzerakoiak, itxiak, zakarrak, zilborzaleak, harroputzak eta batez ere gaizki heziak begitandu egin zaizkidalako. Laburbilduz, Gasteiz oso hiri polita eta hein handi batean modernoa ere delakoan nago, gasteiztar gehienak ordea hiria ez bezainbeste, eta salbuespenak salbuespen, noski baietz. Nire aurreiritziak dira, oso-oso aspaldikoak, urteak pasa ahala eskarmenduak eragindakoak, urtez urte onera edo txarrera aldatu egin direnak nire barruan, bai horixe, baina baita azken bolada honetan eta Maroto zein bere lagunei esker sekula ez bezala okerrera egin duena ere. Izan ere, ezta batere harritzekoa, nire aburu guztiz aurreiritzizkoan, RGIen inguruko hikamika Gasteizen sortu izana eta ez Euskadiko beste inon.

RUBIA CON LENTEJUELAS




Anoche después de confesar a la camarera rubia del vestido de lentejuelas que probablemente era la primera vez que entrábamos serenos al sótano donde trabaja. Ella que ya se notaba, que a cierta edad..., la que decía que compartíamos con ella, las cosas se ven de otra manera, vamos, que se ven tal cual, serenamente. Nada que ver con la plana mayor de la lozana clientela del local. A veces, decía ella, van tan mamados que hasta sentía lástima por ellos y entonces, cuando le pedían unos gintonics, se los preparaba con el mimo habitual pero haciendo el paripé para que creyeran que les echaba la ginebra cuando en realidad no era así. Ni qué decir que la ronda corría a cargo de la casa para asombro y satisfacción de los mochuelos. Y no sólo con estos, también nos hablaba de algún que otro solitario empedernido, a saber si naúfrago de una de esas relaciones tormentosas que fomentan la misantropía etílica como ninguna otra cosa, el cual solía hacer varias veces el mismo recorrido de un pub a otro durante la misma noche y al que tenía que convencer para que dejara de beber y se fuera a cada a dormirla porque decia haberle cogido cariño y en ese plan; ni qué decir que la misma camarera nos comentaba que el susodicho adonde iba era al pub de enfrente y santas pascuas; pero oye, por intentarlo que no quede. Y por si fuera poco, y ya en mis propias carnes, la rubia alentejuelada termina de prepararme mi copazo de café irlandés y de propina un consejo; "si luego vas a beber más, sigue con el whisky, no mezcles, ni se te ocurra... que ya tenemos una edad." Pues eso, algo más que una camarera, una amiga de ocasión, casi una asistente social, qué digo, una madre, vamos, que ni siquiera mi pareja, la cual en ese momento estaba meneando el esqueleto a unos metros de la barra, me suele dar tan sabios consejos, así que luego al día siguiente... Eso y la sensación inducida de estar de más en ese garito y a esas horas de la noche, de estarlo en cualquier sitio, como si la misma camarera nos lo hubiera afeado en función de nuestra edad y no de nuestro estado físico tirando ya a sonámbulo. Así que cuando un niñato de los presentes te empuja o te suelta un improperio a cuenta de vete a saber qué malentendido, ya no te entran ganas de resolverlo a hostias como está mandado porque lo de hablar a esas horas de la noche como que para qué, sino más bien de regañar al chico cogiéndolo de una oreja en plan profesor de los de antes porque esta juventud anda como que muy perdida y tal. 

Pues eso, que no todo van a ser camareras niñatas superbordes como las de cierto establecimiento a tomar por culo del centro y en el que la amiga V había reservado siguiendo ese pujo suyo de casi todos los años la víspera de Los Inocentes de buscar el local más cutre, donde peor se come y te tratan (conste que se te quiere igual y hasta se agradece la...). Este año ni siquiera tuvimos que sentarnos a la mesa para tener la bronca o el mosqueo de todos los años con el personal. Como que ni nos habían preparado la mesa después de reservar, que querían meternos en una fuera del comedor y casi que debajo de uno de los bafles que vertían decibelios de mugre sonora que algunos hasta se atreven a llamar música. Pero para qué iban a preparar nada si sólo éramos nueve personas a la mesa, para qué molestarse. En fin, la enésima del sector hostelero vitoriano, que vale, que bien, que hay de todo; pero, hostia, hostia, a veces es salir de casa y decirte: "¿dónde vamos a que nos maltraten?". Menos mal que sí, que hay honrosas excepciones como la rubia del vestido de lentejuelas.

CUBA LIBRE



Leo entusiasmado el reportaje de El País sobre la nueva narrativa cubana o algo así. Lo hago porque amo esa isla (me doy cuenta de que estoy lleno de amor por todo, ni yo me lo creo...) y he disfrutado de casi todos los autores cubanos que ahí se citan. Dicho lo cual toca reflexionar sobre la siempre curiosa actitud de buena parte de la crítica, y también un número considerable de lectores, hacia dos de los autores citados en el reportaje, Pedro Juan Gutierrez y Leonardo Padura. Autores completamente divergentes entre sí en cuanto a estilo pero coincidentes en cuanto al éxito obtenido fuera de la isla. No sé si será por la inquina casi que innata que suscita en algunos el éxito de determinados escritores, como si eso fuera un desdoro en sí mismo, como si estuvieran obligados a sospechar de las verdaderas razones del éxito de un autor, a poner en cuarentena sus méritos literarios; pero, el caso es que ambos escritores les dan palos por todas partes, el Gutierrez porque dicen que es un mero remedo de Bukowski y el Padura porque sus novelas son principalmente negras y eso ya las condena al menosprecio por principio de los listos a sueldo de mundo de la cultura o lo que sea. Pues a mí, que no soy más que un lector que gusta de vez en cuando de hablar de libros, me encantan ambos. De Juan Pedro Rodriguez reconozco la Trilogia Sucia de la Habana como el referente literario de su época del mismo modo que lo fue el Tres Tristes Trigres de Cabrera Infante de la suya. Claro que hay que salvar las distancias, las de época, tono y ambiente. La literatura de Juan P. Rodriguez es sucia, dicen, mucho sexo y precariedad, habla del jineterismo como una filosofía de vida inducida por terceros, por los de arriba. Puede, puede que la Habana del "Periodo Especial" fuera eso, a mí desde luego me lo pareció en buena parte a poco que te alejes de lo meramente turístico, de que convivas con familiares de allí que te cuentan de lo que realmente ocupa sus quehaceres diarios. Los libros de JPG no serán los mejor trabados, los más exquisitos literariamente sin que yo sepa muy bien qué coño es eso; pero a mí, con todos mis clichés a cuestas y alguna que otra experiencia de cerca, me huelen a humedad caribeña y ron blanco casero, a bullanga de cuadra del interior habanero, a jineteras buscándose la vida en el Malecón y el resto resolviendo a su modo, como pueden, a pesar de todo, de la propaganda y la sobre exposición a la vigilancia de terceros. En cualquier caso, JPG nos habla de los entresijos de un país que poco o nada tiene que ver con el paraíso socialista al que muchos nostálgicos bien nutridos y mejor pagados de la utopía o el sistema que se derrumbó con el famoso muro acuden casi que en peregrinación y sobre todo para ver lo que quieren ver y poco más. Sólo por eso, por hacer realismo crudo, que no sucio, de la cotidianidad cubana, JPG merece todos mis respeto; la literatura es en buena parte también eso: testimonio. De Leonardo Padura sólo decir que hace una deliciosa novela negra con aires caribeños, que ha creado un personaje clásico de detective descreído francamente interesante, y que su retrato de la Isla es tan personal y por ello discutible como el de cualquier otro, que en eso y no en otra cosa residen las claves de su éxito, exotismo e intriga por iguales, no mucho más distinto de lo que nos ofrecen los escandinavos, si eso acaso mucho más cercano y puede que hasta sincero. Vamos, que en ninguna parte está escrito que siendo cubano y escritor haya que ser Lezama Lima o Reinaldo Arenas a toda costa, que hay sitio para todos los gustos, que debe haberlos.

Y para terminar, y volviendo al reportaje del País. El periodista cita las librerías de la Calle del Obispo, y sí, en efecto, para los que gustamos de visitar librerías cuando viajamos fuera, como otros iglesías o catedrales (algunas librerías como la famosa Lello de Lisboa o la Shakespeare and Company de Paris son verdaderas catedrales en sí mismas de la cosa esa tan mañida de la "República de los Libros"), aunque también (y esto incluso en paises de lengua indescifrable como Hungría, donde siquiera puedes echar una ojeada a la sección de literatura extranjera para curiosear a quién traducen o qué libros tienen en español), visitar una librería habanera para comprobar más lo que falta que lo que hay, puede resultar la mar de curioso.

AZOKAKOAZ




Gaur goizean ere aukera paregabekoa, artean emazte eta semerik gabe nagoela, niri hiriko Alde Zaharrean zehar eztiro-eztiro paseatzeko kale zein kantoi hutsen barkadadeaz gozatzearren. Aukera ederra, atzo Las Jaquecas etxearekin bezala,oraintsu idatzi eta hau behintzat argitaraturiko beste liburu bat akordura ekartzeko, hau da, istorio zoro, adarjole eta batik bat fantasiazko bat iradoki zidaten giro eta eremuetan barrena begi zabalik ibiltzeko: Azoka.

HIRIAZ



Nire emaztea eta bi semeak ikusteko irrikaz nago, noski baietz. Bada astebete ta piku haurrak ikusi ez ditudala eta faltan ikaragarri sumatzen ditut. Izan ere, iristear daude, bada garaia, bai, nire gurasonena irri karkailez zein haur zaratotsez, hots, bizipozaz betetzeko, bai horixe! Bien bitartean goizean goiz Gasteiza bajatu naiz hainbat mandatu egitera. Maite dut nire hiria, gero eta atseginago egiten zait haren kaleetan zehar lasai moduan eta ia nora ezean ibiltzea gainera: Alde batetik edozein txoko edo zirrikitutatik ustekabean sortzen zaizkizun mota guztietako oroitzapenak; bestalde, oinez edonora joateko ezin aproposagoa diren hiri erdialdea eta ingurumariak. Izan ere, tamaina erdiko hiriak atsegin ditut, bertan bizi nintzeneko Dublin bezalakoak, ezaguturiko Praga, Oporto, Toulouse, Bordele, Florentzia, Edinburgo, Bilbo bera. Hiri handiak ordea bisitatzeko baino ez ditut gogoko, oro har hiri handiak bakarra ez baitira, anitzak baino, ez dago modurik bertan bizi izanda hiri osoa eskura izateko, dagozkizun auzoak eta inguruak baino. Areago, ez dakit zer gertatu zaidan baina uda honetan jabetu nintzen bizi ere izan naizen Madril hiria agoantatzen ez dudala, bertan izanda berehalaxe aspertzen/nekatzen naizela, lehen hainbeste maite nituen txokoak orain ikusiegiak eta agian apurtxo bat ziztrinak ere begitantzen zaizkidala; egia esan, bertatik lehenbailehen ospa egiteko desiratzen nenbilen (baina baliteke ere astebete luze eta batez ere gogor baten osteko nekearen errua izatea). Edonola ere, gustatuko litzaidake, bai, Gasteiz puskat potolotxoagoa izatea, biztanle gehiago izatea, oraindio ere zabalagoa izatea. Edo bestela esanda, gorago aipaturiko hirien antzera ez hain txikia kalean zehar zoazela lagun edo ezagunekin etengabean topo egiteko, ez eta hain handia ere kaleotan inorekin ez topatzeko modukoa. Hala ere, zure hiria ez da bakarrik esparru fisiko zehatz bat, hiria beti zerbaitxo gehiago izaten da, bada, Pessoak berak zioenez, mundua ikusteko ikuspuntu bat, munduan egoteko jokabide bat. Izan liteke jokaera zabal, mehar edo dena-delakoa, baina bada ere, eta hau ozen-ozen diot bi aldeak ezagun ditudalako, herrietakoena baino ikusmira zabalagoa berez, printzipioz. Badakit ere hainbat jendek herri txikien ikusbidea aldarrikatzen duela, noski baietz, nik errespetatzen dut zeharo, baina hiria grekoen polisa da edonondik begitatuta, bere onura eta akats guztiekin, zeren baldin badago polisa nolabait definitzen duena hori aniztasuna baita, handiagoa edo txikiagoa baina betiere herrietako berezko, balizko edo ustezko uniformetasunaren aldean; hirietan ez dugu gainerakoekin kosta ahala kosta parekatzeko obsesioa, hau da, gainontzekoengandik oharkabean edo nahita bereizteko beldurra badaezpada... (badiot berriro ondo asko dakidala zertaz ari naizen) guztiz kontrakoa baizik, hau da, hirietan gainontzekoez paso egiteko aukera ezin hobea izaten dugu, hiriko jendetzaren erdian bakarrik edo adiskide zein ezagun bakan batzuekin baino ez gure burua lagunduta/asebeteta sentitzeko; hori da, hain zuzen, eta nere uste apalean behintzat, norbanakoen egiazko libertadea, zuk zeuk zure bizi-ingurua zure gogara antolatzeko aukera.

A CABALLO A GANADOR...




A mí me da que buena parte del fenómeno Podemos, no tanto el de los militantes como el de los supuestos simpatizantes, compone un soufflé bastante curioso. Por mi parte es más una impresión que una opinión, la que deriva de ver cómo gente que habitualmente decía pasar de política, que decía no entender, que se descolgaba con un lugar común del tipo "todos son iguales, monta tanto, tanto monta...", de repente se posiciona, confiesa lo que antes no se le habría ocurrido confesar por el miedo al qué dirán: a quién va a votar. Y lo hace, me temo, a rebufo de lo que se cree de buen tono, lo que pega ahora, como que está tan de moda que confesarte ahora partidario de Podemos es prácticamente lo mismo que decir antes que "yo de política no entiendo, paso, para mí son todos los mismos". Más aún, sospecho que la simpatía casi que generalizada hacia Podemos responde en buena parte a una percepción harto curiosa del fenómeno, esto es, que muchos ven a la formación de Pablo Iglesias no como una opción política, sino como la "antipolítica". Todavía peor, creo que sólo desde esa percepción de Podemos como la "antipolítica" se puede entender la tendencia a meter a todos los políticos en funciones y sin excepción en el mismo saco. Por eso también intuyo que el fenomeno Podemos no tardará en deshincharse como un globo de aire en cuanto la masa empiece a reconocer a diario los rostros con nombres y apellidos de los "políticos" de Podemos a todos los niveles, cuando se empiece a saber del currículo y/o capacidades de cada cúal, esto es, con sus declaraciones diarias más o menos afortunadas y sus más que previsibles aciertos y defectos como todo hijo de vecino. Para rematar incluso, y esto basándome en una encuesta personal y por lo tanto completamente subjetiva y limitada, prueben a preguntar por la orientación ideológica de Podemos, en concreto si la creen más vinculada a los postulados de la izquierda radical de inspiración bolivariana o a la socialdemocracia primigenia en plan escandinavo y así, pero no lo hagan al simpatizante política o ideológicamente convencido de siempre, crítico con el sistema de atrás, no, ese merece todo mi respeto, sino a aquel al que nunca sospecharon veleidad politica alguna, el que decía pasar de la política como de la peste, el que decía que todos eran iguales, el que quería poner a todo el mundo un pico y una pala en las manos para sacar el país adelante. Háganlo y verán, verán cómo la cara que se les queda suele ser de un: "¿pero de qué me estás hablando, eso qué es lo que es?"

viernes, 26 de diciembre de 2014

LA CASA DE LAS JAQUECAS





Esta mañana al pasar delante de la llamada "Casa de las Jaquecas" me he acordado de la novela de título homómimo que escribí hace ya casi una década. La casa recibe el nombre por la posición de los brazos y manos de las figuras al sostener los balconajes. Por mi parte, esto es, para mi novela, y aparte del nombre en sí de la casa, sólo utilicé la figura de las cariátides para ilustrar el palacete que me servía de escusa y escenario con el propósito de poder así contar una de esas historias familiares a lo largo de generaciones, en concreto la de una familia de origen centroeuropeo y cultura germánica, cuyo patriarca, proveniente de una pequeña localidad de los Sudetes bohemios, cerca de esa otra famosa Plzen/Pilsen a la que los amantes del lúpulo le debemos uno de los mayores hallazgos de la humanidad, decide trasladarse a probar fortuna a una pequeña ciudad del norte de España. De ese modo, y a imagen y semejanza de muchos secundones de familias de allende los Pirineos, el primero de los Schultz, apellido germánico de lo más corriente y aún así con un claro componente metafórico ("schutz" significa "protección", "defensa", "asilo", etc.) fundará una dinastia dedicada primero a la elaboración cervecera y más tarde al embotellamiento de bebidas gaseosas. A partir de ahí, el libro cuenta la historia de cuatro generaciones de los Schutz, sus conflictos o desencuentros con su entorno inmediato, el empeño de algunos de ellos en mantenerse al margen de los acontecimientos históricos del momento y el pujo de otros por ser protagonistas de los mismos. En resumen, su lucha o componendas por mantener a toda costa un negocio y en especial un estatus a lo largo de más de doscientos años de la convulsa historia de España, y en especial de la de ese rincón del norte de la península donde decidió establecerse el primero de ellos. De ese modo, la casa que nos ocupa, la de Las Jaquecas, estará habitada por los diferentes cabezas de familia de los Schutz con sus diferentes personalidades y vicisitudes, un linaje cuya decadencia irá pareja a la de la casa y puede que hasta con la de un grupo social muy determinado, el de los burgueses de origen extranjero y tradición comercial y liberal que nunca llegaron a integrarse del todo, al menos no de buena gana por ninguna de las partes, en el reducido y extremadamente conservador núcleo de la oligarquía provincial, y ello a pesar de los intentos para adaptarse a los tiempos, de contemporizar con sus vecinos más prominentes, de muchos de sus miembros, ya fuera en su momento sumándose por mera conveniencia a los vencedores y su Movimiento Nacional, como comulgando con el nacionalismo local en boga durante los años inmediatos a la Transición, o volviendo a hacerlo con los postulados más conservadores y centralistas poco después, vamos, siempre a rebufo de quien tiene mando en la plaza y así. La casa, como digo, recibe el nombre de esa por la que hoy he pasado y fotografiado. No obstante, el resto de la reacreación de la misma, y en especial el de su deterioro a lo largo del tiempo, es un amalgama de otros palacetes de la ciudad y de los que tomo lo que me interesa para fabular a mi antojo. De hecho, para recrear ese deterioro al que me refiero como resultado del abandono tras la procelosa venta de la casa de los Schutz a una institucion local, he tenido muy presente esa otra de los Alfaro de cuyo estado actual da debidamente cuenta esta otra foto que he sacado también hoy a la mañana. La imagen de un palacete decimonónico en ruinas y que hoy en día aparece enclaustrado entre edificios modernos de varios pisos del siglo XX, como si se tratara del último mohicano de los suyos en una calle que en su tiempo fue casi extrarradio para la burguesía de la ciudad, tenía una fuerza evocadora que no podía desaprovechar para mi historia. No obstante, y por lo que respecta tanto a las descripciones tanto del interior de la casa como a las de su exterior, son otras las casas o palacetes en los que me he inspirado, no necesariamente de mi ciudad, si bien los jardines que aparecen corresponden en casi todo al de los Zulueta, al cual, aprovechando que había aparcado justo al lado, también iba a sacar una foto, pero ha sido ver el agregado cristalizado -ahora es no sé qué edificio público- que le han hecho a la casa y quitárseme las ganas.

 La novela, por cierto, está ahí en un cajón acumulando polvo y olvido. No hace mucho una editorial de cierto fueste me propuso recortar sus quinientas páginas, yo las dejé en cuatrocientas más o menos, puede que menos; todavía estoy esperando respuesta tras comentarios tan elogiosos y seguir sus instrucciones. En fin, así son las cosas, parece que resulta menos comerciable si la cosa no va de etarras o por el estilo, que no está de moda o no sirve de munición para según qué causa.

ERREKALEOR



Leo en el Diario de Álava que pronto derribarán las casas del barrio de Errekaleor en Vitoria, barrio en el que yo, que he pisado varios continentes, no he estado en mi vida (como tampoco había estado en Abetxuko hasta hace muy poco con mi mujer e hijos para pasear por el Zadorra y así). Nada del otro mundo para un vitoriano de la Avenida-Txagorritxu-San Martín, como me imagino que tampoco para muchos madrileños del centro y alrededores que no habrán pisado en su vida la zona de San Blas, por poner un ejemplo, o para la mayoría de los parisinos del 15 Arrondissement y similares a los que ni se les habrá pasado por la cabeza acercarse hasta Saint Denis. Claro que tampoco hay que exagerar, que mira que no hay que salvar distancias ni nada. Errekaleor era un barrio obrero como muchos otros que crecieron al amparo de la expansión demográfica de la ciudad durante los sesenta, si bien, y a diferencia de otros, éste se encontraba bastante separado del resto. Pero bueno, no pasa nada, tampoco cambio subir al Sinai o al Pico Bolivar por pasar frío más allá de Uritiasolo. Ahora bien, de la noticia o reportaje del Diario me ha llamado especialmente la atención esta foto con una pintada que han hecho los de la asociación okupa Errekaleor Bizirik en el barrio, trae escrito en un muro el refrán vasco "Nolako zura, halako ezpala", que en castellano viene a ser "De tal palo, tal astilla", lo que, tengo que reconocer, me ha puesto un poco tonto o chocholo, que diría mi madre, la cual, tras varios días a solas con ella en casa, he llegado a la conclusión de que divide a la humanidad en "chocholos, sinsorgos y sinvergüenzas", toda una socióloga o antropóloga o madre.

CUENTOS DE VIEJAS Y NAVIDAD



Para cuento de Navidad ayer a la tarde haciendo cola en la pescadería. De repente una señora.. una puta vieja para no andarnos con remilgos, que se la arma a una chica negra porque decía que le había sustraído la bufanda del carro. Y no, pedazo boba, no, es que se le había caído al suelo, no la veía y... ¿Y qué es lo primero que se le pasa a la tierna abuelita por su cabecita? Pues que de todos los que estábamos presentes haciendo cola, si había una negra esa tenía que haber sido la ladrona, faltaría más, blanco y en botella, negro más bien. La chica le canta las cuarenta, los demás miramos a la vieja con gesto de reprobación; ella, por supuesto, no sólo no se disculpa sino que además sigue despotricando contra la otra porque a ver qué es eso de ponerse así por una equivocación, joder con estos negros, que parece que se creen que hay tratarlos como personas normales y toda la hostia. 

Pues eso, así está la cosa por Vitoria. Y Maroto echando leña al fuego para que los tarugos con cuatro luces, y no precisamente navideñas, tengan munición a la que acogerse, ahí, ahí, ahondando en los prejuicios.

Y por si fuera poco, que por lo que fuera ayer en el centro comercial de rigor los abueletes estaban de lo más sueltos, vamos, saltándose la cola cada dos por tres, mareando a las empleadas a base de bien, revolviendo todo sin cuidado alguno, "¿que no me gusta este centollo que tengo en la mano?, pues lo tiro donde caiga y a otra cosa mariposa, mañana es Nochebuena y a ver quién no me dice que ésta va a ser la última", a empellones con todo cristo; de repente que me coge una vieja del brazo, me empuja y sin mediar saludo o disculpa alguna: "¿qué número tienes tú'?". Bueno, bueno, no me toque, señora, no me toque, que abusa porque sabe que no le voy a devolver el empujón, que si fuera otro igual acabábamos a hostias encima de los besugos y los bogavantes...

Pues eso, FELIZ NAVIDAD a todo quisque.

AITA ETA AMAREN...



Ondo ba, gabon gaua pasatuko dut nire emazte eta bi semeengandik urrun, nire aita gaixoaren jagole sendagilearen aginduak behar bezala bete ditzan, nire amaren laguntzaile sukaldean eta nire anaia eta kuinataren mahailagun gaur gauean. Atzo arratsaldean bertan Gabonetako erosketak egitera joan nintzen. Lau orduz Boulevardean galdurik, jitoan, atso-agure makur eta zakarren mende, elkarri bultzaka, ostikoka, biraoka, hura zoramena, hura! Hain neke-neke eginda negoen ezen erosketak kotxe barrura sartzera nindoala giltza galduta nuelakoan nengoen. Tira ba, gorriak ikusi nituen Boulevarden mutur batetik bestera kotxeko giltzaz galdezka, nire anaiari nire bila etor zedin hots egin nion eta guzti, eta etxera heldutakoan... giltza poltsa baten barruan topatu egin zuen nire kuinatak nire diru-zorroaren barruan... Esan bezala, bai ezusteko galanta, zoramendu handia, Eguberriko ipuin petrala. Edonola ere, gaur Gabon Gaua da, eta gaur sekula baino gehiago kantuak esan bezala:


ospatutzeko
aitaren eta amaren ondoan.
Ikusiko duk aita barrezka
amaren poz ta atseginez...

EGUBERRI ON DENOI !!!!!!!!!!!!!

EXPERIENCIA MÍSTICA-RELIGIOSA O CASI...






    Pues eso, que salgo del hospital a las once y media de la noche tras estar con mi viejo en su habitación viendo No es País para Sosos, y me doy de bruces con una capa de niebla que parecía que iba de cabeza a un algodón de azucar de los de pequeño (ya lo siento, pero no se me ocurre otra metáfora a estas horas...). Una niebla cerrada como el... dejemos las comparaciones, si eso como la de hoy a la mañana y ya es suficiente. No se veía nada, pero nada, justo el trozo que alumbraban las cortas del coche, más allá y a ambos lados la nada absoluta. Como que cuando he llegado al cruce de Lasarte dejando atrás las farolas del paseo, parecía que me metía en un agujero negro, que va a ser que sí, Stephen, que existen. Suerte que también han puesto farolas a la entrada del pueblo, que si no fijo que me paso de largo y acabo en Algeciras o algo por el estilo. Pero no exageremos, que tampoco ha estado tan mal, vas despacico y no hay nada que temer. Y si encima vas escuchando en la radio música clásica, un nocturno de Chopin para ser exactos y pedantes por igual, pues oye, en la gloria esa. Tanto que ha habido un momento, antes de llegar a Berrozti, que de repente se ha hecho la luz delante de mis ojos y casi alucino; pedazo de esperiencia mística, religiosa o lo que sea, que se me aparece la Virgen María, Jesús y los pastorcitos, ¡que estamos en Navidades, ahivala...! Pero no, no hay cuidado, era un hijoputa que venía de Trebiño dando por culo con las largas...


viernes, 19 de diciembre de 2014

LEY MORDAZA Y DE MORDIDAS



Hay un aspecto sumamente alarmante de la llamada Ley Mordaza que no he visto comentado en ninguna parte. Me explico. Cuando estás en paises como Venezuela o Mexico, una de las principales obsesiones de todo extranjero, y también nativo, también, es procurar no tropezarte nunca, bajo ningún concepto, con un agente de la ley de ese país. La razón es bien conocida, son países cuyos cuerpos policiales tienen un merecida fama de corruptos y en los que la denominada "mordida" está a la orden del día. Nada más traumático que te pare un agente de la policía de aquellos países conduciendo tu propio carro (coche), el riesgo al que un extranjero se expone, dado que por el sólo hecho de serlo ya se le supone cierto nivel económico y sobre el desamparo en un país cuyos engranajes institucionales o legales por lo general desconoce, amén de la probable necesidad de evitar estos a toda costa dada la caducidad de todo viaje, convierte al turista o viajero en una víctima propiciatoria. Por si fuera poco, los modos despóticos, chulescos, xenófobos incluso de una gran parte de la policía de aquellos países en el trato con el extranjero, y en especial con el gachupino huevón o el gallego comemierda -mi madre y yo lo vivimos en nuestras propias carnes- revelan no tanto una impunidad en el trato abusivo, criminal, hacia el extranjero -a no ser, claro está, que intuyan que éste pueda ser un "don algo"- como una saña hacia todo aquel que crean desprotegido.


Dicho lo cual, y teniendo en cuenta que la susodicha Ley Mordaza otorga a la policía unos prebendas inusitadas como las de que se dé mayor valor probatorio a las denuncias de las Fuerzas de Seguridad o que sean faltas leves las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, es decir, que a partir de ahora no puedes ni rechistar delante de un agente de la autoridad dado que la palabra que vale es la del agente con su correspondiente denuncia por lo que sea, por lo que a él le venga en gana inventarse dado que al fin al cabo eres tú el encargado de demostrar tu inocencia y no al revés, eso y que puede acusarte en todo momento de haberle faltado el respeto por lo que sea, que tú afirmas que sólo le dijiste que acababas de cambiar las luces del coche y él que no, que no funcionaban, y que al recrimártelo te fuiste hacia él hecho una furia cagándote en todos sus muertos y con intención de sodomizarlo allí mismo sobre el asfalto, que mientes cuando dices que él te pidió no sé cuánto para no cursar la denuncia, y él que hasta eso puede ser considerado una falta de respeto a la autoridad o, si se pone estupendo, ¿por qué no un atentado terrorista en toda regla?, que al fin y al cabo el acusado había estado de vacaciones en Marrakech hacía unas semanas y, oye, vete a saber...

De modo que lo dicho al principio, quién te libra ahora de sentirte en España como en pleno México D.F o en Caracas, a merced del desalmado de turno en uniforme. Ah sí, que tengo que presumir que la inmensa mayoría de los miembros de los diversos cuerpos de seguridad son gente honrada que hace bien su trabajo. Sí claro, y también que los corruptos como los nacionales de Murcia que se cargaron a una persona y cometían todo tipo de delitos como soborno, trapicheo, extorsión..., los Mossos que mataron a golpes a un ciudadano en Barcelona y que luego fueron por las casas exigiendo a los vecinos que habían grabado la paliza con sus móviles que los borraran, o el ex-marido picolo de la Roicito que pedía a los conductores que paraba por supuestas infracciones de tráfico la "voluntad" para no extender la denuncia, son una minoría. El miedo es libre, el miedo al uniformado de turno en países como los antes citados es la norma. Eso y que a ver quién me dice a mí que si hasta ahora no había tantos abusos y corruptelas como creíamos, y mira que la lista de los habidos no es precisamente corta, era porque, aún y todo, la ley nos amparaba en muchos casos a los ciudadanos y no a ellos, que es precisamente lo que pasa con la Ley Mordaza. Ah, claro, me dice el listillo de turno, el que frunce el ceño por principio cuando sacas estos temas, sí, sí, que le fastidia mucho la gente que protesta por todo y a todas horas, me dice que si no te metes en líos no pasa nada, que a ver qué hay que temer si tienes todo en orden o dices amén a todo lo que te manden. Sí ya, fíjate qué cosas, lo mismo que te aconsejan en esos países nada mas llegar: que hagas como ellos, ciudadanos de unos estados permanentemente bajo sospecha.

DENBORA ALTXOR BAKARRA



Gaur goizean Euskadi Irratitik Zornotzako zaharretxe batean bi agure elkarrizketatzen zituzten, zera erantzuten zion biotariko batek esatariari euren bizimodurari buruz: "hamen gaoz erresidentzin, ze iten dou egunero? Biziari eusten´tzagu, sin más..." Bihotza hotzitu dit agurearen esanak, benetan, "eutsi, besterik ez", horra hor zahartzearen gakoa. Ezin gauza tristeago eta aldi berean ederragorik ere, ezin ikara/erdiragarriagorik, batez ere gure nagusiak egunez egun, etengabean, zahartzen dakusatzagunondako, beraiekin nolabait eta beharbada ere sekula ez bezala zahartzen ari garenondako. Hoztu/hotzitu nau ni neu zeharo agurearen ustezko egonarri harriak bizia baino eskeintzeko ez dioten egunen joan-etorriaren aurrean, hots, urteak aurrera joan ahala azken buruan bizitzaren muina denbora bera baino ez dela jabetu bailitzan.

martes, 16 de diciembre de 2014

TURGUENIEV Y LOS FALSOS AMIGOS



Siempre me ha dado cierto pudor acercarme a la intimidad de los escritores en la convicción, no del todo firme a decir verdad y por supuesto que archimanida, de que la obra siempre habla por sí misma. No obstante, la verdad es que tampoco le hago ascos al cotilleo si me lo ponen delante de mis narices. Ese ha sido el caso de las relaciones de Iván Turgueniev con varios de sus colegas y compatriotas de la talla de Herzen, Bakunin o Dostoievsky en el apéndice a la novela Humo. En este se cuentan las difíciles relaciones con estos autores a los que trató y hasta ayudó económicamente. De los tres sólo consideró como amigo a Herzen. De los otros dos, y a pesar de reconocerles sus méritos literarios, no tenía una idea muy favorable, tal y como se lo hace saber al propio Herzen: "...que Bakunin , digo, haya propalado las calumnias más vulgares y más bajas sobre mí, entra dentro de lo normal y no habría esperado otra cosa de él, pues lo conozco de hace tiempo." , "La actitud de Dostoievsky no me sorprende lo más mínimo; empezó a odiarme cuando éramos jóvenes e iniciábamos nuestras carreras literarias, aunque no hice nada para merecerlo." Parece ser que esa animosidad hacia Turgueniev por parte de tan egregios personajes se debía tanto al origen aristocrático de éste, el cual no le perdonaban, como a la tibieza que según ellos demostraba en asuntos de política, mostrándose reacio a los extremismos de la época y en especial a los diferentes movimientos revolucionarios rusos. Pero lo más curioso de todo, lo verdaderamente paradójico era que los tres autores rusos citados también consideraban a Turgueniev como un "mal ruso", no en vano, y como Victor Caballero Ballestero en el apéndice citado: "...hay que decir que Turgeniev nunca fue un nacionalista exaltado, ni siquiera tibio, y que se sentía más comprometido con los valores y conceptos supranacionales que con los afectos puramente afectivos del amor a la tierra." En la propia novela, Humo, el personaje alter ego de Turgueniev dice "Estoy consagrado a Europa o, para ser más preciso, a la civilización; esa palabra sagrada y pura, mientras otras, como pueblo o gloria, huelen a sangre". Paradójico, sí, porque en contraste con los tres escritores que le reprochaban su falta de compromiso con la patria rusa, a destacar el muy nacionalista Dostoievsky y su amigo Herzen, un apasionado eslavófilo de origen germano, en realidad un "alemán báltico", incluso el propio Bakunin, el cual a pesar de ser considerado el padre del anarquismo siempre tuvo a su Rusia natal en mente, sólo Turgueniev ambientó toda su obra -con la excepción precisamente de Humo, y en la que no obstante el tema sigue siendo esencialmente ruso- en Rusia. Por si fuera poco, el poco "patriota" Turgueniev se confesaba un apasionado de su lengua natal y, además de ayudar siempre con consejos y dinero a compatriotas en el exilio con los que muchas veces no compartía sus convicciones políticas y menos aún su radicalismo, también ejerció en la práctica como embajador de la cultura rusa en el extranjero y se convirtió en "agente" desinteresado de diversos autores como Pushkin, Gógol o Tolstói (fue quien se encargó de hacer llegar a Flaubert una la primera versión francesa de Guerra y Paz). Paradoja también en que, a diferencia de Turgueniev que apenas es visto como un escritor ruso decimonónico, otros como Dostoievsky, además de un nacionalista ruso exaltado también, o precisamente por ello, un xenófobo de tomo y lomo, hayan pasado a engrosar la lista de los escritores universales.

Con todo, y dejando a un lado las rencillas tan a la orden del día entre autores y las incompatibilidades producto de la política o las diferencias de clase, lo que más llama la atención es el devenir de la relación de amistad entre Turgueniev y Herzen. El primero nunca llegó a entender del todo las razones de la animosidad que el segundo le fue demostrando con los años a cuenta de sus propias convicciones y siempre por encima del afecto que se habían profesado durante veinte años. De hecho, resulta hasta cierto punto conmovedoras las líneas que le dirige Turgueniev a Herzen en respuesta a un ataque personal de éste en un medio de comunicación ruso, no tanto por el contenido, sino por la persona que lo llevaba a cabo y a quien consideraba un amigo por encima de todo, quien sabe si incapaz de aceptar del todo que hay personas para las que la amistad sólo es la consecuencia momentánea de una comunidad de intereses y convicciones, nunca una relación de afecto que está mucho más allá del grado de coincidencia en estos e incluso, o sobre todo, del paso del tiempo.

"Te confieso que esa nota, que con toda evidencia se refiere a mí, me ha apenado. Que Bakunin... Pero no pensé que tú cubrirías de barro de una forma tan perfectamente idéntica a un hombre al que conoces desde hace veinte años por la simple razón de que defiende opiniones distintas a las tuyas."


Herzen le contestó poco después reafirmándose en sus críticas, por lo que la ruptura entre ambos fue casi definitiva. Casi porque Turgueniev, poco rencoroso, no dudó en enviarle un ejemplar de "Humo".

PANDILLA DE SINVERGÜENZAS



Mientras no hay día en que la prensa generalista y oficialista por igual, la que sostiene el régimen de la II Restauración Borbónica a cargo de la publicidad de las impresas el Ibex35 y así, ocupe su tiempo o espacio con naderías relacionadas con Podemos, ya sea para denunciar que alguno de sus miembros estuvo de vacaciones en la Isla Margarita de Venezuela o que se le olvidó incluir en su declaración de bienes el premio que le tocó hace cinco años en una tómbola durante las fiestas patronales de su pueblo, otras noticias parecen que pasan sin pena ni gloria, ya sea porque no les dan la relevancia que requerirían o porque, simplemente, ni siquiera constan, no interesan, son peligrosas. Eso y que la mordaza tiene muchas y variadas formas que alcanzan no sólo a la libertad de expresión sino sobre todo a la información. Y como vuestra un pedazo de botón.

"La presidenta autonómica y secretaria general del PP inauguró el miércoles una torre de 40 metros de altura, once pisos y un mirador a los 36 metros que acumula ya un gasto de cerca de 2,9 millones y superará los 4 millones cuando se construya la urbanización que va a rodear esta construcción faraónica llamada Torre del Vino, que alberga en su interior un Museo del producto destinado a ilustrar a los visitantes sobre los caldos de Castilla-La Mancha. "Somos el mayor viñedo del mundo y tenemos el mejor vino del mundo", subrayó la presidenta autonómica en la inauguración de la Torre junto al alcalde de Socuéllamos, Sebastián García, para justificar esta mega-obra financiada en su mayor parte con préstamos, incluido uno del ICO a través de la intervenida Caja de Castilla-La Mancha (hoy Liberbank)".

Pero qué va a constar, el qué. Que en la Comunidad Autónoma donde más han metido la tijera con la excusa de la deuda estratosférica heredada, y sobre todo con más saña, para recortar en sanidad y educación, más de la mitad para ser exactos y en ámbitos o a colectivos tan sensibles como el de los dependientes, o cerrando ambulatorios con lo que se deja sin asistencia médica en la práctica a miles de castellano-manchegos del área rural, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria que ha dejado en esa comunidad doscientos mil pisos vacíos y algún que otro aeropuerto como los de Albacete o Ciudad Real, amén de casas de juventudes, auditorios, bosques de cristal y demás edificios imprescindibles para el desarrollo de la región, siguen inaugurando proyectos faraónicos como si nada. Como si nada no, como si sus prioridades fueran las que son, no el bienestar de los ciudadanos, la sanidad, la educación, la asistencia, no, sino la mera fachada para impresionar a los impresionables, la jactancia pueblerina de querer constar a toda costa en el mapa, cuando no la superchería que venden los magos de la mercadotecnia haciendo creer a los mandamases de turno que el éxito de un sector como el vinícola reside casi que inexcusablemente en la aparatosidad del escaparate antes que en el valor intrínseco del producto, vamos, en la calidad del vino, el puto vino. Pero claro, qué ingenuo, que la torre y su museo sólo son el señuelo para vender las viviendas que se construirán alrededor. ¿Pero no había estallado la burbuja de marras? ¿Qué fue de lo de Seseña y demás? Qué más da, compromisos pendientes de muy atrás con amigos constructores, amigos de amigos que luego alargan sobres en mano, amigos que son de los nuestros, que no podemos dejarlos a la intemperie del libre mercado tal como está ahora su sector, no como al resto, a ellos no, amigos que acaso saben demasiado.


¿Y el cambio, la regeneración, todos y cada uno de los propósitos de enmienda anunciados a bombo y platillo? Uyyyy, recordemos lo que dijo la presidenta de la Comunidad hace semanas acerca de la corrupción en su partido: "Ahora hay menos corrupción que nunca" (eso y que todo lo que fuera criticar el estado de las cosas es "podemitis"...). Que puede que lo diría porque con la crisis hay menos tajada para repartir, no sé. Eso o porque como en el PP le han encargado el papel de Goebbles, pues a ver si de tanto repetirlo acaba colando, siquiera a uno o dos de los que todavía están dispuestos a votar a semejante pandilla de sinvergüenzas.

NEURRIGABEKERIA



ETAren aldeko pankarta bat eskegitzeak merezi du nolabaiteko zigorra terrorismoa goraipatu eta batik bat hainbeste kalte eta (dolu) min eragin duen erakunde armatu baten alde egitea honen biktimak zein bihotz oneko gizakume guztiok iraintzen gaituelako. Merezi luke isun edo giza-betebehar baten moduko zigorren bat eragindako kaltea morala baino ez baita. Bai, ez dago inolako odol kalterik, baina zigorra ezin da izan inoiz eta inola ere gartzelakoa, are gutxiago urtebete eta pikukoa neskato baten fanatismoaren adierazpena baino ez denagatik. Edonola ere, bada ikaragarri bitxia, susmagarria, samingarria, halako erakustaldiak etengabe eta erruz jasan beharra ez hain aspaldi eta gaur egun, delako erakunde armatuak bere jarduna bertan behera utzi egin duela, elkarbizitza nola edo hala ahalbideratzeko mota guztietako saioak, proposamenak eta egiten ari direla, ordukoak epaitzeke utzi egin zituztenek beraiek ikaragarri gogorrak, benetan errukigabeak, jokatzea, ez borreroekin, ez, euren lagunekin baino; badirudi, bai, gaur inoiz baino errazagoa, erosoagoa, beharbada komenigarriagoa dela legearen gogortasuna aldarrikatzea terrorismorik ez dagoenean, auskalo zer dela eta. Eta bien bitartean nor baino nor bere komediari eutsita garai zaharretan bezala.

Generosa reseña de EN EL PAÍS DE LOS LISTOS por Javier Abasolo en su blog NADIE ES INOCENTE.



http://elblogdeabasolo.blogspot.com.es/2014/12/fichero-de-novelas-negras-494-en-el.html

sábado, 13 de diciembre de 2014

LA PECHOTES (o una crónica más de esta España triste, cutre...)

-¿Qué te pasa, hija, que te veo tan nerviosa?

-¿Qué me va a pasar, papá? El año que viene entro en la universidad y todavía no he elegido carrera...

-Vamos a ver, Teresita. ¿A ti qué es lo que más te gusta?

-El mundo de la comunicación, sin lugar a dudas, siempre he soñado con ser periodista, hacer entrevistas, presentar programas...

-En ese caso, hija, me temo que lo mejor será que te operes los pechos y te folles un famoso; así te lo digo...

IZEN-ABIZENIK GABEKO HIRIAN



Egia da hirian norbanakoen bizitza herrietan baino hamaika aldiz anonimoagoa dela, libreagoa omen. Egia da elkarren berririk apenas duguna, gure aldameneko gehienak ezezagunak, arrotzak zaizkiguna. Areago, gero eta arrotzagoak zaizkigulakoan nago. Izan ere, aspaldi sortu zen etxeetako atezain-automatikoetatik zein pisuetako ateetatik auzokoen izen-abizenak ezabatzeko ohitura. Bai, egia da. Baina ezta egunero erreparatzen duzun gauza, alafede. Gaur goizean nire etxeko atarian pakete bat entregatu behar zuen mezulari batek galdetu egin dit ea nire atearen aurreko auzokoak ezagun nituen euren izen-abizenengatik. Jakin bai, aurpegiz ondo asko ezagutzen ditut aurreko pisuan bizi diren guztiak; baina bere izen-abizenen ideiarik ez, bat ere ez. Nola ba, gainera, ez baldin badator inolako plakarik leitzeko!. Orduan bai, orduan erreparatu egin diot aspaldidanik auzokoen izen-abizenak atari zein ateetatik ezabatzen hasi zirenari. Erreparatu dut txikitan aldiz nire auzokoen izen-abizen guztiak buruz nekizkiela; "Larretxitarrak? Bai, noski, zazpi anaia-arreba dira!, Ortegatarrak? Aspaldi aldatu ziren Bilbora, Diaz de Otazutatarrak? Aita dute zendu berritan". Orduan ere akordura etorri zait orain ez dela asko nire hiriko etxe zaharrera bueltatu, gure txikitako pisua gaur Venezuelako senide batzuena baita oporretarako, postontzia hustutzera pasatu nintzen nire aitak hilero birritan edo egin ohi duenez, eta etxeko atarian nengoela atezain-automatikoei errepatu niela nire auzoko ohien izen-abizenen arrastorik ez zegoela asmatuz. Bizi al dira oraindik hemen hain sasiko galantak eginak zeuden Ortiz de Landaluzetarrak? Hamaika ajetaz kexu ari ziren Sáncheztarrak bizirik ote daude? Erañatarrek saldu al zuten pisua? Egia al da Ruiz de Eskidetarrek hirugarren solairu osoa alokatu egin zutela seme-alabak ezkondutakoan? Duda-mudak, baina ezin tutik ere antzeman, sumatu, ez baitzegoen euren izen-abizenen arrastorik, aztarnarik ez, ez eta iraganik ere, anonimato totala.

-Ez, ezin dizut esan aurreko auzokoak zuk aitatzen dituzun izen-abizenok dituzten ala ez, sentitzen dut, baina ez, ezin.

-Lasai, jauna, begiratuko dut postontzietan.

-...

viernes, 12 de diciembre de 2014

FLASH BACK ABD BLACK



Hoy nos hemos levantado en pleno "flash back" por obra y gracia de la llamada Ley Mordaza que limita derechos fundamentales y legaliza las "devoluciones en caliente" de inmigrantes. Una ley aprobada por el Gobierno de Rajoy, valiéndose de su mayoría absoluta y en contra no sólo de toda la oposición parlamentaria, sino también, o sobre todo, de eso que llaman opinión pública y hasta de la opinión jurídica de altos cargos de la UE. "Aberración jurídica" le dicen, sí, y también "represión", "barra libre para la policía", "ataque a las libertades", etc. Pero ahí está, una ley cuyo objetivo final no es otro que penalizar la protesta ciudadana concediendo un poder inusitado, impunidad, a la policía para que haga lo que le venga en gana, y castigando con multas prácticamente todo conato de protesta que no se atenga a unas normas de lo más restrictivas para la misma. Una ley, por lo tanto, hecha a la carta para evitar no tanto los sucesos violentos que ocurren durante algunas manifestaciones, esa sólo es la excusa cogida por lo pelos para restringir éstas a lo meramente testimonial e inocuo, como escenas que pueden poner en tela de juicio la legitimidad, siquiera moral, de un sistema que ha permitido, cuando no alentado, alrededor de 171.110 desahucios desde el comienzo de la crisis gracias a una ley única en nuestro entorno inmediato europeo y siempre a medida de los intereses económicos de la banca. La prueba de ello las multas de 600 a 30.000 euros por tratar de impedir un desahucio, por no identificarse ante un agente de policía, por desobedecer a un agente de policía o por difundir imágenes de antidisturbios, incluso golpeando a un manifestante.

Y cómo ha posible este regreso al pasado más represivo de la Historia Contemporánea de España. Lo fundamental, claro está, la voluntad de un gobierno y su partido para el que esta ley no es sino la plasmación de ese mantra tan querido de la derecha de la "mano dura" para todo aquel que cuestione el sistema o simplemente se salga del tiesto. Porque, oye, ya estaban hartos de tanto libertinaje, el populacho manifestándose todos los días en las calles, que hasta a los abueletes de las preferentes les da por jugar al Mayo del 68 en vez de quedarse en casa esperando que la muerte resuelva sus litigios con la banca. Algo había que hacer y lo han hecho, en eso no se les podrá achacar inactividad alguna, también llamada "estilo Rajoy".

¿Y que a pasar a partir de ahora? Pues nada, en el fondo no son tontos y si han sacado esta ley es porque saben que pueden hacerlo, que los que berrean de verdad su indignación no son tantos, de hecho siempre son los mismos, así a grosso modo cuatro rojos revenidos y resentidos y otros tantos perroflautas que pondrán el grito en el cielo, si bien ahora acaso un poco más comedidos por lo de las multas y tal. Y el resto a tragar como de costumbre, que por algo dice Rajoy que la inmensa mayoría de los españoles es la silenciosa, la que se queda en casa a verlas venir, la que nunca levantará la voz en la convicción de que cosas como esta de la Ley Mordaza no va con ellos, que de eso sólo se tienen que preocupar aquellos que acostumbran a meterse en líos, tocapelotas sin oficio ni beneficio, gente a la que si pudieran les darían los famosos pico y pala para que dejaran de meter tanto ruido y se dedicaran a levantar Espaaaña. Esa es la gente de bien, decente, no tanto la que agita rojigualdas victoriosas delante de la sede del PP en Génova como la que no agita bandera alguna. Ellos son los que hacen posibles todas las leyes mordazas habidas y por haber. De hecho, fueron los mismos que hicieron posible con su indiferencia, cuando no aquiescencia, un régimen dictatorial durante más de cuarenta años fieles al principio de "nosotros como el Caudillo, no nos metemos en política, no opinamos, agachamos la cerviz y a lo nuestro...es lo que hay que hacer".

jueves, 11 de diciembre de 2014

EL BUCLE, EL TEMIBLE BUCLE ASTUR




El bucle, el temible bucle astur.

Hoy a la mañana en la cafetería un tipo de unos cincuenta con uniforme de una empresa de mensajería pegando la hebra con la camarera venezolana.

-Si non quies el paquete déjamelo ahí; pero no lo tires, ho! Esi non ye normal, tirame el paquete porque la dirección tá equivocada. ¿O tírote yo el pincho de tortilla si non gústame?

-Tienes razón, Paco, si se han equivocado, llamas a la empresa que te lo envío para que pase a recogerlo.

-Esi digo yo, si non quies el paquete déjamelo ahí; pero no lo tires, ho! Esi non ye normal, tirame el paquete porque...


Entretanto, yo que cojo de encima de la barra el libelo pro-gubernamental de turno para echarle un vistazo mientras me tomo el café con leche y el trozo de bizcocho casero que lo acompaña. Y en eso que llevo un rato leyendo los pormenores de la eminente recuperación económica de la que los únicos que no se enteran son los ciudadanos, o la maledicencia del día a cuenta de que hace unos meses vieron a Pablo Iglesias comiendo un pincho de piperras en el Lizarrán de la Calle de la Princesa de Madrid, lo cual demostraría una vez más los lazos de su formación con ETA y en ese plan, y se me ocurre echar una mirada hacia la barra.


-Esi digo yo, si non quies el paquete déjamelo ahí; pero no lo tires ho! Esi non ye normal...


No me lo puedo creer. ¿Cuánto tiempo llevo ya en la cafetería? Calculo que diez minutos. Pues ahí está el hombre dale que dale con lo del paquete, que si nunca había visto algo parecido, que si él no va por la vida tirando a la basura pinchos de tortilla, que si... En fin, me apiado de la camarera que aguanta impertérrita la perorata del mensajero.


-Esi digo yo, si non quies el paquete déjamelo ahí; pero no lo tires ho!


Y vuelta la burra al trigo. Nada, se ve que el señor ha entrado en eso que yo llamo el bucle astur, y que viene a ser esa manía tan propia y extendida por estos pagos de alargar una conversación insustancial hasta límites insospechados a base de repetir una y otra vez el mismo argumento a la espera de que sea el otro quien la dé por finalizada. Sí, no vaya a ser que si soy yo quien la zanje, el otro vaya y piense que soy un borde, un maleducado al que le molesta su compañía o algo por el estilo. Y eso no, nunca, quedar mal con el prójimo por lo que sea no entra en la cabeza de un nativo, aquí hay que aguantar sin inmutarse, a ser posible siempre con una sonrisa, dándole vueltas a la matraca hasta convencer al otro de que no importa que no tenga nada más que decir, que no sepa hablar de otra cosa, que apenas te conozca de nada; yo ni me callo, ni pienso hacerlo porque tengo que demostrarte a toda cosa lo simpático y considerado que soy, buena gente, sí, mucho.


-Esi digo yo, si non quies el paquete déjamelo...


Claro que ya estará alguno diciendo: "mira este, el "desaborío", otra vez metiéndose con los astures", si es que... Pues no, majo o maja, no me meto con los astures en general, me meto en particular con estos que, ni siquiera es que sean de verbo fácil, es que son de verbo repetido, que como te cojan en mitad de la calle o donde sea, y crean que tienen que contarte algo para demostrarte cierta consideración, porque ya digo que aquí con un simple "hola" o "epa" no es suficiente, para una gran mayoría no, ahí te tienen robándote un precioso tiempo de tu corta existencia con sus variaciones monocordes sobre la misma cosa, vamos, que olvida lo de ver crecer a tus hijos.


-Esi digo yo, si non quies...


¿Exagero? Como que no he padecido lo mío, a veces incluso recién comido, esto es, prácticamente sin fuerzas para escapar del bucle con un tajante "bueno, majo/a, que llegamos tarde, ya me lo contarás otro día..." En cualquier caso, y volviendo a esta mañana, acabo el café, dejo la hoja parroquial del PP sobre la barra, levanto el brazo para despedirme de la camera, y ésta, que apenas logra desviar la atención un segundo del mensajero -creo que la pobre ya se ha resignado a permanecer tal cual hasta la hora del cierre, cuanto menos...-para devolverme el saludo, porque éste, faltaría más, ahí sigue con su murga.
-Esi digo yo...

NOBELA BELTZ KASKARRA



Nobela beltza maite dugunok ez gara konformatzen istorio xinpleegiekin, hots, tramak ahalik eta kiribilduen atsegin ditugu, krimenaren nondik norakoak lardaskatzeko joera dugu ezinbestez. Zergatia oso argia da, krimenak berak ez gaitu asebetetzen, benetan gogoko duguna krimen horren inguruabarrak dira, hots, krimenaz haratagoak. Alabaina, errealitatean gauzak ez dira hain erakargarriak krimen txikiei dagokienez, hau da, egunero gure inguruan suertatzen diren krimenek ez dute aparteko xarmarik edo gakorik ezer mamizkorik, zerbait benetan ernagarririk asmatze aldera. Krimen xume gehienek badute zerikusi zuzena gizakien bat-bateko edo unean uneko erantzun grinatsu, sutsuekin, hau da, norbanakoen ezusteko suminaldiekin. Alde horretatik ezta batere harritzekoa errealitean suertatzen diren kirmenak, itxuraz edo azalez behintzat beltz-beltzak ematen dutenak, uste baino fazilagoak, samurragoak direla asmatzea, hau da, eta Abadinokoan lez, bi andrazkoen hilketen atzean ezelako trama taiuzkorik ez dagoela, senar eta suhi hiltzailearen trikimailu txapuzero eta benetan barregarri bat baizik (emaztea eta amaginarreba akatu eta gero bere lantegira jo egin zuen bertan sute bat sortu eta bere burua zango batetik ahuspez eskegi egin zuen Ertzaintza edo nolabait nahastearren). Ezin jakin oraingoz behintzat zer dela eta garbitu zituen bere emaztea eta amaginarreba, noski. Izan ere, nik zer edo zer asmatzekotan motiborik zentzuzkoena edo arruntena biak Gabon garaian elkarrekin egotea litzateke, ze ez dakit nik hau epailearen aurrean nolabaiteko zuribide/eximenterik den, hau, jakina, politikoki guztiz okerra ez balitz... Edonola ere, ageri da atzean ez zegoela inolako trama kriminalik zorrak eta sikarioak tartean. Are okerrago, badirudi gure eguneroko kronika beltz txikian, egiazko gaizkileak egotekotan, esaterako, droga saltzaileen arteko ustezko edo balizko zor kitaketa baten ondorioz bi hilketa, tramak nola edo hala eta derrigorrez txapuzara jo behar duela, hau da, Cataluniako Bordils herrian bi gamelu garbitu egin zituzten ehizari eta haxix landatzaileen kasuan bezala, aurreneko bien gorpuak mendi edo baso barrenean ehorztera zihoazela land-roverra lokatzean trabatu egin zitzaien eta. Badirudi ere gurean fundamentuzko istorio beltzak asmatzeko, hots, barregarriak edo tragedia hutsak ez direnak, trama sakon, luze eta batik bat korapilatsuak izan ezean, Gürtel edo Andaluziako EREetakoa bezalakoak asmatu beharrean gaudela nahitaez; bestela, gainerako guztiak, hutsaren hurrengoak