miércoles, 31 de agosto de 2016

JULEN MADINA GOIAN BEGO



Urte osoko bizimodu aspergarritik ihes egin nahian zezenen aurrean korrika egiteari ekin zion. Horrenbestez, kamara guztien aurrean nabarmendu zen, entzierroetako ikurra bilakatu zen "haunitz eta haunitzen" haserre zein atsekaberako, entzierroei mozkinak atera nahi izan zizkien eta "bizi osoko" iruinseme zurrunek ez zioten barkatu, giputza zena sekula ere barkatu ez zioten bezala. Etxeko hedabideetan pertsonaje bihurtu zen; asko eta askok ez zioten inondik inora barkatu edonola edo edozertan nabarmentzea betiere pekatu larria den herri alu honetan.

Ez dakit nolakoa zen egiatan Julen Madina, zuzen ala oker jokatu zuen bere bizian edo gainerakoekin, ez dit batere axola. Madina txikitako pertsonaia dut, urtero gure etxeko telebistan azaltzen zena sinfalta. Bizitza etengabe gozatzen saiatzen den jendea estimatzen dut oso, bizitza gozatzeagatik kritikatuak direnak zein euren pasioei edo zaletasunei etekinak ere ateratzen saiatzen direnak atsegin zaizkit. Tribuaren legeekin bat ez egiteagatik gaitzetsiak,irainduak edo erdeinatuak izaten direnak maite ditut bihotz-bihotzez. Goian bego, Madina.

*argazkian zezenarekin batera iruinseme zurrun zein gainerako eta mota guztietako kritikazale serio eta aspertuengandik ihesi.

sábado, 27 de agosto de 2016

YO JUGUÉ AL BÁDMITON; PERDÓN.


Va una confesión. Yo he jugado al bádmiton. Ocurrió en el pequeño polideportivo de una iglesia del barrio de Blackrock de Dublín. Ahora no procede contar por qué estábamos allí, tampoco me acuerdo mucho, pero el caso es que cuando vimos la red puesta preguntamos dónde estaban las raquetas y las pelotas y nos contestaron que allí no se jugaba al tenis, sino al bádmiton. Entonces nos sacaron esa especie de molde para magdalenas y unas raquetas como que de la señorita pepis. Pero bueno, como la encargada/barragana nos aseguró que se trataba de un juego muy aeróbico que hacía las delicias de las feligresas y servidor siempre ha presumido de mente abierta y así, al final convencí a mis compañeros del momento para echar un partido. Fueron a lo sumo cinco o siete minutos. No pude con ello, ver a esa especie de salero con plumas que sustituye a la pelota dando volteretas en el aire mientras esperaba a que bajara para arrearle con la raqueta se me antojó lo mismo que jugar al tenis con un pajarillo. Eso y que el cabestro que hay en mí era incapaz de percibir la elegancia innata que según decían había en dicho juego. Pero claro, cómo iba a hacerlo si ya el tenis me parece un deporte intrínsecamente afeminado. Porque sí, todos somos presos de nuestros atavismos y para un servidor, más bruto que un arado, el único juego digno de ser tenido en cuenta para machos testosterónicos y así es el de arrearle con la mano a una pelota con el único objetivo, inconfesable, de intentar atravesar una pared de ladrillos,cemento u hormigón. Y eso con la mano desnuda, que a mí lo de la pala, cuando de pequeño veía jugar a la peña en el frontón del pueblo de mi padre, siempre me pareció de señoritos de mierda o bilbaínos. Qué le vamos a hacer, insisto en lo que en esencia soy un cabestro testosterónica que encuentra un placer especial en el ejercicio de la fruta bruta con la camiseta empapada de sudor de arriba abajo y el corazón al límite tras haber arrollado al contrario; mi media un 22-7. Sí, de pequeño jugué mucho a pelota, en el frontón del cole, en el del pueblo del viejo, en en los del seminario viejo de Vitoria, en aquellos hornos gigantes que eran los minifrontones con tejado del zinc o de lo que fuera de la ikastola de Olabide, en los cubiertos de Mendizorrotza, eso y que el marido de la hermana de uno de mis tíos consortes fue un pelotari profesional que se empeñó en meterme el gusanillo con escaso éxito porque para las apuestas entre amigos y así todo lo que quieras, pero en plan profesional... digamos que ya estaba a otras cosas. Así que ver al salero de marras dando vueltas en el aire antes de llegar a la altura de aquella raqueta alargada como que no, fue superior a mis fuerzas. Y sí, de acuerdo con todos los que lo piensen, vaya pedazo de machito bruto e insensible, sí, sí, siquiera en en el juego cromañón a más no poder, a decir verdad irrecuperable para la revolución radical-feminista pendiente que os convertirá a todos en seres sensibles y delicados que jugarán al bádmiton hasta con faldita para demostrar a la comisaria política de turno cuán arrepentidos y avergonzados estáis de vuestra masculinidad hetero-patriarcal. Qué se le va a hacer, no creo que mi masculinidad excesivamente estereotipada tenga nada que ver con mi idea de la igualdad entre géneros y de la que cualquiera que me conoce de verdad sabe que soy tan practicante como acerbo defensor. Pero la estética visual y física del deporte es otra cosa muy distinta y muy seria. Como que estando en La Habana visitando a los parientes de unos parientes, entre Ayestarán y la Calzada del Cerro, y a cuenta del arraigo que los anfitriones decían que había tenido y tenía la pelota vasca en la isla, nos llevaron a ver una especie de frontón por el barrio donde nos encontramos a unos mulatos jugando a mano con... guantes de béisbol. Ni qué decir que uno de los peores días de mi vida, creo que hasta me mareé.

viernes, 26 de agosto de 2016

URPEKOEKIKOAK



Bada aspaldi-aspaldiko kontu bat, Arabako urtegiei buruzko fikziozko liburu bat idatzi nahi dut, hau da, nire eta nitarren eskarmentua zein pantanoen inguruko edonorenak nolabait ehundu istorio sorta bat, edo istorio bakarra, sortze aldera, hau da, urtegien eraikuntza gatazkatsuaren ingurakuoak zein gasteiztarron pantanoarekikoak irizpide. Bi bider ekin diot idazteari, biak bazter utzi ditut emaitzek batere konbentzitzen ez nindutelako. Uda honetan, berriz, nondik jo asmatu dudalakoan nago, gutxienez ikuspuntu narratzailetik. Orain bai, euskaraz idatzi nahi dudanez gero bertako hainbat biztanleren urtegiekiko testigantzak biltzen ari naiz, baita honekin batera bertako eta aspaldiko euskararen kutsua edo hatsa ere. Horrenbestez, baten batek baldin badaki nora jo nezakeen informazio edo inspiraziobide gehiagoren bila, ez litzaidake batere gaizki etorriko. Hona hemen Ignacio M. Carrera Garmendia eta Imanol García Uriartek egindako LEGUTIANO ALDEKO EUSKARA liburuan bildu ditudan laginetariko bat adibide gisa:

"- Ba hori, pentsatu dot askotan, hemen fotografixak baleoz hemen pantanoa egin aurretik zelan zan hemen…
- Bai, bai. Hor terreno asko euen, e! Hor urpeien lur asko dau, e! 
- Ikusten da. 
- Lur asko, bai, bai.
- Bai, haundixe da. Elosu aldera ta gero Urrunaga aldera.
- Asko. Bai. Urrunaga aldera ta. Bai, asko.
- Klaro, hemen, gerra aurrien eta pantanoa ein aurretik, Billerlen gehixenak labradoriek, ez?
- Labradoriek bai, bai, labradoriek. Gero hoixe fabrikiori ein aubien, ta hori fabrikiori be ein aubien ba, herridxe hondatuteko, ze gutxi gorabehera ba bakotxak ba zerbait ipiñi [gure eben], ezta? Ba semiek be bageunkezen ta, ba, guk be hamar milla ogerleko ipini gebazen geuk be. Gutxi euki ta hamar milla ogerleko ipiñi geban, ba, "como accionistas", ezta? Bai. Eskatu eubien ta, ba, "bien". 
- Fabrika, ze fabrika?
- "Aceros". 
- Hor, kuartel ondoan dagoena.
- Bai.
- Abandonatuta dago ya, ez?
- Bai, oin itxita dau.
- Kuartel ondoan.
- Bai, bai... Holantxe. Eskatu eubien dirue eta, ba, poz-pozik, semiek kolokau diezen, eta kolokau zien, baia gero zerratu zan ta ezebez! Gero ez lan ta ez diru! Ezebez!"

Eugenia Basabe Biteri, Legutiano, Araba

jueves, 25 de agosto de 2016

HISTORIA DE UNA NOCHE DE VERANO IRLANDESA



Aviso para lectores potenciales: la siguiente entrada, relato, chorrada o batallita, puede herir la susceptibilidad de aquellos espíritus más finos, sensibles e impresionables, vamos, los que se la cogen con papel de fumar, y ya en especial la de aquellas feministas que piensan que los tíos son culpables por principio de todo por el hecho de ser tíos. Lo digo porque lo que viene a continuación es un homenaje a la testosterona de los veinte años en su estado más puro, la cerveza Murphy, el whiskey Jameson y los bailes de verano, lo cual implica el uso de un lenguaje soez, machista y sobre todo beodo.

NOCHE DE VERANO EN IRLANDA

Hay borracheras que no se olvidan nunca, así que aprovechando la estancia del amigo Josema en Irlanda y a la vista de las fotos que cuelga en este medio y que no han hecho sino despertarme la nostalgia, me he acordado de una de campeonato durante una noche de verano hace muchos, pero muchos años. Sábado a la tarde y cuatro amigos, un bretón llamado Pascal, Mario el Pichabrava, o sea un italiano, un chaval del Valle de Trápaga y un servidor (sí, como en un chiste de "érase un francés, un italiano y..."). Nos encontrábamos sentados en las piedras del rompeolas de Dún Laoghaire, o Dunleary, mirando anochecer sobre el mar de Irlanda, cada cual con su botellica de lo que fuera previamente comprada en un spirit shop donde el encargado te seguía pidiendo el carné para comprobar tu mayoría de edad a pesar de que saltara a la vista que tenías ya un buen matojo de pelos en los huevos; vamos, por joder a los extranjeros un rato. Sábado a la noche y cuatro veinteañeros privando medio a escondidas sobre los pedruscos y bloques de cemento del malecón de una villa costera al sur de Dublín. Hablando de lo que hablan los chavales a esa edad, de chicas, esto es, de las que decía haberse tirado el puto fantasma del italiano, para variar, y de las que nos habría gustado tirarnos a los otros tres. Hablando también del porvenir de cada cual, sí, por desviar el tema ante la hartura que provocaba el italiano con sus historias de ligoteo en plan aquí te pillo aquí te mato, que parecía que Mario no era capaz de ir a la panadería, encontrarse con una dependienta y no sentirse obligado a tener que poner él la barra de pan. Mario que quería montar su propia empresa de informática para resetear todo lo que hubiera que resetear, Pascal hacerse cargo del negocio familiar de alquiler de barcas en Lorient, el de Trápaga no sé qué de una fábrica de material de laboratorio, y servidor ahorrar durante unos años para luego abrir un negocio; no sé, algo de una agencia de viajes, el chollo padre. Y entre pitos y flautas, entre tragos y mucho palique para ser exactos, ya había anochecido delante de nuestras narices y nosotros sin enterarnos. ¿Qué hacemos ahora, adónde vamos? Como Dunleary (mucho más práctico que intentar pronunciarlo en gaélico...) era una villa costera decadente y sobre todo para viejos, si queríamos craic del bueno y sobre todo de sábado a la noche, no nos quedaba otra que subir en el Dart hasta Dublín para ir de farra por los pubes de Temple Bar y acabar en los club nocturnos de O´Connell Street o de dónde fuera. Sin embargo, no debíamos tener el cuerpo para muchas hostias cuando, de repente, oímos el bullicio pachanguero que venía de un barco de recreo. ¿Y si nos acercamos? Nos acercamos y pudimos comprobar que en el barco en cuestión se estaba celebrando una fiesta por todo lo alto para celebrar ya no me acuerdo qué. Y lo curioso es que nos dejaron entrar, y sin rogar o tener que amenazar a los porteros con llamar a la policía para denunciar consumo de drogas, trata de blancas o lo que fuera. Entonces entramos y nos damos de frente con una marabunta de jubilatas. ¿Y la priva? La priva era free, barra libre, acabo de recordar que celebraban varias bodas de oro o de plata a la vez. Nos quedamos, nos ha jodido, no nos íbamos a quedar. Lo primero rentabilizar la inversión que los anfitriones debían haber hecho para hacer felices a sus invitados. A saber cuántas pintas de Murphy cayeron antes de que uno de aquellos simpáticos abueletes irlandeses decidiera ilustrarnos acerca de las virtudes del Black & White, una pinta de cerveza negra con un chupito de whiskey irlandés dentro, como si recién hubiéramos llegado a las costas de la Isla Esmeralda en patera. Y al rato que nos sacan a bailar las señoras con sus cardados y ese hipermaquillaje tan del gusto de las féminas de aquellas islas. Pues nada, a mover el esqueleto, mira que majas estas putas viejas, qué marcha, qué picaras. ¡Hostia, que me han tocado el culo! ¡Y a mí también! ¡Pues está ya ha ido a ponerme directamente la mano en todo el paquete! ¡Cuidado con ese otro chocho loco! Se pensarían que éramos boys contratados por los maridos para animar el cotarro o qué sé yo. Eso o que como proveníamos de Francia, Italia y España, pues que todo el monte era orégano, que con lo de la sangre caliente, pasión latina y demás mandangas, como para quejarnos. Y así una, y otra, y otra, hasta que empezamos a sentir que pasábamos de mano y mano y que cada una de éstas iba a lo que iba, al pastel. Yo creo que hasta el Pichabrava, el Cazzopazzo de Mario, estuvo a punto de entrar en un verdadero estado de pánico, temiendo por su dignidad masculina. ¿Por qué no nos fuimos? Recuerdo que la priva era gratis. Lo que hicimos, creo que fue idea del gabacho, fue sacar ventaja de nuestros lozanos veintipocos años y ponernos a bailar como locos arrastrando a las abuelas salidorras a una vorágine de movimientos que no sé yo si alguna de ellas acabó en la correspondiente UVI irlandesa y como que tampoco nos importaba mucho. Eso sí, llegó un momento en el que ya ni hasta la más rumbosa y lasciva ancianita nos pudo seguir el ritmo y entonces la pista se quedó a nuestra total disposición mientras hacíamos esporádicas escapadas hasta la barra para reponer gasolina. Al final acabamos tan living la vida loca que los abueletes fueron abandonando el barco hasta quedarnos a solas con la tripulación y, sobre todo, con el servicio de barra. Y el caso es que estábamos tan a gustito, tan de cánticos de la tierra cuando a cada cual le llegaba el turno de la suya, ahí el Mario dándolo todo con el Romagna mia/Romagna in fiore/Tu sei la stella,/Tu sei l'amore./Quando ti penso, que no sé cómo no nos animamos y soltamos amarras para ir a dar la vuelta al mundo y que le dieran bien por culo a todos aquellos planes de futuro que teníamos entonces en la cabeza cual inocentes mozalbetes que éramos y que luego a cada cual le han dado en lo que le han dado. Pero eso ya sería otra historia. Otro día.

EUSKAL GRAMATIKA




Euskal gramatika, txikitan ikastolan irakatsi zizutenetik zure senitarteko euskalzaharrei aditu zenienera edo koskortu ahala edonon irakurritakora eta bestetzuen ezpainetan aditutakora doan aldea. Ze ba? Etengabeko aldaketak, salbuespenak, aspaldi zuzenak ziren esamoldeak eta gaur egun batere ez direnak, idazteko etengabean aldatzen diren arauak. Horrenbestez, paperaren gainean jartzen zarenean ahoan duzuna nola idatzi aiko-maiko zaudela, berdin zaizu euskaraz eskolaturik izatea edo hamar etxeko euskaldun herri peto-peto batean jaio izana.

Edo bestela esanda, eratu gabeko koine baten mesedetan behin betiko duda matazaren mende bizi beharra. Eta hau guztiau gutxi bailitzan, badaude auskalo nondik baina perretxikoen modura sortzen diren bat-bateko edo behin behineko euskaltzainak zure okerren usnan, euskararen zaindari edo apaiz zorrotz eta zurrunak, hizkuntza sakralizatzen dutenak ia ustekabean. Gauzak horrela, hau da, objektu sakratua behin bilakatuta, euskarak fededun zintzo eta batik bat otzanak eskatzen ditu berezko agnostikoak bere elizatik uxatu bitartean. Edonola ere, Jaungoikoak anpara gaitzala fedearen zandarietatik... ala zaindariengandik?

lunes, 22 de agosto de 2016

TXOKO DE VERANO



El txoko de los veranos en la casa de mis padres, ya sólo de ella, a la sombra del pino bajo cuya sombra solemos comer en los días de sol porque el verano vitoriano es lo que es, más bien un amago de. Ensaladas de todo tipo, barbacoas de sardinas, chuletillas de cordero, txistorra, choricillos y morcillas, y vino, cerveza, sidra, mucha sidra fresca, fría, porque en verano el cuerpo casi que la exige, y ver disfrutar a mi madre con un vaso en la mano es una maravilla, que te dices, ahí todavía hay vida por mucho que a la señora le vaya la mandanga negativa, quejumbrosa, con razones y no, claro, las negruras del alma más o menos impostadas y todo en ese plan. Verano en vena, barbacoas y sobremesas con unos y otros, los de casa y las visitas, hablando de todo, tomándonos el pelo, echando risas. Pues eso, verano en vena que se acaba, siquiera aquí, a la sombra del pino donde mi padre se quejaba del sol que hacía fuera y aún así aguantaba impertérrito para disfrutar de su familia y en especial de los nietos correteando a su alrededor o sobre sus rodillas. Toca recoger porque para cuando volvamos estaremos en pleno septiembre y eso aquí ya es casi la antesala del invierno. O puede que no, que el tiempo nos regale una especie de veranillo de San Martín como otros años. Pero, aún con mucho sol y grados nunca es lo mismo, como que el otoño ya se siente a las puertas en el campo y hasta en los aromas. Todo se acaba para poder repetirse, y este año, aun con la pena todavía dentro y ya de por vida, hay que reconocer que hemos disfrutado como no lo hacíamos desde hacía tiempo en ninguna parte, de la gente con la que hemos estado y hasta de nosotros mismos. Se nota cuando estás a gusto en un sitio porque te sabes entre gente que te quiere y/o te respeta, que puedes hablar en libertad, esto es, de todo y sin tapujos, que puedes bromear sin miedo a que te malinterpreten porque todos bromean como tú, que entienden tu ironía, porque también es la suya, en vez de usarla como pretexto para verter sobre ti su cúmulo de prejuicios o ideas preconcebidas, por lo general con el único objeto de justificar su inquina hacia tu persona, sus celos patológicos en cuanto algo o alguien escapa a su control. En fin, se nota tanto como cuando es al revés.

PORTALOIA



Txikitan El Portalón Gasteizen ospe gehien zuen jatetxea zen. Izan ere, edozein gauza handitara, goitik jota, ospatu nahi zenuenean El Portalón hizpidera ateratzen zen. Hiriko dotore eta garestiena zen, entzute handiko sukaldari eta gainera eskultorea zuena, Santxotena nafarra. Txikitan, ia urtero, nire gurasoek bertara eroaten ninduten adiskide eta lankide batzuekin pelukeroen patroia ospatze aldera; egun ederra, aparta, xelebrea zen, jakina. Gauzak horrela ezta batere harritzekoa gasteiztar mordoaren gogoan El Portalón demaseko luxu zein gastuaren ikurra izatea. Hortaz, ezta ere harritzekoa atzo nire Tk bertara lagunekin zapatueroko pikoteoa afaltzera joateko proposatzea eta bat baino gehiago harri eta zur geratzea; "baina, baina, nire sakela... koitaua.", ni neu tarteko ere bai. Halere, gaur egun nafar artista prestu eta burutsua ez dago sukaldari, Aiara aldean bizi delakoan nago, Arkupe zaharrekoek gobernatzen baitute, eta gainera, edo batez ere, beheko solairua antolatu egin dute pikoteoa egin gura dutenendako, pikoteoa gainera ezin hobea, goxoagoa eta batik bat prezio onean; egia esan, merkea ere hiriko oso antzerako hainbat jatetxeren aldean, edo bestela esanda, Alde Zaharreko txiriboga askoren pare-parean, prezioei dagokienez behintzat. Ez dakit ordea goiko solairu itxurosoagoan, glamurosoagoan, zelan emango duten, denetarik aditu dut; baina, baliteke egunen batean guk ere taxuzko zerbait ospatzeko parada izatea eta orduan bai, orduan goiko solairuaren kontura aditutako zurrumurruak, esamesak, egiaztatuko ditugun ala ez. Bien bitartean ostera herri xeheak badugu aitzakia ezin hobea El Portalón bezalako markoinkonparable xumea gozatzeko prezio onean.

EL BURKINI




Sinceramente, creo que la peña está errando y mucho el tiro con el tema del burkini, que hay la tira que equivoca lo que cree que es el laicismo (Corriente ideológica que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y especialmente la del Estado, de toda influencia religiosa o eclesiástica) con la imposición de una manera concreta de pensar o de vivir, la supuestamente occidental (supuesta porque el integrismo religioso o el moralismo de cualquier tipo es tan consustancial a Occidente como sus contrarios; otra cosa es lo que predomina en cada momento histórico, como que la España de los 40-50 no se diferenciaba sustancialmente del Irán contemporáneo en muchas cosas y aún así seguía siendo un país occidental). Creo también que el rechazo a uso del burkini se fundamenta en el rechazo cada vez más generalizado que provoca el Islam, siquiera la visión exacerbada, integrista, y que el terrorismo ha contribuido a confundir todavía más con una religión tan poco conocida y diversa que es profesada por más 1.300 millones de personas en todo el mundo. Creo además que ese rechazo a que las mujeres musulmanas se puedan bañar en burkini confunde el estado de sumisión o represión que padecen las mujeres en el Islam, como en tantas otras religiones, respecto al varón, con el derecho del individuo a tomar sus propias decisiones, que no se puede establecer hasta qué punto una mujer decide usar el burkini libremente o no a no ser que lo diga ella, del mismo modo que tampoco se puede saber si una mujer se pone un bikini porque le gusta o porque se cree obligada a ello. Creo además que relacionar sin matiz alguno el burkini, como ha hecho el lumbreras del alcalde de Cannes, con una ideología político-religiosa concreta y encima alegando que va en contra del laicismo de su país es un error de bulto porque entonces también deberían prohibirse todos los símbolos religiosos desde los crucifijos hasta los tatuajes budistas en el pecho, lo cual sería simple y llanamente un ataque contra la libertad individual, esto es, contra la esencia misma de esta sociedad que tanto queremos y contrastamos con esas otras donde la religión o la ideología que sea marca las pautas del comportamiento del individuo y restringe su libertad. Otrosí, creo que eso es justamente lo que más le gustaría a los integristas de todo tipo, que Occidente respondiera a sus ataques con su propia versión integrista de la sociedad.
A mí no me gusta el burkini, cómo me va a gustar si su objetivo es precisamente privar a mis lascivos ojos de la visión del cuerpo casi desnudo de una mujer. Y todavía me gusta menos por lo que representa, la versión más integrista del Islam. En realidad no me gusta el Islam y ninguna de las religiones. No obstante, vivir en libertad es también aprender a aceptar al otro, al diferente, al que ni piensa como yo o cree en lo que yo no creo, y eso siempre y cuando todos cumplamos con las leyes de las que nos hemos dotado. Y por eso también me escama mucho esta intromisión en los asuntos que deberían competer a ellas en exclusiva. De hecho me repugna sobremanera esta vuelta al pasado en la que ellas vuelven a ser objeto de polémica por su manera de vestir o de pensar. Incluso diría que intuyo un nuevo integrismo de corte pretendidamente laico o progresista en aquellos que viven convencidos de saber siempre y para todo lo que le conviene al prójimo, eso o lo que debería pensar o sentir. La verdad es que no entiendo qué problema hay con que este prójimo se bañe como quiera si no es la mirada torcida y prejuiciada de otros.

jueves, 18 de agosto de 2016

KURDUAK?




Kurduak? Zeintzuk dira horiek? Espainian ez dira existitzen. Ezagun dituzten bakanek ISISen kontrako borrokalariekin lotzen zituzten. Halere, orain dela gutxi arte kurduak terrorista hutsak ziren, bai, ETA eta IRAren ezpalekoak, Turkiakoa bezalako estatu moderno eta demokratiko bat errotik suntsitu nahi zutenak. Eta abertzaletasun kurdua? Beste hainbeste, Espainia aldean, nazionalista guztiak gaiztoak dira oso printzipioz, zilborkoiak, etnizistak, insolidarioak, biolentoak, baserritar peto-petoak, zabar-zabarrak, maltzurretan maltzurrenak! Turkiako estatuak euren hizkuntza eta kultura zapaltzen zituela, lider zein intelektual kurduak eraso eta atxilo hartzen zituela... Hori ez zen posible, Erdoganen Turkia Rajoyren Espainiaren ispilua omen zen, holaxe aldarrikatzen zuten bi buruzagiek prensaurrean eta guzti, argazkiak lekuko. Gaur kurdueraz idazten den egunkari bat itxi dutela? Eta? Espainiar guztiei bost, Garzonek berak ez al zuen Egunkaria itxi inolako taxuzko froga barik? Holakoxeak dira gauzak Espainistanen: kurduak ETA dira... ez baldin bada argazki edota pantaila batean azaltzen ISISen kontra borrokan ari den kakiz jantzitako emakume eder bat Kalasnikova eskuan, noski, orduan ez, orduan libertatearen gudariak ei dira, orduan gutarrak ditugu...

miércoles, 17 de agosto de 2016

TOXIZITATEAK



-Edozein huskeria errietabide izan ohi du, betiere denon kontura gaizki esaka ari da, bere zilborra baino ez du maite, inbidia lege bakarra du, inguratzen duten gizakien bizitza ozpintzen du gogotik gainera, bere ahotik pozoia baino ez dario, ezinegona nagusi izan ohi da bere alboan, denok harengandik ihesi ibili ohi...

-Pertsona toxikoa dela adierazi nahi didazu?

-Zer da hori?

-Eh, zera, bizi osoko sorgina.

-Horixe, horixe!

-Ederra duzu zuk nire amarekin...

martes, 16 de agosto de 2016

FERRAGOSTO



Parece que hemos amanecido con una bajada de temperaturas, que por fin tenemos un respiro, porque lo de ayer fue un Ferragosto de libro, y no sólo por la fecha, sino casi también por lo tórrido y sobre todo desacostumbrado en Asturias. Y sí, ayer paseando por el centro de Oviedo, porque como para aprovechar el festivo para ir a la playa con éstas a rebosar y encima operación salida o regreso de mediados de agosto, me acordaba de la película Pranzo di ferragosto de Gianni di Gregorio, 2008, la cual, sin nada del otro mundo, también me pareció en su momento una delicia por su sencillez y sobre todo su afilado y tierno retrato de personajes, en especial el del propio Di Grigorio y su encogida manera de enfrentarse a los pequeños engorros cotidianos e imprevistos del día más caluroso del año.

Luego ya a la tarde decidimos llevar los críos al cine, a que vieran la película del verano para ellos, Mascotas; una escusa como cualquier otra para estar a la fresca. Ya sé que la cartelera en verano es lo que es, pero acaso tampoco ya muy distinta de lo que viene a ser el resto del año. Uno, que siempre ha sido o ha aspirado a cinéfilo siquiera por pura curiosidad, ve los carteles que anuncian recientes y próximos estrenos y se le cae el alma al suelo. La tercera o cuarta secuela de Los Visitantes con Jean Reno y Christian Clavier en plan exprimir hasta lo indecible la fórmula del éxito de la primera, la quinta o sexta de ICE AGE para más de lo mismo, una comedieta española de policías que justifica en gran parte la inquina de los españoles hacia su propio cine, versiones o refritos de películas de terror , romántibobas y otros géneros menores. Si digo que me creo que nos encontramos ante una de las épocas de mayor sequía creativa en la industria del cine seguro que alguien me tacha en seguida de abuelo cebolleta o en vías de serlo. Pero no lo puedo evitar, anoche en uno de esos canales televisivos que uno no sabía ni que existían, echaban Gosford Park de Robert Altman, 2001, una de esas maravillas corales que hacía él con un elenco de actores extraordinario (Michael Gambon, Maggie Smith, Alan Bates, Kristin Scott Thomas, Jeremy Northam, Helen Mirren, Clive Owen y todavía unos cuantos más...). Una historia de aliento clásico sin demasiadas aristas, inspirada en las novelas de Agatha Christie y que en realidad no es más que una escusa para recrear el mundo que aparece en la serie de televisión de los años 70 Arriba y abajo, vamos, una película de personajes como el Pranzo de Ferragosto del que hablaba a principio.

Son películas mejor o peor realizadas, o resueltas, que siempre te dejan un buen poso después de verlas, la sensación de no haber perdido el tiempo, de haberte sumido durante lo que duran en otras vidas y en otros mundos, de haber disfrutado y hasta aprendido, una especie de turismo emocional, puede que de eso vaya el cine con mayúsculas al fin de cuentas. Sin embargo, intento recordar cuántas películas de estos últimos años me han dejado un poso semejante y me sobran los dedos de una mano. En realidad todo lo último me suena a historias mil y una vez vistas, a refritos de éxitos del pasado aprovechando los efectos especiales de presente -le dicen remakes...-, a comedia vulgar y previsible, a procurar hacer buena caja lo más rápido posible por el medio de apabullar al público con publicidad hasta en la sopa y poco más. Y lo peor es que sospecho que tanta ramplonería argumental y fuego artificial a base de ordenador y actores como reclutados en un gimnasio o en una pasarela de moda, no es sino la consecuencia lógica de que la industria del cine ha tomado debida nota de los gustos o la sensibilidad de las nuevas generaciones educadas con los videojuegos.

jueves, 11 de agosto de 2016

MANGUIS - PACO GÓMEZ ESCRIBANO

(reseña publicada en SOLO NOVELA NEGRA http://solonovelanegra.com/manguis-resena/)




El Torre se mete en su casa y cierra la puerta. Se prepara un par de huevos fritos y un chorizo y se echa un vaso de vino tinto. Pone la radio y se relaja escuchándola. Retransmiten un partido del Real Madrid y el Valencia. Gana el Madrid, lo cual no es noticia. Pero no presta atención a lo que dicen los locutores. El inspector le ha metido el veneno en la cabeza. Supo en ese mismo instante que iba a aceptar, a pesar de que “tomar el atajo” para reunir la cantidad de dinero suficiente como para retirarse y marcharse del barrio entrañara el riesgo de ir a la cárcel, bien porque él falle, bien porque el inspector le traicione, que el Torre no se fía ni un pelo de los maderos. Por otra parte, tiene que pensar en la infraestructura, en quiénes va a elegir para el trabajo. Por ese lado, la cosa va a estar complicada.
Dar un palo a un furgón blindado no es moco de pavo.”

Manguis – Paco Gómez Escribano

Al igual que me sucedió con su novela anterior, Yonqui, me he leído de tirón esta última de Paco Gómez Escribano. No puede ser de otra manera porque el estilo de PGM parece consistir en la precisión descriptiva y el coloquialismo con ribetes irónicos, lo cual imprime al texto un ritmo que en algunos momentos, en concreto en los de acción llega a ser frenética. Se nota y mucho que PGE procura evitar aburrir en todo momento, casi diría que está obsesionado con agarrar al lector y llevarlo a empujones hasta el final de la historia. Lo consigue porque maneja a la perfección un lenguaje y un tono adecuado para el ambiente y sus personajes. Ambiente suburbial y sobre todo cercano al autor. Ya lo decía en la reseña que hice de Yonqui: “la veracidad y hasta la intensidad dramática de la historia no son óbice en ningún momento para que aflore una ternura hacia los personajes y sobre todo un delicioso sentido del humor que gracias a la mirada de Paco Gómez Escribano nunca es el resultado de la mirada distante y prejuiciada de un autor que se acerca al tema como con asquito, en plan antropólogo del asfalto, sí ya, me repito, sino más bien todo lo contrario.”
No obstante, tengo para mí que en Yonqui había más de retrato costumbrista y generacional de una época y un lugar, de reconstrucción de un pasado cercano e íntimo en el que la trama negra era lo de menos porque la historia en sí apenas consistía en otra cosa que en una concatenación de diferentes anécdotas o peripecias, cada cual más rocambolesca, chunga, dramática incluso, y que servían para presentar a sus protagonistas en su medio natural, la delincuencia de baja intensidad en el Madrid de los barrios periféricos surgidos como setas durante la llegada de oleadas de emigrantes del entorno rural como consecuencia del desarrollismo franquista de los sesenta. Así pues, a mi juicio Yonqui tenía más de retablo que de relato, era más puesta en escena que simple escenario, más mirada retrospectiva sobre un entorno negro que una historia negra pura y dura como es Manguis.

Tan sólo son dos maneras diferentes de encarar el género y yo diría que hasta consecuentes. Porque no habría tenido sentido repetir el tono de la primera novela con personajes ahora adultos pero igual de marginales o incluso desclasados. Manguis es una novela negra de corte muy clásico, yo diría que hasta hammettianos, esto es, una historia que se debe sobre todo a su trama criminal. Y por eso corre, la historia se lee casi que a la carrera, como en el mejor episodio de una serie del mismo género. Luego ya la sensación que deja es muy subjetiva, en mi caso de haber pasado un buen rato leyéndola, sí, pero también de haber leído la misma historia mil veces antes, sobre todo hacia la segunda mitad de la novela que se centra de plena en el atraco y sus circunstancias. También tienes que reconocer que, aunque el género parece pedirlo y sobre todo el escenario, algunas descripciones de los personajes o del entorno te suenan ya a cliché, sobre todo en la relación del macho alfa y protagonista de la historia con sus putas y sicarios, en la elaboración del personaje del policía franquista. Quizás peco de injusto porque se trata de lo que pide la historia, y en realidad eso que llamo clichés no son sino las peculiaridades ineludibles de una época y un lugar, que lo que de verdad hubiera resultado artificial habría sido cualquier otro modo de abordar a los personajes. Entonces reflexionas y concluyes que puede que sea cierto eso que se dice de que el género negro está más que trillado, sobre todo ahora que vive en su propia burbuja, que quizás ni siquiera sea el estilo particular de cada cual el que lo salve de caer en la reiteración o la intrascendencia, incluso que puede que su encanto, las claves de su éxito, residan precisamente en su condición de género que no aspira más que a ofrecer un buen rato de entretenimiento.

Txema Arinas
Oviedo, 08/08/2016

  

NORK HANDIAGO...




-Atsaldeon, alaba, zer moduz Bitorixa aldian?

-Oso ondo, ama, betiko lez.

-Eta haurrak zela pasetan dabitz?

-Primeran, piszinan itzel gozatzen dabitz.

-Ah, piszina bat erosi dutzezue?

-Bai, plastikozko bat, txikerra, baia nahikoa barruen plisti-plasta ein daixien.

-AH! Ze ondo, ba...

....

-Aizu, emazte, alabagas berba ein badozu?

-Bai.

-Eta?

-Plastikozko piszina bat erosi biogu, merkatuko handixena...

martes, 9 de agosto de 2016

LA VISITA DE LOS SEÑORES OBISPOS



Si hay alguna institución que haya destacado a lo largo de la Historia por retorcer conceptos de todo tipo esa ha sido la Iglesia Católica, de modo que no es extraño que algunos de sus miembros perseveren en tan peculiar tradición como los obispos de Getafe y Alcalá cuando animan a incumplir la ley de Madrid contra la homofobia. Así pues, frente a una ley que intenta paliar la discriminación y el acoso que sufren los homosexuales por parte de los intolerantes que tradicionalmente los han tratado como pervertidos, enfermos, los obispos López de Andújar y Reig Plá interpretan esta Ley como “un ataque a la libertad religiosa y de conciencia”, además de un “ataque y censura al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias creencias y convicciones”. Dicho de otra manera, los victimarios, porque eso y no otra cosa ha sido la Iglesia Católica durante siglos para los homosexuales, se presentan como víctimas de una ley que consideran un obstáculo para poder seguir inculcando su rechazo a los homosexuales. Todavía más, como no pueden hacerlo también consideran que su libertad religiosa está en entredicho, lo cual tendría mucha miga si fuera con efecto retroactivo, pues creo que huelga recordar la consideración que históricamente ha tenido la mujer para la I.C a lo largo de la Historia; se supone que en el momento en el que las diferentes constituciones liberales consagraron la igualdad jurídica entre hombres y mujeres la I.C también debió ver cercenada su libertad para seguir tratando a la mujer como un ser inferior. En cualquier caso, que la institución que durante siglos persiguió y asesinó a todo aquel que no comulgaba con su credo persevere en su intento de marginar y denigrar a una parte de la ciudadanía tiene su miga, tanto como acusar a la Comunidad de Madrid de querer imponer el pensamiento único cuando ellos durante...., vamos, que tiene lo que ha tenido siempre: cinismo e hipocresía a raudales.

En fin, siquiera ya sólo algunos jerarcas católicos, en este caso dos de reconocible aliento nacional-católico, y ésto sólo por ser moderado en mi juicio, siguen pensando que pueden y tienen derecho a condicionar o acatar las leyes de los parlamentos democráticos sólo y cuando éstas hayan pasado por el tamiz de su credo. No obstante, y como esta pretensión cuestiona el estado de derecho en su esencia, espero que esta ley, como cualquier otra, sea aplicada con todo el rigor del célebre adagio latino: "dura lex sed lex".