domingo, 31 de octubre de 2010

EL PARAISO DE LOS SOPLAPOLLAS CON DINERO


Una pareja de recién casados suizos viaja de luna de miel hasta las islas Maldivas. Una vez allí bajo las palmeras, puede que paseando a lo largo de interminables playas de arena blanca y acaso también anodadados ante una refulgente puesta de sol sobre el océano, van y deciden renovar sus votos...a los pocos días de casados; o la pareja es de un empalagoso que da para atrás o es que uno de ellos todavía no estaba muy seguro de la sinceridad del otro... Sea como fuere, deciden recurrir al servicio que su hotel de lujo ofrece para estos casos, esto es, una ceremonia local en la lengua local, el dhiveni. El oficiante se dirige en un principo a la pareja en inglés, pero, al rato de ofrecerles un cocktel con coco, pasa a recitar una letania en dhiveni como supuesta parte de la ceremonia según el rito musulmán, religión mayoritaria en el archipiélago. Y ahí están los dos tortolitos con las palmas de la mano levantadas hacia el cielo según la costumbre mahometana, asistiendo todo pasmados a las palabras que les dirige el oficiante simulando leer versículos del Corán cuando en realidad sólo es el contrato del servicio del hotel, pero que no son otra cosa que exabruptos e insultos de su cosecha propia contra el matrimonio homosexual, la sodomización de los pollos y otras lindezas, además de llamarles "pareja de cerdos", desearles "que los hijos que nazcan del matrimonio sean unos bastardos" («les enfants qui naîtront de ce mariage seront des bâtards»), o augurarles "que comerán cerdo, tendrán acné"...

Como es habitual en estos casos hay presentes unas cuantas cámaras, por lo que el vídeo de tan peculiar ceremonia no ha tardado en ir a parar al youtube con el consiguiente escándalo. De ese modo, ha tenido que salir el ministro de exteriores maldivo, Ahmed Shaheed, declarándose "horrorizado" por el vídeo, el director del hotel pidiendo disculpas a la pareja, y muy en especial, una legión de lectores de medios en lengua francesa (la noticia la leo en www.lemonde.fr y de ahí que transcriba algunos comentarios del original por pura pereza traductora) aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid para despotricar contra las Maldivas, el turismo de lujo, los musulmanes, de la intolerancia innata de este colectivo, de la necesidad de una nueva cruzada contra el infiel y ya más en concreto contra las Maldivas y su industria turística, todo esto y demás tremendidades del tipo "yo les metía los minaretes que tienen en Zurich por..." que sólo demuestran lo mucho que estimulan estas noticias la imaginación del personal tan dado a indignarse por un quítame ahí estas mezquitas o caricaturas de mi Mahoma del alma y olé...

Así y todo, y a diferencia de la gran mayoría de los foros españoles donde lo que predomina es la descalificación y el exabrupto, donde el debate brilla por su ausencia y el que se manifiesta moderado o conciliador es tildado poco menos que de mierda a lo Pérez Reverte refiriéndose a Moratinos, bonito espejo del nivel de los foreros españoles y no digamos ya del folletinero mayor del Reino, en la mayoría de los foros francófonos los comentarios mesurados compiten con los que no lo son, y siempre hay mas de un "polito-sociologo" de ordenador intentando explicarnos las probables razones de tal o cual actitud de acuerdo con mil y una teorías de manual para el perfecto "enterado".

Pero no es la calidad intelectual de los foros lo que me interesa, sino el que intuyo como el verdadero transfondo de esta historia tan chusca, el cual además creo que nos lo adelanta a perfección el presidente de la asociación de empleados de turismo de Maldivas, Mahrouf Zakir, pues según él: se payer la tête des touristes en dhivehi est une attitude «malheureusement très répandue parmi le staff des hôtels». Même dans les établissements les plus luxueux. «Je l’ai vu moi-même, confie-t-il dans les colonnes de Minivan . Et pas seulement pour des cérémonies de mariages mais pour les anniversaires aussi. C’est quelque chose de stupide, je trouve ça fou.» Il estime que le personnel n’entend pas par ce comportement manquer de respect aux touristes mais simplement «s’amuser».. Lo que traducido a su mínima expresión vendría a ser que los empleados como el oficiante en cuestión simplemente aprovechan la ocasión para chotearse de dos pardillos occidentales que llegan a ser tan memos como para pagar 1.300 dólares por una ceremonía sin valor legal alguno, en una lengua que no entienden y sobre todo según el rito de una religión que no comparten.

Ni choque de civilizaciones, terrorismo islámico de baja intensidad, odio hacia occidente, ni hostias en vinagre. La reacción de un currela hasta los mismos de aguantar a ricachones soplapollas, tan frívolos como memos, para pagar una patochada que cualquier creyente musulmán bien puede tomarse como una tomadura de pelo de su religión; ¿no sería igual de chusco una pareja de musulmanes llevando un paso de Semana Santa o celebrando la Navidad en la intimidad de sus hogares? Pues eso, que toda esta bobería de occidentales en busca de emociones espirituales previo pago a más de mil kilómetros de casa me enerva de tal manera que si llego a ser yo el oficiante no te quiero ni escribir la rista de improperios que les hubiera dirigido a los dos tortobobos en lugar o además de couple de porcs...

sábado, 30 de octubre de 2010

KLASIKOAK




Badira laudorioak guztiz kontrakoak direnak, batzutan nahita, bestetzutan ordea ezustean. Nik uste aurtengo Euskadi Literatura Saria eskuratu berri duen José Fernandez de la Mota gaztelerazko idazleak gaur El Paisen Babelia saioan egiten duena azkenaren antzekoa dela:

Una literatura en la que los clásicos, en lugar de llamarse Cervantes, Quevedo o Góngora, viven en nuestro pueblo o en nuestra manzana y se llaman Atxaga, Saizarbitoria o, justamente, Anjel Lertxundi.

Gure klasikoak? Agidanez horrelakoa da Fernández de la Sota bilbotarren ustez. Baina, hau iritzi ala uste al da? Nik dakidala Fernández de la Sotak ez daki euskeraz. Baina hori ez da oztopo, nik ere ez dakit errusieraz baina badakit hizkuntza horren literatura zoragarria dela, badakit hainbat maisulan irakurri dudalako erdarara itzuliak. Nik ez dakit ere estonieraz edo koreanoz, ez dut ere bi hizkuntzotatik itzulitakorik, baina hala eta guztiz ere, edo horrexegatik, ez litzaidake sekula burutik pasatuko hizkuntza bion literaturak hutsaren hurrengoak, zatarrak, akasdunak edo murritzak direla esatea. Nire eritzia eskatzekotan, estonieraz edo koreanozko litetarura liburu batera joko nuke nire jakin hutsunea betetzearren.

Fernández de la Sotak ordea ez du omen halakorik egin, zeren euskarazko literatura liburu batera jo izan ezkero ondo baino hobeto asmatuko zukeen euskarazko aurreneko textua XVI mendeaz geroztik. Asmatu ere asmatuko zukeen gure lehenengo idazleak Bernard Etxepare izena zuela, orain dela oso gutxi Donostian bertan bere izena daraman erakunde bat sortu dutela euskara sustatzeko asmotan, edo Etxeparek berak idatzi bezala "euskara jalgi hadi plazara, euskara jalgi hadi euskarara". Etxepare ez zen laupabost kaikukeria, huskeria, idatzi zituen idazle kaskar, ezjakin edo ergel bat, Etxepare da gure aurreneko idazle klasikoa eta bere idazlan nagusiak LINGUAE VASCONUM PRIMITIAE zuen izenburua, euskara goraipatzen zuen poema sorta luze bat.

Etxepare aintzidari dugu, baina haren atzetik ere honakoak ditugu: XVI mendeko Joan Perez de Lazarraga, Joanes Leizarraga; XVIIko Pedro Agerre "Axular", beharbada gure klasiko nagusia, XVIIIko Joan Etxebarria, Pedro Ignacio Barrutia, Agustin Kardaberas, XIXko Joan Antonio Mogel, Jean Batipste Elizanburu, Domingo Agirre, Jean Hiriart Urruti, XXren 1º erdiko Nicolas Ormaetxea "Orixe", Estepan Urkiaga "Lauxeta", Xabier Lizardi, Xalbatore Mitxelena, Jon Mirande eta abar luze bat.

Hauek dira gure klasikoetariko batzuk, gure literatura liburuetan behintzat aintzakotzat hartzen direnak, nik nola edo hala estimatzen ditudanak. Ez dakit, edo ez dut eztabaidatu nahi noraino merezi duten izen hori, baina gureak dira, euskeraz idatzi zuten XVIz geroztik eta gure oinarrizko ondarea da. Baliteke de la Sotak idazle guztiok irakurritakoan batere gogoangarriak ez direla ebatzi izana, baliteke ere Cervantes edo Quevedoren neurrikoak ez izatea -nik ere uste dut hori, baina ez gara ari munduko klasikoetaz euskarazkoetaz baino-. Ez dakit irakurri egin dituen, noraino gauza izan den Fernández de la Sota gehienak erdarara itzuliak ez diren egileon kalitatea neurtzeko. Alabaina, Fdz. de la Sotaren aburuz gure benetako klasiko oro garaikidea da, Atxaga, Saizarbitoria, Lertxundi... Ez atzo eta gaurko hoberenak, idazlerik saiatuenak, finenak, emankorrenak, gure klasikoak baino. Nik ere uste dut erdarazko literaturan oraindio bizirik dauden García Márquez, Vargas Llosa, Javier Marias edo Bolaño hildakoa klasikoak bilakatuko omen direla, baina jakin badakit ere klasikoetaz ari garela gogoan ditugun idazleak Cervantes, Quevedo eta enparatuak direla.

Idatzi berri bezala aste honetan inauguratu dute Donostin Etxepare Institutuaren egoitza, Aizpea Goenaga zuzendariak euskara munduan zehar ezagutarazteko garaia bazela zioen. Hau entzunda edo aste honetan bertan Anjel Lertxundik berak bere blogean gure arteko bi munduei buruz esandakoa gogoratu dut, hau da, Koldo Mitxelenak gurean bi mundu zeudela, alde batetik euskalduna, txikia, eta bestaldetik erdalduna, nagusia, biak ia elkar ezagutzeke. Horrenbestez, oso helburu ederra omen da euskara mundura jalgitea, baina duda izpirik gabe platzara lehenago, gure plazan bertan nahasten baitira aipaturiko bi munduok, gehienetan elkarri bizkarra emanez, kanpora irten gabe ezin ageriagoa omen baita gure artean ere lan franko dagoela euskararen mundua ezagutarazteko gure auzoko zein senitarteko erdaldunei.

EMOTIONAL DA GAKOA


Bukatzen ari naiz Coetzeeren azkenekoa, zoragarria betiko lez, gustukoen ditudan gaur egungo idazleetariko bat, ia idazten duen guztiak badu bere mamia, berezia edo bitxia, baina betiere kitzikaria, benetan ernagarria. Badut asmoa, jakina, bukatutakoan bizpahiru esaldi esateko SUMMERTIME liburuaz, baina bien bitartean azpimarratu nahi nuke hizkuntza gutxitu eta txikien harira azaltzen den pasadizu txit gogoetagarri bat.

Liburuaren narratzaileari, edo Coetzeeri buruzko biografia egiten ari dela, bertarik bertara ezagutu egin zuten elkarriketatuetariko batek honako hau kontatzen dio surafrikar idazlearen akrikaner hizkuntza zein kulturarekiko jarrera erakuste aldera. Behin batean joan zitzaion Coetzeeri kazetari frantses batek Breyten Breyenbach idazle afrikanerraz galdezka, ea zer zeritzon olerkari honen lanari. Coetzeek erantzun zion: how hard it was for an outsider to appreciate Breytenbach´s standing as an Afrikaans poet, since his poetry was so deeply rooted in the voksmond, the language of the peoble. Erantzuna oso zintzoa omen zen, Coetzeek, jatorriz afrikanerra izanda ere, bere burua outsidertzat hartzen zuen-eta, gainera bere jatorrikideekiko harremanak ez ziren inoiz batere onak izan, gehienbat ingelesez idatzi eta betidanik Apartheid delakoa gaitzetsi egin zuen aldetik. Orduan kazetari frantsesak honako hau bota egin zion: Surely one cannot write great poetry in dialect. Horrezkero Coetzeeren jarrera erabat aldatu zen, benetan asaldatu baitzen, betoskoa ipini eta ixilean geratu zen. Kazetariak ezin zuen ezer ulertu, zer dela eta jokabide hori. Coetzeeren laguna eta bere biografiarako elkarrizketatuak azaldu behar izan zion ondo asko frantses gaitzesle harroari:

I tried to explain tha Afrikaners became very emotional when their language was insulted, tha Breytenbach would probably have responded in the same way. But the journalist just shrugged. It made no sense, he said, to write in dialect when one had a world language at one´s disposal (actually he didn´t say a dialect, he said an obscure dialect, and he didn´t say a world language, he said a proper language, une vraie langue).

Jakina, Coetzeek ez du afrikanerez idazten, ingelesez baizik, oso ingeles txukuna, jasoa eta batez ere saritua. Baina, momentu hartan afrikaner hiztuna ere zen aldetik mindu egin zen maite ere zuen bere bigarren hizkuntza iraundu egin zuela frantsez kazetari harroputz hark. Kazetariak ez zuen ulertzen, ezin zuen egin, Coetzeeren haserrea, berak oso argi zuen afrikanera bezalako hizkuntza txiki eta bere ustez ere trakets batez idaztea denbora alperrik galtzea zela. Noski, ez dut uste gauza handirik gaineratzea merezi duenik. Oso ageri da zer da azpimarratu edo nabarmendu nahi dudana, frantses kazetariarena bezalako hizkuntza txiki edo gutxituekiko jarrera ezkorra, erdeinuzkoa, euskaldunok etengabe pairatzen duguna erdaldunen partetik gure hizkuntza ikasi eta jorratu nahi dugunean. Zertarako denbora alperrik galtzea gurea bezalako miloi bat hiztunetik beherako hizkuntza batez. Zertarako ere fratsesa edo gaztelera bezalako hizkuntza nazioartekoak, handiak, eskura izanda? Erantzuna ezin da zuzenagoa, zehatzagoa izan, liburuan bertan azaltzen baita, egia esan ekarri berri dut aipuan: emotional zaigulako, maite dugulako, sentimendua delako kontuan hartzen dena eta ez pragmatismoa, amodietan suertatu bezala, ez besterik. Haiek, jakina, ez diote euren buruari halako galderarik sekula egin behar izan, ez dute hautatu behar, ez dira elebidunak, ez dakite zer da diglosia berdin maite dituzun bi hizkuntza izanda, horrexegatik ezin dute ulertu, ez digute ulertzen, ez gara praktikoak, erromantiko porrokatuak baino, denbora alperrik galtzen ari direnak, txotxolo hutsak.

jueves, 28 de octubre de 2010

UNA DE ROMANOS


No comparto el rechazo snob a la televisión de tanto espíritu autotitulado de cultivado, finolis o aspirante a tal. No lo puedo hacer desde el momento que pertenezco a una de las primeras generaciones educadadas con/por la Tele porque he crecido con ella, por lo que forma parte de mi bagaje como persona y me ha acompañado en tantos y tantos buenos momentos. No obstante, reconozco y comparto la opinión de que la tele hoy en día es una mierda pinchado en un palo. Si bien, no tanto una cochinera con todo tipo inmundicias, que también, como un verdadero coñazo a falta del más mínimo sentido de la originalidad o ingenio. Cuantas más cadenas tenemos menos hay para elegir. En casi toda ellas imperan los programas basura donde la materia prima es siempre el lado más repulsivo del ser humano, el chisme, la maledicencia, el calumnia que algo queda, carnaza para los bajos instintos, la portería de toda la vida trasladada a la pantalla, ya dijo Umberto Eco que dejó de verla cuando se dio cuenta de que en lugar de salir en ella gente interesante con cosas que contar empezaron a salir tipos como su vecino del quinto con nada especial que decir. Y ya no es sólo que reine la infamia, la vulgaridad, la admiración por los sinvergúenzas, el regodeo de los analfabetos, el desprecio innato hacia cualquier forma de pensamiento inteligente, la pura nada. Es que incluso aquellos espacios en principio serios como los informativos apestan a más de lo mismo: el impacto sobre la noticia, la manipulación de los instintos, la exaltación de la bobería, la tergiversación a mayor glora del bando mediático de turno, propaganda por un tubo. En fin, para muestra de lo más de lo más cualquier informativo o programa de Telecinco.

No obstante, y partiendo de la idea de que para un servidor la televisión tiene que ser ante todo entretenimiento, no una prologanción del sistema educativo como promulgan algunos, siquiera a forma de relajo de las actividades que le ocupan a uno el resto del día, mira que no hay cosas o modos de cultivar el intelecto o disfrutar de la vida sin tener que sentarse delante de un televisor, películas que ver sin cortes publicitarios, partidos de fútbol en el bar de la esquina, mira que no hay bares que visitar o sitios para darse un garbeo, no desisto en buscar una serie que merezca la pena para los momentos de dolce fare niente, que es un género puramente televisivo y todavía más de entretenimiento.

De este modo hace unas semanas pude disfrutar de LOS PILARES DE LA TIERRA, basada en el coñazo supremo del bestsellero KetteFollen (que es como se le llama en mi ciudad tras la mandanga aquella de la continuación de los Pilares en un libro inspirado en la catedral de Santamaria de Vitoria y la paletada del político de turno de dedicarle al pavo por tan poco una estatua de bronce como si de un Aldecoa cualquiera se tratara, ya nos entendemos...). La serie está rodada por el siempre discutible y no menos efectivo Ridley Scott, garantía de que al menos lo estará bien y además con mimo. Y en efecto, si el libro es un tostón de mil pares de narices, pura farfulla impresa para amigos del dámelo todo hecho, la serie es una gozada como reconstrucción de época y desarrollo de personajes y guión. No es de extrañar que así sea porque, a parte de su director, que el libro de Ketefollen sea en realidad un extenso y pormenorizado guión cinematográfico antes que una verdadera novela, a la fuerza tiene que ayudar a ello. Ambiente, luz, ritmo, retrato de personajes, todo contribuía al desarrollo de una historia con tantas aristas argumentales y calado histórico que a la postre conseguía hacer olvidar más de una penosa actuación del jovencito de turno y no digamos ya las licencias de rigor. También hay que decir que como de costumbre la presencia de veteranos actores como Ian McShane o Donald Sutherland elevan y mucho el tono.

Pues dicho esto llegamos a la de romanos. El lunes estrenaron una producción española de época, Hispania, la cual se supone que cuenta los inicios de la rebelión de Viriato contra el invasor romano. Ya de entrada la publicidad de la serie era como para echarse a temblar. ¿Una producción española de romanos? Mucho habrían tenido que cambiar las cosas para algo bueno. Mucho habría tenido también que cambiar el tono habitual de las series españoles de los últimos tiempos para ver algo decente (sólo con pensar en la primera vez que me atreví a zapear Aguila Roja, una serie ambientada en el XVII en la que salen hasta vampiros y parece ser que de un éxito apabullante, me revuelvo en mi asiento de vergüenza ajena).

En efecto, dejando a un lado algunos aciertos como la caracterización de los legionarios romanos tal y como eran los del periodo republicano, cotas de malla y escudos redondos en lugar de aquellos del imaginario colectivo del periodo imperial que sacan en las procesiones de Semana Santa, la vestimenta ibérica de algunos hispanos con sus fibulas célticas, collares, muñequeras y demás bisutería de entonces, amén del recuerdo de la falcata como la peculiar y eficaz espada de los íberos, el resto es para echarse a llorar, o a jurar en hebreo, y no parar. Ya no es que se note desde el primer instante que las tropas de la batalla (real el episodio de la matanza de Galva) están generadas por el ordenador, es que la espectacularidad de la misma brilla por su ausencia, todo suena a cumplir el expediente lo menos ridículamente posible, y no, no cuela.

A partir de ese momento todo es un despropósito, desde las penosas, vergonzosas, caracterizaciones de los personajes, muchos de ellos con cortes de pelo de peluquería, limpitos como pocos por aquel entonces y con más pintas de venir de una fiesta de disfraces que otra cosa, a las actuaciones de los actores más jóvenes, que hablan, se mueven y hasta gesticulan como españoles ya no sólo del siglo XXI sino además de evidente extracción urbana como el Ballesta que sigue haciendo de macarra de Parla, o las supuestas heroinas que siguen siendo lolitas sin sex appeal conocido (coño, que estamos hablando de cabreros que andan por el monte como si fueran niñatos que estuvieran de viaje de fin de curso en Ibiza), la dramatización de unos diálogos imposibles en boca de una gente de entonces y que por momentos te hacen pensar en un capítulo de Sin Tetas no hay Paraiso, un guión de traca en que parece que han mezclado Robin Hood con Gladiator.

No hay ningún interés en ahondar en la historia real, en mostrar o simular cómo sería de verdad la sociedad "hispana" (esa es otra, Viriato y compañía son en todo momento los "hispanos", como si todos los habitantes de la Hispania romana hubieran sido iguales, como si la diversidad étnica de entonces no fuera tan rica y variada como la de ahora, como si no hubiera íberos, celtas o celtiberos, ilergetes, la civilación de Tartessos, cántabros, astures, caristios, várdulos o vascones, todos ellos con sus diferentes culturas y lenguas y, para no perder la costumbre, a palo limpio entre ellos. Pues eso, como si ya entonces hubiera una nación o pueblo "hispano", y no un conjunto de naciones o pueblos hispanos; no se nota ni nada la intencionalidad ideológica de la cosa, el "ya entonces eramos un todo", el grano de arena en lo de la conciencia nacional y demás prosopopeyas. Y sobre todo el omitir en todo momento la palabra lusitano, que es lo que en realidad era Viriato además del genérico hispano por haber nacido en la península que lleva su nombre, el pueblo celtíbero que habitaba el extremo oriental de ésta, y por lo tanto, y aunque ocupasen también amplias zonas de Extremadura y Castilla, antepasados directos de los actuales portugueses o lusoooooooooos).

En fin, mejor no hablar de la fotografía, luz, encuadres, todo de un plano que daba grima, de la ausencia total de interés por hacer un producto creible, digno, de la ramplonería absoluta de toda cuestión artística. Como que la serie sólo se salva por goleada Lluis Homar, puede que el único actor de verdad en toda la serie y que puesto a componer un personaje de malo malísimo lo borda aún a riesgo de caer por ratos en la caricatura. Porque los romanos en esta serie son malos malísimos, y los hispanos pues eso, buenos por principio, anda que no se han matado ni nada con el guión. Ni encuadres, luz, fotografía, na de na, un puro gorruño infumable más parecido al Asterix del cine que a Gladiator o la serie de Roma en la que decían inspirarse.

Y para más inri, ayer termina el segundo capítulo y a los de Antena 3 no se les ocurre otra cosa que estrenar el telefime inglés sobre Boudica, la reina de los icenos britanos que se rebeló contra los romanos, los machachó al principio y luego, como siempre, fue aniquilada por estos. No es que fuera una maravilla, pero como producto televisivo era de lo más digno, se notaba maestría cinematográfica y sobre todo interés, tanto en la ambientación como en la caracterización de los personajes, no digamos ya las batallas, vistosas y cuidadas como pocas, ni más ni menos que como nos tienen acostumbrados los productors de la BBC y en general cualquier producción histórica inglesa. No estuvieron muy finos, no, los de Antena 3 ofreciendo en bandeja a su público la onimosa comparación, a los que nos quedamos hasta la batalla final entre los britones y los romanos, una verdadera gozada visual y técnica, seguro que no nos cabe duda de quién salió ganando, estaba cantado.

Es obvio que no disponían de los 40 millones de euros de Los Pilares de la Tierra, que en España no hay actores jóvenes de verdad si no caras guapas, que gracias a la LOGSE y derivados tampoco el personal tiene un bagaje como para pejiqueras historicistas; pero, qué hostias, no hay serie por muy pobre de decorados o medios que no se salve con unas buenas actuaciones, con un guión como está mandado y no sólo una serie de topicazos encadenados uno detrás de otro, de situaciones más vistas que el tebeo, a destacar amagar con la visión de una teta o por el estilo, penoso. Y digo yo, si no sabes, no puedes o no tienes dinero para meterte en honduras de este tipo, dedícate a lo que sabes hacer bien, aquello con lo que triunfas, no importa que tengas que resucitar a los Serrano o grabar la enésima temporada de Aida, más vale malo conocido...


Si por mi fuera lo tengo muy claro, cogía al director, productor y todos los actores y los sometía a varias sesiones continuas de YO, CLAUDIO, a ver si aprendían cómo se puede hacer una serie memorable de romanos con cuatro perras sin caer en el más absoluto de los ridículos.

*Por cierto, no hemos hablado de la música, casi nunca se habla de ella, la de la serie inglesa era buenísima, hasta salió una pava cantando una balada galesa o por el estilo, la de la española ya decía mi señora que le recordaba por momentos a la de Tiburón de Spielberg.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El valor de una nación no es otra cosa que el valor de los individuos que la componen. Jonh Stuart Mill


No todo van a ser malas noticias, catastrofistas, descorazonadoras de esta cosa del ir tirando mal que bien, de la vida en suma. También de vez en cuando uno lee u oye noticias que le reconfortan y hasta le reconcilian con los de su especie, aunque sólo lo sea porque me reconozco tan idiota como para creer en la posibilidad, sólo lo remota que quieran otros, de una sociedad de ciudadanos libres e iguales en la que prime el respeto al individuo por encima de cualquier otra consideración de tipo ideológico, religioso, genérico o racial. Ni siquiera se trata de una utopia, sino más bien, o tan solo, de la aplicación o el respeto estricto a los principios de la Ilustración, el liberalismo del XIX y sobre todo el espíritu que éstos inspiraron a la mayoría de las constituciones de los paises democráticos de la segunda mitad del XX. Luego la realidad ya se encarga en desmoronar muchos de esos principios en su aspecto práctico, esto es, el día a día con sus infinitas injusticias, los abusos de los poderosos sobre los débiles y entre ellos a destacar la discriminación del prójimo por arbitrariedades tan nimias como el color de la piel, el sexo, el credo y aún hoy en día hasta por la orientación del voto.

Cuesta creerse esto de la sociedad, si no perfecta, sí al menos justa, la democracia como concepto no vale tanto como lugar común y poco más en el imaginario de la mayoría de nuestros conciudadanos, estos, cada día más desengañados de las inequidades del sistema y de las tropelías que muchos cometen en su nombre, apuestan por cosas que en apariencia son mucho más tangibles, pero al mismo tiempo también en esencia un paso atrás de vuelta hacia la caverna. Así pues, una vez más en lo que parece ser la montaña rusa del devenir histórico, parece que descendemos a pasos agigantados hacia unos de los momentos más bajos de las últimas épocas, uno en el que vuelven a estar en boga la intolerancia contra el extraño, el descrédito de la cosa pública en favor del mónteselo por su cuenta, no importa que vaya contra la ley mientras no te pillen, puede que mejor si va contra la ley, más listos somos, y sobre todo fiáte sólo de los que se le parezcan, de los que crees cercanos porque son de tu mismo pueblo, comparten tu misma religión o tienen tu mismo color de piel. Bienvenidos de vuelta a la tribu, como si siglos de civilización contra la barbarie, de pensamiento contra el fanatismo, de ciencia contra la oscuridad y las patochadas metafísicas de todo tipo, no hubieran cuajado del todo. Así toca desprestigiar la inteligencia, aborrecer de la cultura, desconfiar de la ciencia, chotearse a todas horas del argumento aristotélico de autoridad, creerse el rey ya no solo de su casa sino también de todo sitio allá donde se vaya.

Desbarro, ya lo sé, la culpa es de la cerveza Alhambra a estas horas inusitadamente soleadas de la tarde. El caso, insisto, es que también hay resquicios para la esperanza. Como en esa ciudad eslovena de Pirán que acaba de elegir de alcalde a un negro. Un detalle éste el del color de la piel del nuevo regidor que en un principio sería del todo intrascendente como si también fuera alto o bajo, rubio o moreno, flaco o gordo, con gafas o sin ellas. Pero todos sabemos que no lo es, que en la Europa por momentos cada vez menos ilustrada y más telelobotomizada, con un concepto de ser liberal que tengo para mí que el pobre Adam Smith o Jonh Stuart Mill se retorcerían en sus tumbas del disgusto, del asco incluso, lo que cada día cobra más importancia es sentirse a gusto, seguro, entre los iguales, los de tu mismo pueblo, credo o clase. Así que en cuanto el hombre de la calle cree haber encontrado un motivo para el rechazo enseguida recurre a lo que cree obvio, lo primero que salta a la vista, que no está la gente para perder el tiempo con honduras, puede que ni siquiera la hayan educado para entrar en éstas, por algo será. Y una vez soltado el exabrupto de rigor, sentenciado a determinado grupo étnico como si las culpas de unos pocos se convirtieran de inmediato en colectivas por ser quienes son o venir de donde vienen, luego ya echará mano de toda la hipocresía que haga falta para justificar lo que no quiso decir pero que aún así está convencido de ello porque de lo contrario mejor haber estado callado.

En Pirán -ciudad de la primera república en desgajarse la antigua Yugoslavia sin apenas pegar un tiro y que desde el primer momento miró hacia Europa dando la espalda a los Balcanes y sus patrias asesinas y enfrentadas entre ellas desde hace siglos por un quítame ahí esa mezquita, iglesia católica u ortodoxa- han elegido de alcalde a un señor cuyo color sólo es una anécdota, la verdadera noticia está en su origen foráneo: un africano que arribó a aquellas tierras para estudiar medicina y allí se quedó porque no tuvo motivos para regresar a su país sino más bien todo lo contrario, eligió lo que cualquier persona en sus cabales eligiría independientemente de los lazos de sangre o el amor más que subjetivo al lugar de origen; eligió la libertad y el bienestar. Claro que tampoco nos vamos a engañar, lo han elegido sin mirar en su color o en su pasaporte porque no han tenido motivos para hacerlo, ni una cosa ni la otra suponía una amenaza, por algo será. Hablamos de una persona no sólo integrada en su país de acogida sino que además se ha distinguido por su aportación a la sociedad de la que es parte de pleno derecho, faltaría más. Es un ciudadano, sólo que, al igual que otros son altos o bajos, rubios o morenos, gordos o flacos, con gafas o sin ellas, éste nació lejos de allí y además es negro. Lo dicho, una mera anécdota. Seguro que lo es, pero qué cojones, no vamos a negar que la vida en Piran se nos hace desde este momento mucho más simpática, acogedora, cercana, que en cualquier otra ciudad de la antigua Yugoslavia y por extensión de cualquier parte del mundo en las que las voces que más se oyen, que más dan la nota, suelen ser casi siempre la de los más borricos del lugar, algo así como la de un tan Anglada concejal de Vic y por el estilo.

martes, 26 de octubre de 2010

SOSPECHAS FILTRADAS


Es sin lugar a dudas la noticia de mayor calado de los últimos tiempos, y probablemente traerá mucha cola, o no, todo es posible en este mundo podrido. Otra cosa serán los intentos, ya desde el primer momento, por apagar la intensidad de su deflagración. Los diarios de la Guerra de Irak filtrados por Wikileaks son la prueba irrefutable de que los peores augurios, las sospechas más siniestras, lo que cualquiera podía esperar con solo repasar un manual de Historia, se han cumplido en lo que a mi juicio es el crimen contra la humanidad más significado de lo que llevamos de siglo.

Nos la vendieron del peor modo posible, al más genuino estilo del charlatán de feria que quiere hacer pasar su producto por exactamente todo lo contrario de lo que en realidad es. Empezaron ya mintiendo con la supuesta amenaza que exigía el inicio de la guerra sin más tardar. Unas armas de destrucción masiva que no existían, que ya se encargaron ellos de falsificar las pruebas, comprar testimonios, despistar. Luego, cuando ya no había armas tras las que escudarse, que si derrocar a Saddan, un tirano entre tantos y tantos, llevar la democracia, ¿por qué a Irak y no a otros paises? Como no colaba del todo ya sólo procedía recurrir a los más inclinados a apoyarles, esto es, al prietas las filas de sus votantes. Para ello apelaron a unos supuestos valores del Occidente exclusivamente cristiano, la lucha contra un terrorismo que en Irak sólo aparecíó cuando ellos ya habían llegado, incluso, ya sin caretas filantrópicas que ni el espectador más tonto de la FOX se las habría creído, directamente al lado más mezquino del ser humano, el beneficio seguro para los bolsillos de todo aquel que quisiera participar en el saqueo.

A eso nos apuntó un Aznar en la cumbre de su ensoberbecimiento, ya no solo contra la opinión mayoritaria del país, sino incluso contra de una gran parte de los suyos a los que sometió al silencio de su dedo acusador, conmigo o contra mí, no había opción para la desidencia entre los paladines de la libertad de puertas para fuera, todo ello a mayor gloria del Cesar con acento tejano. Visto desde la distancia hasta sumamente esclarecedora la manera vehemente, aparentemente convecida, sin fisuras, con la que defendían la guerra de Aznar tantos y tantos políticos del PP que luego han ido desdiciéndose a medida que los acontecimientos mostraban la hondura de la metedura de pata de su líder, algunos incluso aseguran que jamás estuvieron a favor, cuestión de disciplina, o más de miedo a moverse de la foto. Pasa en todos los partidos, como que no hay nada menos creible que el discurso o las declaraciones de un político, cuanto más convencido quiere hacernos creer que está de lo que habla, más desconfianza provoca, ¿a qué viene tanto enpeño?

Después los acontecimientos nos arrojaron a diario imágenes del infierno en nuestras pantallas de televisión o en las páginas de los periódicos. Toda la parafernalia neocolonianista del Pentágono se reveló lo que había sido desde un primer momento, pura y dura rapiña, a por el petróleo, hay para todos, sólo tienes que jurar lealtad al Imperio a cambio de sustanciosos contratos.

El resto es una sucesión de atropellos y muerte que los lacayos a su servicio han procurado ocultar, subestimar, confundir. Ya sólo les quedaba como aliado el tiempo que todo lo borra, el tiempo que en nuestra época parece ir tan rápido como ligera es la memoria de los pueblos.

Ahora vienen los de Wikileaks a mostrarnos las pruebas de que todo el horror del que todavía no habíamos sido informados ha sido mucho mayor del que imaginábamos como en toda guerra donde los escrúpulos junto con la verdad suelen ser las primeras bajas.

Pero no ha terminado la infamia, ahí están y estarán todos los intentos por parte de los sucesores al mando del Imperio para matar al mensajero, de hecho ya se han puesto a ello. Rebaten la legitimidad de las filtraciones, algo así como si los nazis hubieran puesto reparos a la revelación de sus atrocidades en los campos de concentración porque el informador se coló de extranjis en uno de ellos.
Y si no cuela o surge efecto todo el contraataque mediático contra los de Wikileaks, pues se recurre al juego todavía más sucio, si hace falta hasta se implica al estado sueco para que ensucie la imagen del principal responsable de la fuente, el jovial australiano Julian Assange, inventado una violación o las que hagan falta, vaya qué casualidad que el rostro más conocido de estos periodistas incontrolados sea precisamente un sádico sexual, no tienen poca suerte ni nada los del Pentágono. En fin, calumnia que algo queda, que a saber luego en qué da. Mientras tanto, y por que no hay mal que por bien no venga a los que pagan, siempre a los que pagan, leo el otro día en el periódico del de las pajaritas un retrato del tal Assange en el que éste aparece como un bicho raro que se esconde donde puede, que paga siempre al contado, no da la cara, parece ser que hasta le gusta el rock y suele vestir una chupa de cuero, cualquiera diría que nos están preparando para convencernos en breve de que también le va el sado. Y claro, me pregunto, a ver si va resultar que estar expuesto a una más que probable represalia por parte de los servicios secretos del país más poderoso del mundo lo convierte a uno en un excéntrico...

Menos mal que todavía hay justos en este mundo, ahí está el segundo del nuevo gobierno británico, el liberal Clegg, que a diferencia de su jefe, tan pragmático y leal él, dice que sí, que hay que investigar para llegar hasta el fondo de las posibles responsabilidades de los suyos.

¿Y en España? Por favor, cómo vamos a pensar en responsabilidades, aquí donde la conciencia moral como la memoria depende del bando o secta en el que esté cada cual, aquí donde la ética viene a ser una cuestión de cuatro tontos sin los debidos dedos de frente, aquí donde lo único que importa es el interés inmediato, todo se hace con dos cojones y un palito, donde el que exhibe sus debilidades da en mierda al instante, un país donde ya tenemos bastante con la matraca diaria de lo que somos o dejamos de ser, un país donde tienen que venir de fuera para decirnos que no estamos solos en el mundo ni somos tan maravillosos o especiales como nos creemos.

lunes, 25 de octubre de 2010

ETXEGOIENENA ZORIONDUZ


Badirudi aurtengo Euskadi Literatura Saria, euskarazko sailean, Fermin Etxegoienen Autokarabana nobelari eman diotela. Ederto, nik uste bete-betean asmatu dutela liburua benetako fenomenoa izan baita geure letra txikietan, agidanez hirugarren argitaraldia edo atera berri da. Liburuak baditu gainera ezaugarri ikaragarri baliotsuak, nolabait originak orain arte euskaraz idatzitakoan, besteak beste, edo agian nagusia, bere errealismoaren egiazkotasuna. Dena dela,gaur nagiak ezin atera nabilenez, eta Lertxundiren liburu sarituarekin egin bezala, blogeratzen dut berriro aspaldi egindako iruzkina. Badakit ez dela ezer apartekoa, nire iritziak-eta hutsaren hurrengoa direla eta nahi adina. Baina, azken urteotako Euskadi Literatura sariek salmenta kopuruarekin zein laudoriozko kritikarenarekin ere oso lotura handia, zuzena, dutela ematen du. Esan nahi dut gure neurriaren arabera askotxo argitaratzen dela, benetako harri bitxiak suertatzen direla, sikieran hiruzpalau urtero, beharbada ez dute merezi bezainbeste oihartzunik lortze, baina hala eta guztiz ere halako sari batez oihartzun hori sustatzea bai merezi egingo zutela. Eta jakina, ez naiz ari inondik ere nire purtzileria idatziaz, nork bere gauzen neurria ondo baino hobeto ezagutu behar du-eta, beste eta aginan benetako idazle saiatuago eta emankorrago batzuez baino. Edonola ere, hona hemen ditxosozko AUTOKARABAZ idatzi nuena behiala. Ezaguna da noraino bekaiztiak, mihigaiztoak, handiustekoak diren letreen errepublikakoak eta agian ere guztiz areago parte ere nahi izan dutenok.

AUTOKARABANAren noraeza edo

Badaukat hemen iruzkingai oso goraipatua izan den nobela bat. Esan dute, besteak beste, oso hizkera goxo, arin, kaleko liburua dela, baduela gue euskal gizartearen gaineko oso begirada sakon eta zorrotz bat, ezkutua edo erdi ezkutua dagoena taularatzen duena, besteak beste euskaldunon euskarakiko arduragabekeria zein itxurakeria, Etxegoienek ondotxo idatzi bezala ustezko atxikimenduaren azpian dagoen egia borobila, euskarari eutsi eta aldi berean erdaraz bizi den euskaldungoaren dikotomia eskizofrenikoa. Baina baldin badago itxurakeria horren adibide ezin argiagoa hori polarraren kultura da. Polarrak badu oso konotazio bitxia, alde batetik kirol edo mendi soineko antzekoa da, ematen du oso janzkera informala, jatorra, hemengoa, hots, edonoiz mendira joatekoa. Hala ere, polarraren azpian edo barruan badago beste ezaugarri ikaragarri egiazkoa, polarra ogia erosteko jantzia izan ohi da, polarrak gainera oso garestiak omen dira, polarrak adierazten du oso maila ekonomiko altua, oparoa, hain zuzen ere Debagoien aldean dagoena kooperatibismo urteen poderioz, eta horregatik ere oso janzkera jatorra eta demokratikoa omen delako, polarrak kooperatibismoaren ikurra dirudi edo dagoeneko bilakatu ote da.

Nobelaren nondiko norakoak, ordea, ez doaz nazioarteko literaturaren kanonetik oso urrun, gaur egungo antiheroi arrunt batenak dira, arrunt txepetxa dena ere ene ustez, bere herri kuttunetik at bizi, emaztearengandik banatuta, alaba nola edo hala zaindu eta gozatu nahi duena, lanari gorroto diona eta etorkizuna ez oso beltza edo iluna, lainotsua baino, hau da, gaur egungo bizimodu estresgarri edota asmaezinari aurre egin behar diona, hots, guztion antzera. Gaia, beraz, ezta oso apartekoa, beste literatura batzutan hamaika aldiz lehenago eta zihurraski hobeto jorratuta. Baina hortxe bertan dago gakoa, horretan datza gure salneurrien arabera nozituriko arrakastak, euskarazkoan gutxitan jorratzen diren gaiak direla eta batez ere euskaldunon eta batik bat euskararen kontuak direla neurri handi batean, besteak beste orain arte sakrilegio modukoak izango zirenak: "Arazo nagusia orain ez da erdaldunek ez dutela euskara nahi, baizik eta euskaldun askok "ezin dugula" euskerarekin. Erdaldunei botatzen diezue errua, begien aurrean daukazuen egia ikusi nahi ez duzuelako... eta azkenean ikusteko ez-gauza bilakatzen zarete."!

Euskarazkoan gure euskal gizartean bezala itxura nagusi da-eta, eta azken hau nolabait egiaztatzearren horra hor nobela honi egin zaizkion laudorioetako bat: bere euskara oso ulergarria, arina eta librea dela. Hau da, edozein literaturan ezinbestekoa dena gurea bitxia azaltzen da, estreinekoa balitz bezala orain arte ez ulergarri, ez arin eta ez libre idatzi baliz bezala. Benetan adierazgarria edo negargarria, betiere Krutwig edo bere ezpaleko gainontzeko euskaltzain talibanen itzala edonon.

Eta are adierazgarriagoa eta batez ere gogoetagarria suertatzen zait egileak liburuan egiten duen zenbait aipu edo: "Baditu -bere maitale nafarrak- berezitasun fisonomiko pertsonalak, nahiz Irantzuren arraza guztiz egokitzen zaion mikro-klimako ereduari, kutsatu gabeko Nafarroatik datorrelako" edota guztietatik samurrena "bere aitarekin ggoratu nintzen.
Ez da euskalduuna ez abertzalea, arraza aldetik "konturatu gabe" euskal herritar hutsa den arren, ierri ibarrean sortu zelako Nafarroatik kanpoko kutsaurarik gabe...
Pentsa dezagun euskaltegia bi urte eman dituen Bilboko norbaiti niriz eta demagun euskaraz moldatzea lortu duela pertsona horrek.
Okei.
Hemengo artaburu gehienentzat Bilboko hori zer eta Patxi Eugi pelotari nafar erdalduna baino "euskaldunagoa" omen da.
Ja!
Ez da nire kasua.
Eugi pelotaria ez ezik Irantzuren aita ere "errotuago" sentitzen dudalako hain zuzen euskara ikasi behar izan gabe..."

Hau ze demontre ote da, sabinokeria berriztatua?, behin berriro arraza kontuak beti gogoan Euskal Herriko gizadiaren aniztasuna aintzat hartzeko ez-gauza garelako? Sabinoren antzera hiria eta berarekin datorren guztia arrotz edo gutxienez "kutsaturik" begitantzen zaigulako, eta horregatik uste eta nahiago ditugu Ierrin sortutako euskal arrazako nafar peto-petoak? Benetan xelebrea Etxegoienen gogoeta hau, benetan ikaratzekoa ere zenbait euskaldunen arrazakeriazaletasun berezkoa, eta batez ere benetan deitoragarria euskaldunon ezgaitasuna E.Hko gizadia den bezala behingoz onartzeko eta kitto, horrexegatik herri alu hau behin eta berrio desegin eta erakin behar delakoan daude.

Dena dela, Autokarabana delako honek merezi du eskeintzen duen irakurketa goxoa, arina eta batez ere gogoetagarria.



*Portzierto, eztakit hor nonbait azpimarratu dudan, baina gogoratu beharrean nago nire ustetan AUTOKARABANA liburuaren asmatzerik handiena hizkuntzaren erabilera eta agian hizkera arinago/jatorrago baten aldarrikapena ere omen direla.

domingo, 24 de octubre de 2010

ES TRISTE DE PEDIR, PERO CASI LO ES MÁS QUE TE DEN UN PRINCIPE DE ASTURIAS...


El pasado viernes a la tarde veníamos de paseo justo en el momento en el que la mayoría de los premiados con los Príncipe de Asturias se dirigían al Hotel Reconquista de vuelta de la ceremonia de entrega. Una muchedumbre congregada para la ocasión tras unas vallas azul astur, esperaba ansiosa la llegada de famosillos para proceder a una especie de liturgia laica muy de nuestro dos últimos siglos de preeminencia del gusto de las masas ante todas las cosas. La cosa consistía en corear, o ya directamente berrear, los nombres de los personajes que las diferentes limusinas negras iban depositando frente a la entrada al Reconquista. De ese modo pudimos asistir al curioso, a veces divertido y siempre sumamente revelador espectáculo del vitorear a los protagonistas del evento de acuerdo con la popularidad de cada cual o la simpatía que genera entre el público asistente. Un espectáculo que nos retrotrae inexorablemente al circo romano, los torneos medievales o la alfonbra roja de los Oscars en los que los héroes de cada ramo recibían una cascada de vítores como recompensa por sus hazañas.

En el caso del Reconquista, y dejando a un lado la avalancha de emociones monárquicas que provocaron los príncipes de Asturias, qué guapín es él y qué estilo tiene ella, oh, y pobretines, mira todo lo que tienen que aguantar, claro, claro, casi que los explotan a los pobres, cómo tienen tanto que hacer y tan duro, luego a Lastres a hacer el bobo otro rato, no sé cómo no se hernian..., los aplausos eran de los más comedidos ante la llegada de los diferentes premiados, aplausos que sólo arreciaban un poco cuando aparecía alguno de cierta repercusión mediática como ese vendedor de bondades identitarias y policulturalidades varias que es el pergeñador de exitosos ensayos llamado Amín Maalouf. El resto de los premiados se tuvo que conformar con unos cuantos aplausos tan tímidos como breves. Eso hasta que llegaron, no sé exactamente si los de Investigación Científica y Técnica, David Julius, Baruch Minke y Linda Watkins, o los de la Organización Nacional de transplantes y The Transplantion Society con el Matasanz a la cabeza, y se encontraron que los recibían con un aluvión de aplausos, silbidos y piropos, que se les notaba que no se lo esperaban, ni siquiera se lo creían, o sí, a saber, puede que el público asturiano fuera de tal nivel, de una sensibilidad inusitada ante la ciencia o la investigación, quién lo diría en el país del unamuniano que inventen ellos, que en efecto, por fin eran objeto del agradecimiento, qué digo, del fervor popular por tantos años de esfuerzos y sacrificios encerrados en un siempre lúgubre laboratorio en beneficio de la humanidad, qué gente tan maravillosa que aplaudía al paso de unos humildes científicos. Pues no, y mira que me dio pena de lo emocionada que veía también a mi señora, la cual trabaja en esta cosa de la investigación científica y tal, pero todos aquellos vítores no estaban destinados a los científicos e instituciones premiadas, sino que más bien eran un anticipo de los que vendrían más tarde, ya a lo apoteósico, con los jugadores de la selección española como únicos destinatarios, los cuales, para más inri, todavía ni siquiera habían descendido de sus limusinas. Pero claro, como se había corrido la voz de que eran los siguientes en llegar por detrás de esos otros señores tan serios y desconocidos, tan tristes, pues eso, que la masa congregada apenas pudo aguantar más tanta emoción contenida después de horas de espera, y si hay que aclamar a un coche negro, pues se aclama, campeones, campeones..., ya habrá tiempo luego para los primeros orgasmos de muchas de las adolescentes vocingleras que esperaban a Casillas o la histeria desbocada de los demás seguidores de la Roja como en una borrachera ininterrumpida desde el final del Mundial, ¡yo soy español, español!.

Y es que dónde van a parar un Julius, Matasanz, Minke o Watkins, ¿estos en qué equipo juegan?, en comparación con unos Casillas, Lorente, Reina, Mata o un Xavi. Sólo hay que ver las portadas de todos los periódicos y adivinar quién saldría en primer lugar si un año les dieran el premio respectivamente al descubridor de la vacuna contra todo tipo de cánceres y al Mourinho como el mejor entrenador de fútbol de las últimas décadas.

Yo ya para el año que viene sugiero que eliminen de una vez por todas los premios a disciplinas tan poco vistosas y sobre todo rentables mediática y hasta turísticamente, como los de ciencia, investigacíón, ayuda al desarrollo o cualquier otra pijada. Que los sustituyan, en vista de la cantidad de páginas dedicadas a los trapitos que lucía el personal para la gala, por los de moda y pasarela o gastronomía. Y ya puestos, que el de Comunicación se lo den sin mayores dilaciones ni rodeos a la Belén Esteban; esos sí que iban a ser unos premios de relumbrón...

sábado, 23 de octubre de 2010

EUROPEAN GREEN CAPITAL





Sé que a primera línea puede parecer una noticia puramente terruñal, local y poco más, pero no es así,se trata de celebrar el nombramiento este jueves en Estocolmo de mi ciudad como EUROPEAN GREEN CAPITAL, sede de todo el rollo verde-ecológigo-sostenible para el 2010, esto frente a ciudades como Barcelona, Nantes, Reyjkavik o Mälmo. Un título que dejará indiferente a la mayoría que nos leen, pero que aún así significa la presencia en primera línea del escaparate internacional de una pequeña ciudad española de 250.000 habitantes. La cosa traerá congresos y jolgorios varios relacionados con lo verde, pero sobre todo la exportación-publicitación de nuestra ciudad como modelo de gestión eco-sostenible más allá de la también pequeña Europa.

Y qué tiene de especial esta pequeña ciudad del norte de España, capital artificial de un país singular que decía la canción, ensimismada en su propio alto nivel de vida, secularmente acomplejada por su vecina Bilbao, incapaz de quitarse del todo ese espíritu cerril y rústico que nuestros padres trajeron del campo a la ciudad, ciudad antaño lévitica de curas y militares y hoy otro tanto de levítica pero ya de funcionarios y políticos vascongados, ciudad en la que conviven el hálito de la rutina de su centro decimonónico con su particular tontódromo provinciano, su casco viejo en eterno despegue turístico con borrón y cuenta nueva tras años de insurgencia de pacotilla, el potencial económico de las empresas con horizontes internacionales de sus amplios polígonos industriales. Pues que durante décadas ha mimado y potenciado una ciudad llena de espacios verdes, La Florida, Arriaga, San Martín, El Prado, Aranbizkarra. ... que fue la primera en poner coto al automovil, en realidad la primera en muchas cosas a las que luego se han apuntado otras pero que en su tiempo les sonaban a pijadas al por mayor, a jugar a ser más europeos que los de Munich, primera en ofrecer alternativas al transporte privado con el tranvia como colofón de todas estas, ciudad de bicicleros y bidegorris (carriles para bicis) en cuidar desde la calidad del agua que bebemos al del aire que respiramos, a potenciar el deporte hasta extremos de demencia enchandalada, centros cívicos en cada barrio y equipados con todo, a la gestión concienciada de sus residuos, a la oferta de itinerarios y areas de expansión en los alrededores campestres, y sobre todo, a la creación de un anillo verde que rodea la ciudad en una sucesión de parques periurbanos, Salburua, Zabalgana, Armentia, Olarizu, Gamarra, paseos alrededor del río Zadorra, humedales donde anidan multitud de especies, donde pastan ciervos, pasean jubilados, follan unos pocos entre los matorrales, bosques de quejigos, arces, zarzamoras, majuelos, hayas, acebos, zurbales (serbales), brezos, escobizos con sus ciervos, jabalíes, ardillicas, kirikios, sagundillas, micharros, rapaces, jilgueros, pinzones, petirrojos, carboneros sin Iker Casillas y otros bichejos, rios y arroyos con sus loinas y ezkallus...

Está bien, muy bien, que de vez en cuando haya noticias que celebrar, luego a saber en qué da la cosa ésta de la ciudad verde europea, que seguro que da en algo, siquiera la propina en beneficio de la hosteleria local, fijo que a los que vengan con la tarjeta del congreso correspondiente colgada del cuello los van a forrar, hasta los pasearán hasta alguna bodega de la Rioja Alavesa para lo de rematar la faena en plan ecológico y tal, entre viñedos, hasta se les puede dar una vuelta por todo el patrimonio artístico-histórico que parece que sólo se empeñan en conocer cuatro gatos, desde los dólmenes a las bodegas de diseño pasando por todo el románico-gotico y lo que se tercie, será por iglesias...

En fin, que como este blog va de quejas de lo único que puedo quejarme es de la habitual indolencia de mis paisanos hacia las cosas de su ciudad, ese no saber o no querer lo propio, el no molestarse incluso en conocerlo y aún así renegar de todo, esa irritante tendencia a verse siempre en pequeño, a poner pegas por todo o discutir pijadas,no darse ni la importancia que se merece. Puede que sea una actitud como respuesta a la insoportable vanagloria de nuestros vecinos bilbainos, la reacción natural ante la vergüenza ajena que provocan estos con su infinita y vacua arrogancia, será también que muchos vitorianos ni siquiera se sienten como tales incluso habiendo pasado más de tres cuartas partes de su vida en la ciudad, que su horizonte vital, emotivo, ciudadano, sigue siendo el pueblo del que salieron en exclusiva, será también que en eso consiste el abismo generacional entre estos y sus hijos o nietos que han disfrutado desde pequeños de un nivel de vida que para sí quisieran otros menos pejigueros, será que hay que salir fuera para empezar a apreciar lo propio.

De todos modos, cómo de merecido e importante será la cosa que hasta el impresentable de Azkuna se ha dignado en felicitarnos...

viernes, 22 de octubre de 2010

ECOUTEZ LE COLERE DU PEUPLE!!!


El sociólogo francés y Premio de Asturias de Comunicación de este año (tamos de premius, oh) Alain Touraine, un señor que se ha especializado en estudiar los movimientos sociales franceses y que se hizo famoso por un famoso y muy crítico ensayo titulado L´aprés-socialisme, ofrece su particular versión de lo que está ocurriendo estos días en su país y que tanto nos llama la atención en comparación con lo ocurrido en España durante y después del fracaso de la Huelga General:

El tema central es que otra vez Francia está demostrando su incapacidad y su oposición a cualquier tipo de proceso de negociación social. Francia desde hace siglos nunca ha pensado en términos sociales, en procesos sociales de negociación y debate. Ahora vivimos un tema muy importante que es el papel del trabajo. Vivimos más años y cómo adaptamos la edad de jubilación, la actividad de los viejos y de los jóvenes, si los jóvenes tendrán que esperar mucho para trabajar. Tampoco podemos hablar de trabajo sin hablar de precariedad y no podemos hablar de precariedad sin decir que tres cuartas partes de los que trabajan en precario son mujeres, que no recibirán su pensión completa ni a los 67 años. Desde 1945, cuando se asentaron las bases sociales, en un debate que duró dos años, no se ha vuelto a hacer. En Francia los sindicatos son débiles. Esta es una oportunidad formidable para reivindicar el debate. Pero la mayor parte de los que acusan al Gobierno quiere un sí o un no. Se vota o se elimina. Francia se encuentra en su sitio favorito, enfrentada. Lo único que hay que ver es quién resiste más.

Pues será eso, que a saber, por mucho que uno siga la actualidad del país vecino desde sus periódicos, por mucho que me apasione de siempre lo que ocurre a ese otro lado de los Pirineos, durante mucho tiempo el reverso en tantas cosas de lo que éramos o somos, la verdad es que estas cosas como en tantas otras lo más sensato ver, leer y callar, no se nos vaya a escapar una opinión o una sentencia sobre una realidad que en general nos es ajena, y a veces y por eso que ya he señalado del reverso, hasta exótica.

Otra cosa es que a la vista de las imágenes de las movidas reividincativas, o ya directamente subversivas, que aparecen en las pantallas y fotos de los periódicos, uno, que ya ha dado en maduro que cuestiona todo y en especial su pasado, que de puro escéptico, cínico incluso, y cada vez más individualista y equidistante con todo, no pueda substraerse a la nostalgia, boba de necesidad, de mis años mozos, años de manifa por semana, los de las movidas estudiantiles y antimilitares que entonces movilizaron a casi toda la muchachada hispana, sindicatos de estudiantes y el Cojo Manteca de por medio. Protestas que tenían mucho de jarana de día de fiesta, de sacar nuestra juventud a pegar saltos y berrear menos militares y más lapices, esos de marrón de qué colegio son, tanques sí pero de cerveza... Fueron jornadas de mucha adrenalina y testosterona adolescente, lo pasamos de cine, aquellos sí que eran macrobotellones, y además hacíamos ejercicio dando brincos o pegándonos carreras delante de la policía. Y éramos tantos, todos los matriculados donde fuera, que hasta creíamos, como hoy creen los mozalbetes franceses, que íbamos a parar la aplicación de ésta o cualquier otra LOGSE. El que de joven no ha sido un poco... de todo.

Aquello tenía mucho de emulación de Mayo 68 sin que la inmensa mayoría de los congregados tuviera ni pajolera idea de qué había sido aquello, no lo habiamos vivido, algunos ni siquiera habían oído hablar a sus mayores de ello porque estos habían estado a otras cosas más de españoles de su época, a vivir que no es poco.
Se parecía por la inocencia, ingenuidad y también la frescura de los planteamientos y de las proclamas, por el halo festivo que envolvía todo.

Luego también se desmadraba la cosa, o más bien ya se encargaban de ello el Cojo Manteca y todos los reventadores profesionales o casi para los que la violencia era un fin en sí mismo; si no había hostias como que no había merecido la pena salir a la calle, perder una hermosa mañana de botellón.

En el terruño las cosas fueron un tanto diferentes, los reventadores no eran tan espontáneos como pretendían, estaban organizados por los de siempre, los lapices y las becas se mezclaban con la matraca abertzal-socialista, si al sur del Ebro pedían una cosa a este otro lado casi siempre era el doble y vasco de cojones, que se note que somos diferentes, la independentzia era el bálsamo para todo, no importaba que estuviéramos hablando de la selectividad o la abolición de la mili, ya se encargaban los de siempre de que la protesta enlazara indefectiblemente, siquiera por los pelos, con los derechos de un pequeño pueblo oprimido que luchaba antes, ahora y siempre contra el invasor, Asterix y compañía hasta en la sopa, qué murga, pero qué murga, al día siguiente de la independentzia aquella se iba a acabar hasta el cáncer.

Y como todo se mezclaba con la matraca famosa, no tardaban en caer las hostias de rigor, palos y pedradas desde cada extremo de la calle, carreras arriba y abajo, la protesta festiva y reivindicativa se convirtía en batalla campal en lo que se tarda en echar un par de cócteles molotov a una furgona policial o apedrear una sede oficial. Y lo peor es que estábamos acostumbrados, era lo natural ya que si aquellas jaranas estudiantiles sólo supusieron un alto en lo que al sur del Ebro parecía ser la plácida rutina academica, apenas un par de semanas de estado de excepción, ya volveréis a clase, ya... En el terruño no, en el txoko las movidas estudiantiles de los ochenta apenas representaron un hito en medio de lo que para nosotros era una rutina de manifas, sentadas, pitadas o lo que fuera de cada semana, por temporadas incluso diarias. Todo ello a rebufo de una actualidad marcada de seguido por la violencia, un día a la calle porque habían matado a un inocente de un tiro en la nuca o una bomba lapa, secuestraban a un empresario o explotaba un coche bomba junto a una sede oficial o lo que fuera, y otro también porque un detenido había aparecido ahogado en un río con las manos atadas a la espalda, a otro le había dado un infarto mientras lo interrogaban o unos mercenarios franceses se dedicaban a hacer su particular limpieza al otro lado de la muga bajo las órdenes de un comisario gallego, chuloputas y con las luces justas para saber que años después tenía que callar de dónde venían las órdenes y el dinero para contribuir con su grano de arena a que el lodazal vasco todavía se enguarrara más por culpa del GAL y otras geniales ocurrencias de los aparatos del estado, y cuyo principal beneficiado, por cierto, no fue otro que la propia ETA y su entorno.

Entretanto huelgas escolares cada semana, a sacar a la gente aunque fuera a hostias, berrear, apedrear, lanzar de todo por el centro, otro tanto de broncas en lo viejo, la tensión entre los que querían forzar la voluntad del prójimo para que se sumaran de buen grado o no a sus intereses, la violencia indiscriminada de las supuestas fuerzas de orden sobre todo joven que se pusiera a su alcance, pelotazos, botes de humo, cockteles molotov, adoquines, sirenas a todas horas, ambulancias, pasamontañas y palestinos, coches volcados, barricadas en lo viejo, redadas en los bares, palizas en las furgonas, cristales rotos, cabinas quemadas, carreras de un lado a otro, siempre en medio de unos y otros, el miedo y la rabia por las paredes, el absurdo en todas partes, el hartazgo en suma. Aquello ya no era el alegre Mayo 68, la imaginación al poder y prohibido prohibir, aquella violenta cotidianidad de nuestros años mozos se asemejaba más a un Bloody Sunday norirlandés semanal, vosotros fascistas sois los terroristas, ETA mátalos y jotake irabazi arte (sin tregua ni pausa hasta la victoria). A ver si no va a ser nostalgia, si sólo es alivio.

miércoles, 20 de octubre de 2010

AT THE RISING OF THE MOON


Behin berriro Dublin gogora ekarrita, kutxa txoxolak du errua, bart hunkitu nintzen, gaur goizetik irla esmeraldako musika etengabe entzunez, foggy few ene bihotzean, oroitzapenak erreskadan, ene biziaren urterik onenak, bizienak behintzat, orduko gazte alaia et gaurko heldu tristea, urte gazteak, urte bipilenak, arinenak, urte azkarrak, erreak, mozkorrak ere bai, oso mozkorrak, Dublineko pubezulo porrokatua bilakatu ginen, burua edozein saltsatan sartua, pintak hurrenez hurren eguneroko eta egundoko atxurra harrapatu arte, beti berbetan, txantxetan, kantetan eta txitean pitean ere nesketan, noizik behin ere gogora ekartzen dut, kakanarrua halakoa, nire onetik atera ohi ninduena, nik etengabe zirika egiten nuena, betiere elkarri mokoka, baita elkarren eskutik oratuta hirian barrena pasiatzen, O´Donnell, Grafton, Temple Barreko gau luze eta hezeak, penike erdiaren zubi gaineko gauean konturatu nintzen nola edo hala estimatzen nuela, sikieran apurtxo bat bakarrik. Eta kaleak, gora eta behera, hiri beltz eta hitsa, inondik ezin suma zitekeen geroko aldaketa irakagarria, egunetik egunera aberats berriak, lana edonon, agur aspaldiko sasiko lan aspergarriei, agur aspaldiko bizimodu nekosoari, aurrerantzean denok esne mamitan bezala, baina ez zen egia, ametsa bukatu egin da, atzera begiratu behar dute etorkizuna iraganeko ispiluan ikustearren.

Bien bitartean atzo ikusi nuen behin berriro nire burua zingira zikineko hiriko kaleetan zehar, DARTean sartuta hegoalderantzeko bidean, Ulyssen bertan agertzen den hondartzatik ibiliz, bazirudien Dedalus eta enparatuen urratsen atzetik genbiltzala, nasako harkaitzetan eserita itsas/hodeiertzera begira, ametsak genituen, egitasmoak etorkizunerako, behar beste kemena, ez dut uste elkarri ere promesak egin genizkionik. Gazteak ginen, gutako batzuek mundua ere aldatu nahi zuten, etorkizunak ordea aldatu gintuen, patuak izorratu, orainaldia ezta makala,ez nuke sekula halakorik esango, zoriontsua naiz, oso gainera, baina beharbada ez orduan izan nintzen bezainbeste, gaztea nintzela, zoroa, katerik gabekoa. Halakoak ere ginen O´Donaghue´seko patioan zurezko aulki batean esertzen ginenean pinta bat Guinness eskuan eta oina beti dantzan gauero biltzen ziren musikarien emaitza zoliari segika...at the rising of moon.

martes, 19 de octubre de 2010

NO SE PUEDE SER TAN TXOTXOLA


De regreso a casa, justo cuando voy a girar para meter el coche en el garaje, un coche que me bloquea la entrada mientras espera a que el semáforo se ponga en rojo. Como tiene espacio de sobra para dejarme pasar le hago un gesto con la cabeza para que por favor se adelante un poco. Ni puto caso. Entonces reparo que dentro hay una chica rubia, muy joven, muy guapa, muy estilosa todo ella. Me mira con disgusto y al rato gira la cabeza, de nuevo ni puto caso. Yo insisto con el claxón, qué coño, es su obligación dejarme pasar si hay sitio. La pava que me vuelve a mirar toda indignada, qué querrá ese baboso, es que voy a tener que hacer caso a todos los viejosverdes que se extasían con mi belleza en la plenitud de mi vida o qué, si se le nota en el careto que es uno de esos maduros salidorros, insatisfechos, pajilleros a los cuarenta, como me vuelva a pitar llamo a un guardia. Y como insisto con la bocina la candidata a joven ejecutiva del año me vuelve a mirar toda digna como si ya hubiera rebasado el límite de lo libidinosamente aceptable. Entonces va la pava y se da cuenta de que, vaya por dónde, que va a ser que no me la quiero subir a un hotel o nada parecido, ni siquiero babeo ante su insultante lozanía como todo tío permanentemente en celo, que igual hasta no es verdad aquello de que todo hombre es un violador en potencia, que sólo quiero que me deje entrar al garaje. Exacto, que más que potxola eres una txotxola, lo que en mi tierra suele significar algo así como "de lo guapa que te crees pareces boba". Pues eso, en la plenitud de su bobería.

HIPOTECAS


Un juez sevillano declara ilegal los techos hasta los que la hipoteca puede bajar en caso de devaluación. Bien, ayer leía la noticia de que Correa, sí, el bolivariano y todo lo que se quiera, el de la mascarada de hace unas semanas con hipotético golpe de estado de por medio y mucho teatro por su parte, ¡disparen al presidente, mátenme, carajos!, que denuncia el embargo de bienes de sus compatriotas en España por parte de los bancos que los hipotecaron a sabiendas de que la mayoría de ellos malamente podía hacer frente a sus pagos al menor vaivén económico, qué decir entonces del terromoto financiero que hemos vivido. Denuncia Correa que la legislación española permite hacer frente a la deuda no sólo con el objeto de la misma, sino echando mano de cualquier patrimonio del deudor. De modo que si el precio actual de la vivienda embargada se ha devaluado hasta el punto de que el desgraciado que la pierde todavía tiene que seguir pagando, pues ya han dicho los bancos españoles que si hace falta cruzan el charco para embargar lo que sea, la codicia no tiene fronteras y los bancos todavía menos tapujos siempre que se trate de cobrar lo que vendieron de modo tan sugerente a tanta gente influenciable, indocumentada, ingenua, joven.

Ahora que se jodan, dicen los de la simpatía eternamente impostada, directores de sucursales, sus charlatanes con escritorio y mucho, mucha clase media-alta que mira con desprecio a toda esta gente, la nueva masa de desheradados, el proletariado hipotecado para los restos, la nueva y muy sibilina eclavitud por deudas a imagen y semejanza de aquella del periodo clásico. Los desprecian porque se resisten a apechugar con lo peor de una crisis que a ellos sólo les ha supuesto la privación de algunos caprichos, porque a la vista de lo que ha ocurrido los juzgan los nuevos primos del tocomocho, culpables de haber querido aspirar a un modo de vida de clase media que por su origen y trabajo piensan que les debía haber sido vedado ya antes de entrar por la aduana o por donde fuera. Que su vuelvan a su país ahora que aquí ya no tienen nada que hacer, ahora que ya los hemos explotado a conciencia, antes incluso de que les acaben de dar unos papeles que podían haberles servido para cobrar igual que un nacional, no vaya a ser que luego encima se queden y se pongan a parir morenitos por un tubo, que nos afeen las calles con sus latinkings en serie. Alguien tiene que pagar el desaguisado inmobiliario y quién mejor que ellos que no parecen enterarse de nada, que son sumisos por ignorancia de sus derechos, que siempre tienen la amenaza de una orden de expulsión a la vuelta de la esquina por si les da por ponerse tontos, ciudadanos.

No lo van a pagar los constructores/especuladores, los bancos, los ayuntamientos del autopelotazo. Todo sea por el libre mercado entendendido del modo que mejor pueda beneficiar a los de siempre, los controles del mismo o la correpción de sus excesos son cosa de peligrosos comunistas desfasados que quieren acabar con la libertad individual del que cree que eso significa vivir en sociedad pudiendo hacer lo que te dé la real gana, ya sea poniéndote la ley por montera o con derecho a la compra-venta de tu propia madre. Ya se encargarán los exégetas a sueldo de los amos del cotarro de aplacar las malas conciencias de la clase media atónita ante tanto atropello, de convencerles de que para ser demócratas de toda la vida y sobre todo modernos hay que tragar con todo lo que venga de unos fililusteros de cuello blanco que a la vez que dicen que las autoridades competentes no deben interferir en sus actividad rapiñera. Seguro que en unos pocos días salen los bancos norteamericanos que efectuaban embargos ilegales a decir que no responden por ello, que o se les ayuda de nuevo a cargo del Tesoro o llevan a juicio a los propios estafados por atentar contra su dignidad como piratas de traje y corbata, anda que no tienen pocos abogados ni nada para conseguirlo.

Que nadie les toque mientras ponen en la puta calle a cientos de desgraciados, condenan a la miseria a familias enteras, las empujan al pricipicio. Eso mientras no haya que volver a presentar balance para poner el cazo a cuenta de los presupuestos del estado, inyéctame capital que si no me muero, sávame soy un naúfrago. Nunca al revés, liberalismo de una sola dirección, intervencionismo otro tanto, siempre en la dirección del poderoso, no vaya a ser que la cosa no fluya, dicen que si se para lo hacemos todos, seguro que ellos salen corriendo.

Yo quisiera escribir todos los días entradas divertidas, insustancialidades por un tubo, cibercachondeo a todas horas. Pero como soy un puto ignorante de mierda me vendieron que el estado debía socorrer a la banca a cambio de nada, y ésta, ni corta ni perezosa, no sólo no devuelve lo prestado, a algunos ni les hacía falta como bien se jactaron, se chotearon, aquellos directivos de CAJA NAVARRA en un video presumiento de que el Estado les había llenado las arcas y que casi que no sabían qué iban a hacer con tanto dinero, tampoco era cuestión de empezar a regalar créditos ahora que se tenía la escusa para apretar bien al cliente por los huevos, algunos incluso han aumentado su sueldo de altos cargos, sino que encima se ceba con la gente más desprotegida porque para ellos no hay excepción que valga, administración que los ampare, al menos no a este lado del charco.

lunes, 18 de octubre de 2010

BIHOTZERREA


Gaztetan, gazteagoa nintzela, saiatzen nintzen asteburuero zenbat eta neskatoen bihotz geixen apurtzen, beti alperrik, beti aldrebes, haiek ziren, takian-potian egixa esanda, apurketan zustiena. Gaur egun, hain gaztia enazela, ezdot ezelako edo inoren bihotzik apurketan, eztustie neuri ukiten be, badau gainera neskato bat aspaldi apurtu zustana eta berak dauko ondo gordeta auskalo non. Baina erre bai, neure bihotza bera erreketan dot behin baino geixotan. Juendako zapatuen gogotik erre nauen lagun batzuenian, Cava eztakitx zenbat botilaren laguntzaz, ixa ustekabian, ez nintzela konturaketan botila hutsik zeuen ala atara barria, beste bat?, tira, zergatxik ez, ederto, topa daigun, txin-txin atxurraren hotsa. Baia, aizu motel!, gabian sumendi bihurtuta, ohean etengabe bueltaka, tripa lehertzekotan, zelako bihotzerrea, ondo kiskalita esango nauke nik. Bixamuna edarra be, erabat izorratua, birrindua, akabatua, ohetik ezin jaiki, ezer probetxuzkorik egiteko gogorik ez, egun osuan etxetik urten barik, edonon etzina aieneka, gutxienez domekia enetako, libre, baia zelako bihotzerrea, zelako ajia, zelako ondoeza ez dakidala zenbat eta zelako tontakerixak bota nittuen lagunenian. Ageri da zahartzearen zantzu saihestezina, ageri da be noxbait nahikoa esan beharrian nagoela patetikoana beste behin ez egite aldera. Zin dagit neure ispiluko irudi penagarrian aurrian ez dodala barriro hainbeste zurrupatuko. Oraingoz behintzet bizarra moztu/kendu dot, eztakitx zer dala eta, zetako edo, baia bizi barria, muxu garbia.

sábado, 16 de octubre de 2010

EL BOTXO SOLO ANTE EL PELIGRO AMARILLO


Mi amigo Ptx me manda lo que sigue creyéndolo un chiste cuando se trata en realidad de un proyecto olvidado de un tal Azkuna...

Queriendo potenciar el turismo, el alcalde de Bilbao decide hacer algo para llamar la atención del mundo.
Llama a los funcionarios del Ayuntamiento y al jefe de la policía local y les ordena enviar un telegrama a Pekín declarando la guerra.

Se recibe el telegrama, y el presidente de China pregunta a sus generales: Bilbao nos declara la guerra...., ¿dónde está Bilbao....

Después de 4 horas localizando al belicoso país, encuentran que Bilbao es una pequeña ciudad, semejante a la cagada de una mosca en el mapamundi, ubicada al Norte de España.

Analizando el riesgo de semejante conflicto bélico, las autoridades militares chinas deciden aceptar la guerra.

El presidente llama a su secretaria y le ordena:
-- Contéstele al gobierno local Bilbaíno y dígale que aceptamos guerra, y que además, nos digan con que potencial militar cuentan.

Se recibe el telegrama en Bilbao. Después de leerlo, el alcalde le dice a un funcionario del Ayuntamiento:
--Vamos a contestarle a esa gente: Contamos con 1.200 policías locales, 800 bomberos, 1.300 pistolas, diez escopetas de caza, 300 coches de policía, tres gabarras y dos lanchas neumáticas con motor fuera borda; además, la Defensa Civil la componemos: el alcalde, 10 funcionarios y los jubilados de los hogares del pensionista; envíeselo y que nos digan ellos con que cuentan para hacernos frente.

Respuesta de China:
--Contamos con 27 millones de soldados, 120 mil oficiales, 24 generales y 6 Almirantes, 200 mil cañones, 25 mil tanques, 36 mil aviones, 150 submarinos, 30 portaaviones, 18 buques cisternas todo dirigido por satélite.

Se recibe el telegrama en Bilbao.

Respuesta del Alcalde:
--Bilbao no acepta la guerra por no tener sitio para tantos prisioneros.

MI PRIMER CUENTO


Tarde en el Parque del Infierno, sección libros infantiles de una conocida cadena de cultura enlatada. M que no para de sacar cuentos de todas las estanterias y servidor que repara en uno ellos que lleva como título El Hoplita, por Arturo Pérez Reverte. Se trata de un ejemplar perteneciente a la colección Mi Primer Cuento para la que varios escritores de relumbrón prestán su nombre a modo de gancho.

Pero claro, de eso me doy cuenta más tarde, antes pienso que ha sido el mismo Arturo Pérez Reverte el que ha perpetrado el cuento en cuestión, con lo que me temo que voy a encontrar una historia poco más que así; un niño espartano, digamos de nombre Epaminondas Alatristepoulos, el cual, tras haberse licenciado en el muy encomiable y eficaz sistema educativo espartano, Pérez Reverte dixit, esto es, tras haber recibido más palos que una estera para hacerse un hombre de provecho, o lo que es lo mismo de haber nacido en aquel inmenso colegio de curas que era Esparta, en un hoplita o soldado griego como Zeus y otros tantos dioses mandan, va y se presenta para la Guerras Médicas, lo que no tiene nada que ver con los problemas del colegio de turno con las autoridades sanitarias de sus respectivas comunidades autónomas, sino más bien con un pequeño conflicto que tuvieron los griegos años ha con los persas porque estos se habían empeñado en ponerles un Kebab en cada calle o algo así.

Pues eso, que dado el estilo y el espíritu del Pérez Reverte ya me estaba temiendo que el pequeño hoplita tendría que vérselas con la traición de los corruptos y decadentes gobiernos de las respectivas polis griegas, el pequeño Epa solo ante miles de enemigos medos en medio del desfiladero de las Termópilas, testigo de excepción del descalabro de Leónidas y sus trescientos, de la traición del tebano, la cobardía del resto de los griegos y demás mandangas. Y en esas que va el crío y se lía a hostias con los ahmadineyades de entonces para vengar la muerte de sus paisanos. Como que al final tiene que ser el puto crío quien impida de verdad la invasión de los pérfidos asiáticos, él solico les da una tunda de ahí te menees que ya no les queda ganas de invadir nada hasta nuestros días, sanciones de la ONU mediante. Conclusión o más bien moraleja, que hablamos de un cuento: sólo el valor ilimitado de un chaval es capaz de detener al ejército invasor, metáfora del peligro al que hoy en día nos enfrentamos con los mahometanos, los moros malos malísimos, ni diálogo entre civilizaciones ni hostias en vinagre, caña al del turbante y punto, con dos cojones helenos. Y todo ello, claro está, pese a la indiferencia, la corrupción y la traición a secas de los políticos de entonces. Lo dicho, todo muy Arturo Pérez Reverte.

Y si el del Reverte podía haber sido tal que así, imaginemos que el difunto Camilo José Cela se hubiera prestado a reescribir el cuento de La Habichuela Mágica. Seguro que en su versión ni ogro, ni gallina de los huevos de oro, ni planta gigante ni nada de nada. En la versión de Cela el Periquín se habría tragado de golpe las habichuelas al instante de dárselas el hombre del bosque (Dios me libre de insinuar que en el cuento de Cela el Periquín sería gallego o asturiano, esto último por el nombre, digo) y luego se hubiera pasado toda la noche tirándose pedos sin parar con un estruendo digno de erupción volcánica. Y así una noche tras otra hasta que su madre lo hubiera echado de casa y éste habría acabado de atracción de feria para sus restos. ¿Moraleja? No te comas las habichuelas crudas, espera a que se hagan en la olla y echáles un poco de jamón y chorizo que así salen más ricas, que pareces bobo.

Y ya puestos a desbarrar de lo lindo, ¿y si en lugar de escritores fueran políticos? Anda que no molarían títulos del tipo de: Pinocho por Jose Luís Zapatero, La Bella Durmiente por Mariano Rajoy, o ya en plan más local y haciendo referencia al pifostio que tiene montado el PP asturiano con lo de la candidatura para las futuras elecciones autonómicas: La Bella y la Bestia por Gabino de Lorenzo.

jueves, 14 de octubre de 2010

MINA A CIRCO ABIERTO


Leo en la prensa local las impresiones de dos mineros asturianos ante el rescate de sus colegas chilenos que se alegran enormemente, pero que lamentan el circo mediático que se ha generado alrededor del mismo. Lo dicen, por lo que se ve en la foto que ilustra la noticia o lo que sea, sin apartar la mirada de la televión ante la que se han reunido para otra cosa que no sea hablarle al micrófono del periodista...

En fin, un rescate de resonancias épicas, de una emotividad interplanetaria, cualquier palabra, gesto o movimiento era objeto de comentario, caudal para futuros ríos de tinta. Una verdadera epopeya que a la vez que cubre de gloria a las autoridades chilenas con toda su parafernalia patriotera también les sirve de tirón de orejas, o eso espero, pues si la celeridad y eficacia con la que se ha llevado a cabo el rescate es digna de admirar, no lo es menos el contraste de éste con las condiciones en las que trabajaban los mineros atrapados. Ya lo ha dicho no recuerdo ahora quién, con lo que ha costado el rescate, creo que alrededor de 14 millones de euros, se podría haber sufragado todas las medidas de seguridad necesarias de esa y unas cuantas minas más.

Lo dicho, nada más humano que lamentarse a toro pasado, y en cuanto al circo medíatico, a ver qué tiene de malo cuanto estamos todos con la nariz pegada al televisor o saciando nuestra curiosidad con los reportajes en aluvión acerca de los mineros, su vida pasada y presente, su futuro ante o detrás de las cámaras, a ver para cuándo ese reencuentro de uno de ellos con la esposa y la amante, carne de culebrón. ¿Lamentarse? A excepción de la mujer del líder del grupo, un tal Urzua, que pidió a ésta que se mantuviera a buen recaudo de la prensa, el resto de los familiares no ha dejado de ofrecer entrevistas y dicen que ya están negociando contratos para a saber qué, yo me temo una película. Tampoco me parece mal sacarse unos dinerillos después de tantos meses de angustia, los reparos ante el dinero fácil sólo se los pueden permitir los que ya lo tienen, lo importante del circo es que no te pase como al domador aquel ucraniano al que se le echaron encima los leones, mientras sepas manejar el látigo...

ZORIONAK!!!!!!!!


Banuen gogoan sarrera bat egiteko joandako asteburu honetan lagun artean entzudakoa hezkuntzan euskararen inposakeraren harira. Kexu zen nire lagunminetako bat euskeraz ez zekielarik ezin ziolako bere semeari ikasketekin lagundu hauek euskera hutsean zeudelako. Zuzen zen nire lagunmina bidegabekeria galanta zela oso serio-serio adieraziz, ez dakit nik oso zuzen ere zegoen A eredua hautatu nahi ez zuela zioenean etorkizunean bere semeari kalterik ez eragitearren. Edonola ere, nire lagunminak euskerari gorroto bizia dio euskara bere semearen hezkuntzan parte hartzeko oztopo izugarria du-eta. Gaur egun ez da, ez, axolagabea euskarekikoa, lehen bai, lehen bost axola zion euskarak, nola ez, gazteiztar peto-petoa izanda euskara beti arrotz izan du bere egunerotasunean, jende ikasia ere izanda ez du izan inoiz ere bere herriko ezaugarri/gehigarri kulturaltzat hartu, zer dela eta, betiere ingelesa izan du onuragarriago. Edonola ere ondorioa oso argia da: euskara lehen arrotz, orain arerio.

Honen kontura hausnarrean nengoela Kultura Ministerioak Anjel Lertxundiri Eskarmentuaren paperak lanagatik Saiakera Saria eman diola jabetu naiz, gure kultura benetan duintzen duen albiste bat, gure hizkuntzaren inguruko gaizkiesan etengabekoak behin berriro birrintzen dituena. Egia esan, albisteak txunditu egin nau, bazen garaia hau bezalako idazle handi bati ohore egiteko, ziurrasko euskarazko literaturari eman handia ekarri dio, bera da euskal idazteetariko oparoena edo, mota guztietako arloak jorratu dituena, lanik entzutetsuenak ere burutu egin dituena, irakurrienetariko dugu Lertxundi, nik txikitandik irakutzen dut bederen.

Vargas Llosaren nobelarekin bezala poztu besterik ez dugu egin Lertxundiri emandako Espainako Saiakera Sariaz. Harritu harritzen nau saiakera bategatik eman izanak, Lertxundik idatzi egin baititu eleberri borobilak, benetan goraipatzekoak, gogoangarriak. Nik jakina haur eta gazte idazlanak alde batera lagata, nobelak estimatzen ditu gehien, bai oso gaztetan irakurritakoak, Hamaseigarrenean, aidanez hunkigarrian edo Otto Pette maisulan mardula, bai arestian goxatutarikoak, Zoaz Infernura, laztana edota Zorion Perfektua.
. Izan ere, azken biak oso adierazgarriak begitandu zaizkit euskar literaturaren bilakaerari dagokionez, aspaldiko saio berriztatzaileak zokoratuta, hau da, Carla edo Kapitain Frakasa bezalako saio experimental antzuak atzean utzita, ni behintzat ikaragarri aspertu ninduten, agidanez azken urteotan idazleak errealismo zorrotz eta zuhur bati atxiki dio gogoz eta bihotzez.

Dena dela, pozarren diot hau dela Vargas Llosarenarekin batera aspaldiko partetik bebetan hunkitu nauen saria, ondo asko merezituta deritzot-eta, inola ere ezin nuela esan Kirmen Uriberi berea eman ziotenean, nik uste ere bere momentuan eta blog honetan bertan antzeko zeozer idatzi nuela, bazeudela Kirmenen aurreneko eleberri experimental/intuitibo hutsa baino nobela mamitsuago, bikainago, ederrago, borobilduago batzuk. Baina tira esan bazuen aspaldi ni baino guztiz maltzurragoa omen zen norbaitek hor tartean Kortazar jauna zebilela sariaren atzetik. Oraingoa ordea inork ez bezala merezi izan du Lertxundik.

Saritutako liburua, aldiz, literaturaz gogoeta egiten duen saiakera bat da, bertan ere, Lertxundik Eskarmentuaren paperak izeneko liburuan, literaturaz gain bere bizipenak jorratzen ditu txukun-txukun. Eta nola Anjelek ez baitu oraindio egunero irakutzen dudan blogean ezer idatzi bere sariari buruz, nik, ordea, profitatu nahi nuke liburua bera irakurritakoan nire blogetxoan idatzi nuena behin berriro pantailaratzearren:

NIK BAI HARTU NUELA ESKARMENTUA LIBURU HAU IRAKURTZERAKOAN

Uste nuen hor nonbait azpimarraturrik nuela, oker nengoen, ez dut ezer azpimarratu, ohitura galdu dut ez bainion zentzu handirik. Baina, tira, bilaka hasi eta irakurri berri dudan Anjel Lertxundiren ESKARMENTUAREN PAPERAK liburuan berriro topatu dut aipua edo biapua: "Albert Camusen esaldi bat iltzatu zitzaidan buruan. "Gizakiarengan gauza on gehiago dago txarra baino". Ikaragarri eskatzen duen esaldi bat da, bizitzari kreditu handia eman beharra baitago gizakiaren alde ona txarraren gainetik jartzeko". Ezin naiz adosago egon, egia esan gauza bera zerabilkidan buruan Camusen hau entzun edo leitu nuen aurrenekoan.

Nolabait, kontura ateratzen dut aipu hau Anjel Lertxundiren oroitzapen edo egutegi moduko liburu honen zentzurik gabeko iruzkina egin beharrean, bertan topa genezakena adierazteko, benetako perlak gogoeta egiteko modukoak, xamur-xamurrak hausnarrean luze egiteko bazka ematen digutenak. Literatura, bizitza, euskara, kultura, adina, herioa, denetarik jorratzen du Lertxundik eguneko burutazioak ematen dituen liburu honetan, euskaraz -ia gehienekin gertatu bezala- oso bakanetan idazten den jenero bat, oso mamitsua, idazlea bertan biluzten da eta horretarako gorputzaz oso seguro edo harro egon behar da. Lertxundik badu motibo frankoa idatzitakoaz idazteko, idatzi ohi duen guztiak baduelako aldez aurretik bere ukitu pertsonala, benetan iaioa, eta ezta harritzekoa, Lertxundi baita euskalgintzan ditugun egiazko maisu bakanetakoa.










martes, 12 de octubre de 2010

FLANEUR DE PROVINCIAS



Flaneur de provincias porque te encanta pasear por los cascos viejos de las ciudades que visitas, prácticamente es lo único que te gusta ya de las ciudades, callejear entre las huellas de su pasado, descubrir la modesta belleza de esos edificios que el tiempo ha respetado por indiferencia o verdadero apego de los lugareños al mismo, pequeñas joyas olvidadas en forma de la hornacina de una Virgen o un santo incrustada en una fachada medieval, escudos nobiliarios que crees que antes no estaban ahí pero ahora sí, detalles hornamentales de las viejas casas gremiales todavía visibles o casi, de los palacios todavía en pie y también de aquellos que la imaginación o la irreverencia del arquitecto de turno van transformando en algo que no fue, que ni pega con la época que fueron levantados sus cimientos ni con la biografía de sus dueños, a veces de repente un medievo sobre un edificio del Renacimiento o el Barroco al que sus dueños fueron añadiendo durante generaciones nuevos elementos y que la imaginación desquiciada o ágrafa de un particular con ínfulas restauradoras ha vuelto, ya no a su época original, sino a otra en la que lo que allí había era otra cosa, otra casa. Paseas para poder constatar que otros edificios tildados de monumentos o casi todavía están ahí, que lo que hasta hace unos días era un palacio abandonado a su suerte, a la desidia de sus dueños, las inclemencias del tiempo y la infamia de los que cubrían sus muros ya no sólo con pintadas supuestamente subversivas sino incluso con las fotos de los heraldos de la muerte que ellos creen héroes.

Paseas y ya no sólo encuentras la chabacanería de antaño en los baretos del territorio comanche donde todas las noches se brindaba a mayor gloria de una manada de asesinos. Pasas por delante de sus vidrieras y a ratos incluso crees reconocer algún que otro conocido, de los que siempre estaban ahí, al mando del negocio o de la bronca, no se han jubilado, sólo han encanecido, se han echado años encima y mucha, pero mucha mugre (ayer paseando por la Kutxi vi al otro lado de la ventana del Uxarte al mismo cachalote barbudo de hace décadas, inasequible al desaliento y puede que también a la bayeta, como que hay que ser muy simpatizante de la cosa pericolosa para llevarse al gaznate cualquiera de sus pinchos...). Paseas y descubres que, pese a que todavía las pintadas y los pasquines sólo anuncian más de lo mismo, lo alegre y combativo ya sólo es un reducto menguante hacia el interior de lo viejo y prácticamente ya en una sola calle. El resto se ha renovado para no morir, han cubierto sus barras de pinchos e incluso se diría que también han echado mano a la escoba, algunos hasta han puesto terraza ahora que el invierno parece una broma, que ni el otoño cruje como antes ni hay que temer por la integridad del mobiliario porque la jarana borroka ya no es el pan de cada de cada día, del fin de semana como entonces, yo creo que hasta ellos se habían cansado de aquella rutina.

Así que sigues merodeando por el territorio de tu juventud y compruebas que lo que siempre estuvo allí pero que apenas se veía, por si las moscas, ahora reluce en todo su esplendor, no sólo los pequeños negocios que ahora exhiben en plena calle su mercancía de exquisiteces, los escaparates de otros nuevos que apuestan por otro concepto más auténtico de lo alternativo, ropa de diseño o sólo para vestir la disidencia antisistema de lujo, alguna de esas franquicias de siempre más de lo mismo pero a precios de espanto, artesanía de los herederos con pediente de los antiguos y verdaderos maestros (como que me parece que han cerrado la última botería de la Corre), mucha bisutería, souvenirs con mucha txapela e ikurriña para los turistas a la sombra de la catedral de Santa María y su tinglado mercantil, pinchos que quieren ser tan de diseño como la decoración de los bares cuyo suelo apenas hace unos años se cubria de serrín y algún que otro vómito. También han limpiado las fachadas, reparado algunas afrentas arquitectónicas, glosado en lápidas de mármol o de lo que fuera la historia de la ciudad, rescatado del olvido el nombre de muchos de sus moradores ilustres. Hay en medio de la estampa medieval de lo viejo elementos nuevos como las escaleras mecánicas, jardines interiores o los murales que cubren fachadas menos o nada nobles, que quieren embellecer esa otra parte de lo viejo en cuyas casas reinaba la precariedad del espacio y de la vida en suma, las casas de los marginados de la ciudad, siquiera sólo de los menos favorecidos, el guetto de la ciudad autosatisfecha de su nivelazo de vida, la que gastaba a espuertas para colocar en cada barrio un centro cívico, un polideportivo, un parque, un carril bici o lo que fuera, sería por dinero... Ahora muchas de esas casas de la parte alta han sido rehabilitadas o levantadas desde sus cimientos para construir otras acaso un poco más amplias, más habitables, con encanto que dicen, respetando o simulando incluso fachadas en hipotética armonía con su entorno histórico, pintadas de alegres colores para contrarrestar el gris glacial que invade todo la mayor parte del año. Hay tramos verdaderamente atractivos gracias a este colorido de las casas y la apuesta de muchos pequeños comerciantes por lo exquisito no sólo en su mercancia sino también en el aspecto exterior de sus comercios. La entrada a la Correría es una de ellas, el rincón de la entrada trasera de San Miguel con su modesto pórtico, la sombra imponente de los muros del palacio de los Corcuera y los pinchos de diseño de la Malquerida una verdadera joya donde nos demoramos todo lo que se pueda mientras lo permita la climatología.

En fin, también anoche estuvimos de cena en la casa de unos amigos al final de la Zapa, como siempre de cine, rabo de toro, chipirones y un montón de todo. También yo pienso que merece la pena renunciar a ciertas comodidades de las urbanizaciones del extrarradio, un garaje a mano, cierto ruido nocturno o lo que sea, allí donde la ciudad ya parece que deja de serlo y se convierte en campos de concentración para parejas jóvenes con hipoteca, a cambio de poder vivir en el centro, en lo viejo incluso, lo cual es vivir en el meollo de todo, vivir la ciudad de lleno, al alcance de todo, un bar en cada esquina. El caso es que mientras discutiamos a grito pelado como y por lo de costumbre, reíamos otro tanto y algunas bebían como nunca, pues que al otro lado de la ventana a la que me asomé por curiosidad, de repente una escena de película mala, Mohamed intentando pasar sustancias ilegales a una pareja de treintañeros que al rato le sacaron la placa, lo plantaron de una hostia contra la pared, le abrieron las piernas de una patada en sus partes y allí estuvieron escudriñándole la existencia, no joden poco ni nada las autoridades a los autónomos. A saber qué pasaría, supongo que nada porque de vuelta a casa vimos a Mohamed tan pancho por la calle, puede que con cara de pringado por no haber sospechado de lo extraño de dos treintamuchos queriendo pillar costo en una calle donde la media de los asiduos a sus baretos apenas pasa de la veintena. Hay que espabilar Mohamed, anda que no debe joder poco ni nada darse luego un garbeo por algún local de esos molones para treintañeros y ver cómo disfrutan otros de tu mercancía por todo el morro.

Claro que para pringados con laudem aquel navarrico de Oronoz-Mugaire al que unos cabrones le ordenaron desde un telefóno móvil ponerse de rodillas para rezar un Ave María haciéndose pasar por Guardia Civiles, eso tras haberle ordenado también que metiera el dedo en el agua del radiador del coche, comprobara la varilla del aceite y toda la hostia. Y encima las hay que se indignan porque la broma nos hace gracia a algunos de puro chusca, que somos unos desalmadados prepotentes, mala gente, que nos reimos de la debilidad ajena. Será que no se puede ser tan lerdo, tener tan poca dignidad como para creer que porque un uniformado te lo ordene te tienes que humillar porque al él le dé la gana. A ver si ahora va a resultar que estamos en Corea del Norte, Irán, Marruecos o por el estilo. Y no digamos ya nada si luego vas y autorizas que hagan pública la broma, que ya no es que tuvieras un mal momento, es que eres tonto del culo y punto. Ya nos entendemos, ya.