lunes, 18 de septiembre de 2017

ONDO ESAN BEHARKO


Inoiz ez dut asmatzen "zer moduz?" Galdetzen didatenean?

-"Primeran" erantzuten dudanean harroputz larrusendoarena egiten ari naizela uste dut.

-"Gaizki, ez oso ondo, ondo izorraturik, inoiz baino okerragorik" eta enparatuak esan ezkero pena eman edota rolloa bota nahi dudala ematen du.

-"Hainbestean" esanez beldurrak nago galdetu didana nire aurretik bistatik lehenbailehen galtzeko gogoa dudalakoan dagoen.

-"Zuri ze ostia axoka dizu! zakarregia omen da.

-Ez adituarena egiteak oraindio lotsarazten nau.

Horrenbestez, aukera bakarra geratzen zait, inorekin konprometitzen ez nauena, baina agian nitaz ezer onik adierazten ez duena, baliteke otzanegia naizela bakar-bakarrik, orori men egiten diodala eta abar: "ondo esan beharko".

POEMA DE LA ESTACIÓN DE SERVICIO



Elogio de la poesía que no se entiende:

-Cualquier parecido del bocata de la foto con el verdadero es pura coincidencia.
Y a ti, pochola, te comería hasta las bragas.

-Perdón, caballero, ¿se está dirigiendo a mí?

-¿Acaso hay sima tan profunda donde sepultar este amor espontáneo y feroz.

-Ya no más; voy a llamar a un guardia.

-"Nunca entienden nada", dijo el poeta.

-Se te ha entendido todo y muy clarito, so guarro.

FUNTZIONARIEN GORROTOA XAXATZEARREN



-Nola blokeatu funtzionari bat?

Harengana edozein argibide eske joanez.

-Zer egiten du funtzionari batek bere lana betetzen ez dakienean?

Beste egun eta arlo baterako zita bat ematen dizu.

-Zer gertatzen da beti funtzionari baten mahaiaren aurrean eserita zaudenean?

Ordenagailua ez dabilela

*Argazkiak adierazten du hiria eta hiritarrak udal erakundeen sare luze, korapilatsu eta errukigabekoan harrapatuak.

EL CHAVAL DEL BANJO


Hay un chaval tocando el banjo o banyo a pocos metros de donde ne encuentro. El banyo es un instrumento musical como de campesinos de las Rocosas en los E.E.U.U, eso o de velada beoda en un pub irlandés. En todo caso, el banyo emite un sonido tan monótono y primitivo que hace que sólo resulte aceptable acompañado de otros como los que estila cualquier grupo folk. Eso y dosis ingentes de cerveza negra, Guinness o Murphy, a veces también unos chupitos de whiskey Jameson, para que el "craig", o juerga irlandesa, se desarrolle de acuerdo con los cánones, los cuales, por cierto, deben ser los únicos que he respetado en mi vida cuando "vebía" (no es falta ortográfica, es neologismo que me he sacado de la manga mezclando "vivir" y "beber") por aquellos lares. Ahora, la versión "Montañas Rocosas" ya es otra cosa, puesto que ahí el banyo suele remitirnos más bien a tristes atardeceres en el pórtico de una cabaña de madera desde el que el paisano, por lo general un paleto semi alcoholizado al que ha abandonado hace ya años su mujer para irse a la ciudad con los niños después de descubrirlo sodomizando a una de las ovejas del rebaño familiar detrás de la cabaña, rasga una insoportablemente soporífera melodía que pretende ser lamento por la puta mierda de vida que lleva. Y es entonces también cuando servidor echa de menos la famosa quinta enmienda de la Constitución Americana que me permitiría portar un arma y usarla contra el chaval en defensa propia.

EN EL PAÍS DE LOS ORCOS



La joven, guapa y simpática cajera latinoamericana pregunta a la clienta:

-¿Tiene hijos, sobrinos, hijos de amigos? Damos cromos para repartir entre los niños.

La clienta, de acento, nariz y corte de pelo inconfundiblemente racial:

-Sobrinos ya tengo. Pero, ¿para qué quiero yo esas pijadas? ¡Anda y que se las compren sus padres!

La cajera, cómo no, intentando hacer memoria de los motivos que la llevaron a recalar en El País de los Orcos.


*En la foto vemos a la tía haciendo carentoñas, o lo que sea, al sobrino; para mí que debe ser de Mondra o de por ahí. Con todo mi respeto, faltaría, para la gente del Alto Deba, de hecho estos sólo lo escribo para vacilar a los amigos del Alto Deba, me encanta el Alto Deba, en algunos sitios hasta se come bien.

martes, 12 de septiembre de 2017

ANOCHE CON ARIADNA



Anoche soñé que estaba con Ariadna Gil en Vitoria para no sé qué trámites. Todo muy casto, eh, yo soy hombre de una sola pieza, de una sola mujer, digo; bueno, lo primero también. Total, que íbamos por la calle y aparece mi amigo Juantxo que me grita: "¡Txema, ya no mandas memes!" Le respondo: "¡Joder, no hago otra cosa en todo el puto día!" Luego llevo la Ariadna a tomar unos pinchos. No bebe alcohol y cuando le pongo el pincho de txistorra con patata en la mano lo mira como si fuera un bocadillo de chorizo de los de llevar a la obra o algo así. Una pena, porque ya que estaba pensaba invitarla a El Portalón para comer algo; no sé, un chuletón, unas chuletillas de cordero o una merluza en salsa verde, todo ello, por supuesto, regado con un cosechero de autor, tipo el de Remirez de Ganuza, Artadi y así. Eso y que ya de paso me contara cosas del cine, de su churri, del pringado de David, puede que hasta para hablar de lo de Cataluña -yo siempre digo su apellido como ella, en catalán: "Yil, Yil..."-. Pero, visto lo visto, para qué si me lo iba a comer yo todo y encima ando de dieta y así. 

En fin, una tía muy simpática, muy educada, tiene una sonrisa que lo ilumina todo; pero, no es muy de hablar, tirando a sosita. En realidad es un coñazo de tía, vamos, como todas las que no beben y apenas comen. Además es un taponcete, me llegaba por debajo del codo; pero claro, también yo, cuando me pongo recto... De todos modos, tampoco es que servidor sea muy mitómano. Así que la he acompañado hasta la estación de Lakua para que cogiera el autobús a Madrid. Ya cuando nos despedíamos le he dicho que sonriera un poco en las pelis; me ha hecho una peineta desde la ventanilla la muy hijaputa. Y yo allí en mitad de la dársena, como un yilipollas.

lunes, 11 de septiembre de 2017

ESKOLARA BUELTAN


Eskolara bueltan, gaur txikerra behintzat, nagusia asteazkenean institutoan hasiko da eta. Harritu nau txikerrak, bai. Goizean goiz jeikitzeko astindu dudanean ez dit bere ohiko bekozkoa jarri, ez dit popatik hartzera esan, ez dit munduko aitarik gaiztoena izendatu. Alderantziz, ohetik irribarretsu jeiki, ziztuan jantzi eta gogotik gosaldu egin du, fruta zatikatua barne inolako kexa barik. Txunditutik ninduen, bai, berarekin errieta handia bezain nekagarria egitea espero bainuen. Baina ez, eta horrela etxetik irten gara ezin patxadatsuagorik, eskutik oratuta eta isil-isilik urkamendira bidean zehar bagindoaz bezala edo. Hain ixilik ezen azkenean zer edo zer galdetu behar niolakoan nengoen.

-Ez al zaude pozik eskora bueltan?

-Ez, eskola ez zait atsegin.

-Eta ez al duzu zure eskolakideren bat berrikusteko gogorik?

-Ez, bat ere ez.

Eskolara iritsita bere ilara bilatu dut eta andereñoa agurtu zein ohiko gizalegezko hitz aspertuak esan orduko bertan laga egin dut ikasgelara sartzeko esperoan. Apenas mugitu da txirrina jo artean, ez du esportzu apurrik egin aurreko zein atzeko ikaskideei tutik ere esateko, inguratzen zuen orok bost axola balio bezala, dena izapide luze eta aspegarri bat balitz bezala, batez ere aurten bere anaia nagusia berarekin ez dagoela.

Eta nola ez, behingoan etorri zait gogora esaera zaharra: nolako egurra, halako ezpala...

*Argazkia, zer esanik ez, zaharra da, duela hiruzpalau urtekoa edo.

sábado, 9 de septiembre de 2017

¡PUTOS PORTUGUESES!


"Ouvido tinha aos Fados que viria üa gente fortíssima de Espanha Pelo mar alto, a qual sujeitaria Da Índia tudo quanto Dóris banha, E com novas vitórias venceria A fama antiga, ou sua ou fosse estranha. Altamente lhe dói perder a glória De que Nisa celebra inda a memória."

OS LUISADAS - Luis de Camôes

Propongo una ucronía. ¿Cuál hubiera sido el devenir histórico de Portugal si el 17 de junio de 1665 los portugueses hubieran perdido la batalla de Montes Claros contra los españoles y, como consecuencia, no hubieran recuperado su independencia y hubieran quedado dentro de la monarquía española al contrario de lo sucedido la primera vez en Aljubarrota?

Pues es de suponer que al principio, y tal como era la norma en otros reinos de la monarquía de los Austrias, Portugal hubiera seguido siendo un reino semi-independiente con sus propia administración y leyes. Eso hasta la Guerra de Secesión en España y durante la cual, supongamos, los portugueses habrían apoyado al candidato de los Austrias, con lo que, tras la derrota de estos y la llegada de los Borbones, los Decretos de Nueva Planta habrían abolido todas las instituciones y libertades civiles portuguesas creando otras a imagen y semejanza de las de Castilla y con el castellano como única lengua oficial.

A partir de ese momento se iniciaría un proceso de subordinación de la cultura portuguesa a la castellana que tendría como principal resultado el ostracismo de la lengua portuguesa, esto es, su condición de idioma exclusivamente popular al ser vetado su uso de la administración y la enseñanza. De ese modo también empezaría el proceso de asimilación cultural, lo que el occitano Robért Lafont definió como "colonialismo interior", esto es, el proceso de sustitución de la lengua y cultura propias de un territorio por esas otras del centro político del estado al cual pertenece el primero. Los primeros en someterse y en aceptar ese proceso serían, por supuesto, las elites sociopolíticas portuguesas (de hecho éstas ya habían empezado a aceptar el castellano y lo castellano como vehículo de promoción y cultura desde la coronación de Felipe II como rey portugués).

En resumen, la lengua y culturas portuguesas habrían sido postergadas para los restos como propias del pueblo llano, la primera un simple "patois" a erradicar por aquellos que pretendieran acceder socialmente dentro del Reino de España. El resultado hasta nuestros días podría haber seguido dos caminos: el occitano, esto es, la casi erradicación de la lengua portuguesa, o el catalán, el mantenimiento de esta hasta nuestros días única y exclusivamente como consecuencia de la voluntad del pueblo catalán para que así fuera, pero siempre de un modo subordinado a lo castellano, como pidiendo perdón por hacerlo, casi que en sempiterna clandestinidad para no colisionar con la preeminencia de la lengua castellana instaurada por los famosos Decretos de Nueva Planta que establecieron que un señor nacido en Ávila nunca tendría problema alguno por razones de su lengua y, en cambio, uno de Ripoll todos, empezando por la obligación de aprender la del señor del Ávila.

Y eso sería así hasta bien entrado el XIX cuando con el intento de crear un estado liberal en imitación del francés que pondría fin al Antiguo Régimen, se impondría una concepción unitaria y esencialista de España en la que se reafirmaría la idea de que lo español y lo castellano son indisolubles. Eso supondría ya un intento de uniformización de todos los territorios de España por la vía de la enseñanza de las masas populares única y exclusivamente en castellano. Sería la versión local del jacobinismo francés como resultado de la efervescencia nacionalista española derivada de la Guerra Independencia; nadie osaría reivindicar particularismo alguno hasta las Guerras Carlistas.

Como resultado de ese nacionalismo español-castellano es probable que en Portugal surgiera también un nacionalismo de réplica que revindicara el derecho de los portugueses a usar y enseñar su lengua en las escuelas o emplearla en su administración, también su derecho a gobernarse a sí mismos como comunidad perfecta e históricamente definida. El Gobierno Central de Madrid reaccionaría en consecuencia, entre la mano dura y la mano blanda según cada momento histórico. Con todo, empezarían los recelos hacia los portugueses por considerarlos un peligro para la unidad de España, por considerar que toda reivindicación territorial, lingüística o cultural pone en entredicho la idea de una España uniforme y esencialmente castellana, lo común que dicen

Y así hasta la II República española en la que el gobierno de España estaría dispuesto a otorgar una autonomía a los portugueses que reconociera por primera vez la oficialidad de su lengua y su derecho a gobernarse por sí mismos después de siglos de centralismo castellano. Ni qué decir que con la Guerra Civil y la victoria franquista todo eso se iría de nuevo al traste, que los portugueses nacionalistas serían perseguidos, la lengua de nuevo prohibida en la administración y la enseñanza, todo supeditado a lo castellano y lo portugués de vuelta al silencio y el descrédito.

Con la muerte del dictador y la Constitución del 78 se reconocería por fin la autonomía portuguesa y con ella la oficialidad del portugués. Sin embargo, y aunque la mayoría del nacionalismo portugués aceptaría gustoso esa nueva autonomía, la cual no tendría parangón con lo habido hasta entonces desde aquella infausta derrota en Montes Claros, una parte minoritaria de nacionalistas portugueses se declararía independentista en la convicción de que ellos no tienen nada que ver con España a pesar de casi cuatrocientos siglos de convivencia con el resto de españoles, o, precisamente, por esos cuatro siglos de lo que ellos considerarían una simple y llana supeditación a una determinada y exclusiva idea de España.

No obstante, la sociedad portuguesa ya no sería la del XVII, sería una sociedad que probablemente habría acogido a miles de personas venidas de todas partes de España para trabajar en las industrias de Lisboa, Oporto (durante siglos oficialmente El Puerto) o Braga, personas que se habrían integrado de muy diferente manera en la sociedad portuguesa, pero que en esencia seguirían sintiéndose más españoles que portugueses. También pasaría lo mismo con miles de portugueses que después de siglos de asimilación cultural, o bien habrían dejado de hablar portugués por decisión propia, o habrían mantenido la lengua, sí, pero en la convicción de que ésta debe estar subordinada a la castellana porque lo español o castellano está siempre por encima y lo portugués como que de puertas para adentro; me refiero, claro está, al famoso auto odio o rechazo de lo propio por considerarlo inferior, y probablemente porque así nos lo han inculcado en la escuela. Eso cuando no por simple aceptación del estado de cosas, que viene a ser la tendencia conservadora y mayoritaria en la mayoría de las sociedades de no mediar algún conflicto o situación que la ponga en duda.

En cualquier caso, la sociedad portuguesa ya no sería una sociedad tan uniforme, al menos no de lengua y cultura como en el XVII, sería una sociedad culturalmente dual, portuguesa y castellana, pero en un estado evidente de diglosia en todos los aspectos cono consecuencia de siglos de "colonialismo interno".

Los nacionalistas portugueses intentarían revertir este estado de las cosas para que lo suyo recuperara el sitio que según ellos les pertenece por derecho. Entonces empezarían los problemas porque desde el centro asumirían ese intento como un ataque a la idea de España, una, grande y..., en la que han sido educados todos los españoles desde, por lo menos, el fin del Antiguo Régimen.

Y los nacionalistas portugueses osarían pedir un revisión de su estatuto con el fin de tener más competencias y, sobre todo, de que se les reconociera su condición de nación. Ahí saltarían chispas desde el centro porque en España no puede haber otra nación que la Española, es lo que establece la Constitución del 78 y en lo que han sido educados generaciones de españoles desde la noche de los tiempos.

Los portugueses volverían a ser los putos portugueses, los portugueses insolidarios, raritos, ensimismados, gente que se cree superior al resto de los españoles por hablar una lengua diferente, que se creen mejores porque presumen de su Historia como navegantes y comerciantes, gente que mira al resto de España con eterna desconfianza, gente desagradecida que no reconoce que parte o el todo de su supuesta prosperidad se debe al hecho de haber pertenecido a la Corona Española. Putos portugueses que no aceptan el estado de cosas que se les ha impuesto.

De resultas el Centro echará por tierra su intento de revisar su anclaje en España, se les recordará que son una región como el resto de las españolas, que no tienen derecho a otra nación que la española, que son unos paletos, insolidarios y etnomaniáticos por empeñarse en querer ser algo más que una región como Murcia o Extremadura.

Y de resultas también se disparará el independentismo portugués.

Ahora, ni los independentistas tendrán opción alguna a imponer su proyecto en el caso de ganar unas elecciones, porque la Constitución del 78 se blinda precisamente para impedir la secesión de cualquiera de las partes del territorio nacional, ni toda la sociedad portuguesa se sumaría a ese proyecto porque tras siglos de convivencia o pertenencia a España miles portugueses se considerarán ya españoles sin el menor atisbo de duda.

De ese mismo modo, el conflicto planteado por los independentistas portugueses no será tanto entre Portugal y España, como entre unos portugueses y otros. Y de ese modo también, lo que pueda pasar en adelante será siempre impredecible. Sí, drama o comedia, a saber si tragedia. Y siempre teniendo en cuenta esa extraña contingencia por la que lo que en otros lares es moneda corriente y ejemplo de civismo y democracia, Canadá, Escocia, Escandinavia, etc, aquí resulta simple y llanamente inconcebible, hasta el extremo verdaderamente surrealista de que la sola propuesta de un referendo se convierte en un acto antidemocrático, casi que delictivo. Un panorama harto complicado y desquiciado, sí, pero también una ucronía que contada a un portugués, y por muy iberista que diga ser, qué duda cabe que se le antojará lo más parecido a una pesadilla. De modo que nuestro portugués correrá a comprobar que sí, que en efecto, todo ha sido un sueño, un mal sueño. Porque Portugal, con sus más y sus menos como todo país, ha sido un estado independiente desde que sus antepasados ganaron a los españoles la batalla de Montes Claros el 17 de junio de 1665.

Otros, mira qué ingenuos, soñadores y por eso bobos de necesidad, seguro que todavía estaríamos reivindicando la posibilidad de una España plurinacional dentro de un marco, a saber si autonómico, federal, cantonal, foral, helvético o yo qué sé, en la convicción de que, por muy duro que sea el bagaje histórico con sus secuelas o por muy vigente que esté en una gran mayoría de españoles ese pujo jacobino de entender España como una Castilla ampliada y poco más, todavía lo que nos une a los del centro y la periferia después de tantos siglos es más fuerte, es decir, lo común está más arraigado en la conciencia colectiva, y esto pese a quien pese, o más bien a quien prefiera o necesite creer lo contrario, y además es social y emocionalmente indisoluble (¿se imagina alguien un País Vasco donde sus habitantes no pudieran sintonizar su televisión preferida, Telecinco?), que lo que nos separa, a no ser, claro está, que de lo que de verdad quieran separarse muchos sea, no tanto de un territorio y unas gentes, como de un gobierno o un modo de concebir España en exclusiva.

viernes, 8 de septiembre de 2017

AITA GAIZTO MALAPARTATU HORI



Hain pozik eta ibiltari zihoazen aldazgora, besteak beste bihar jaieguna delako Asturiasen, eta parkearen goialdeko zurezko mahaiaren inguruan eseri garenean atseden hartzera, euren aitak datorren astelehenean eskolara itzulera hizpidera atera behar!!!

PARQUEANDO



Un parque periurbano en las inmediaciones del monte. Una pareja de señores mayores caminando como si lo hicieran por la calle Uría de Oviedo, esto es, en contraste con el resto de caminantes ataviados con ropa y calzado deportivos como para escalar ochomiles. Parejas de adolescentes sentados alrededor de una mesa de madera como esta en la que me encuentro; ellas lucen pantalones cortos hasta la rodilla y camisetas más o menos ceñidas, melenas sueltas o recogidas, una seguridad aplastante, siquiera frente a ellos con su indumentaria cuatro o cinco tallas más grandes y sus caras de pánfilos: no lo saben, puede que sí, pero hace nada que han dejado atrás la infancia y ahora sus relaciones con el otro género serán siempre sobre el campo de batalla de los malentendidos o las medias verdades. Un paisano mayor recoge manzanas en varias bolsas del super provisto de un palo adaptado para la ocasión, parece guiarse por el principio de "lo que es de todos lo es sobre todo mío". También hay muchos perros sacando de paseo a sus dueños; yo, por si acaso, no me acerco a acariciarlos que igual muerden.

INSULTA QUE ALGO QUEDA



-Menuda manera más chapucera y antidemocrática de pasarse los derechos de la oposición por el forro de los cojones con el fin de sacar la ley para el referendo a las bravas. Un referendo que sólo busca una reacción desmesurada del Estado para sumar apoyos a la actual y escasa mayoría independentista de cara a unas anticipadas autonómicas.

-¡ESPAÑOLISTA, UNIONISTA DE MIERDA, PUTO FACHA, PEPERO...!

-Ahora, ¿qué puede hacer una mayoría independentista, por muy escasa que sea, en un Estado que ni admite la posibilidad de una consulta para que los ciudadanos de una de sus partes decida sobre su futuro si así lo requiere esa mayoría, ni concibe que ninguna de sus partes pueda separarse del conjunto por decisión propia y democrática porque eso sería poner en tela de juicio la concepción nacional unitaria, indivisible y casi que sacrosanta que tiene de sí mismo?

-¡MAL ESPAÑOL, SEPARATISTA, PALETO, INSOLIDARIO, ETARRA DE MIERDA!

-¿Ah, sí? Me tenéis harto. ¡Idos a tomar por culo todos!

-¡EQUIDISTANTE, COBARDE, PERROFLAUTA...!

GIZALEGEAREN AJEAK



Beldur nintzen ondo asko dakidalako zer gertatzen zaidan herri honetan bazkaltzera gonbidatzen gaituzten aldiro. Izan ere, eta feisbukide gehienek uste dutenaren kontra, nik izugarri zaindu ohi dut nire tripa, besteak beste digestio zein tentsio arazoak ditudalako. Jakinaren gainean geunden, hots, bazkaltzeko potea zegoela (aza hostoak, indaba zuriak, patatak eta "compango"aren -gure sakramentuak bezalakoak- salda), eta honekin batera ardo zuria, ribeiro, bertan parrastaka edan ohi duten ardoa. Esan behar da ezer baino lehen etxekoandreak primerako pote bat egin duela, goxo-goxoa, gatza bota barik odolosteak, txorizoak eta urdailak dexente ematen diote eta, guztiz eskertzekoa, beraz, baita ardoa ere. Tamalez, eta aurreko astean dilista batzuekin suertatu zitzaidan bezala ere, delako compangoak ardo zuriarekin batera akabatzen nau, lur jota uzten nau. Eta gutxi balitz bezala hartzen ahaztu egin dut, lehendabizikoz hiru urtetan, tentsiorako pilula. Eta gutxi balitz bezala ere ez dakit zenbat orujo edan dudan bazkaloste luze edo amaibakoan zehar.

Horrenbestez, badira hainbat ordu etxera itzulitakoan ohean etzanda nagoela bihotzerreak bueltaka, iraulika, korroskadaka eta egundoko buruko minez. Gizalegearen ajeak, jakina, ezin baitiezu auzokoek, nire emazteak umetatik adiskide dituenek, luzatzen dizkizuten gonbiteei muzin egin. Oso, oso gogorra izaten da beraneanteen bizimodua herrietan, bertakoek etengabeko frogak eta jartzen baitizkizute zure arroztasuna nolabait barkatze aldera.

HOSPITAL ALVARO CUNQUEIRO



"-¿Que agardamos? -pergontou o sochantre a Coulaincourt, que somellaba ser o chefe daquela marcha 

-¡Xa estará a comezar a función!

-Señor sochantre -dixo mui a serio Coulaincourt-, aquí agardamos ao morto."

AS CRONICAS DO SOCHANTRE - Alvaro Cunqueiro


Creo que lo más surrealista del surrealista Cunqueiro es cuando vas a buscar información sobre él y su obra en google y lo primero que te sale son páginas del hospital gallego que lleva su nombre.

UN FARO COMO UNA CASA



Un faro como una... evidencia de que a lo viejo sustituye siempre lo moderno, que donde se ve el viejo faro de piedra que acogía al farero y la linterna de petroleo que indicaba a los marineros su posición a lo largo de la costa para llegar sano y salvo a puerto, ahora lo hace una bombilla gorda programada por ordenador.

-¿Y el farero? -pregunta el niño inocente.

-"Morreu, neno, tirose polo acantilado cando supo que tiña voltar a casa coa fareira.

-¿Que no se querían?

-"Din que cando es fareiro o teo unico amor verdadeiro e o lume no horizonte

DE LOS BRETONES EN GALICIA





San Martín de Mondoñedo. Dos veces catedral e historia a borbotones. Primero una de las supuestas sedes del obispado de los bretones que emigraron a esta zona de Galicia y Asturias durante la gran estampida de los siglos V y VI huyendo de los invasores germánicos (anglos, sajones y jutos) al abandonar Roma a los britanos a su suerte. La mayoría pobló la Armorica gala y dio lugar a la Bretaña actual. Otros pocos se dirigieron hacia la costa cantábrica de lo que luego sería la comarca de Mondoñedo, fundaron un obispado según las reglas de la iglesia céltica dentro del reino suevo y, al contrario que sus hermanos de Bretaña, fueron asimilándose lingüista y culturalmente al resto de la población galaico-romana. Luego también llegó un obispo visigodo de Braga huyendo de la invasión musulmana, otro de la vecina localidad de Bretoña, capital de los primeros bretones gallegos, huyendo a su vez de un ataque vikingo, y más tarde... vamos, un no parar.

El interior precioso, conserva parte de las pinturas originales que fueron redescubiertas no hace mucho. No olvidemos que la mayoría de las iglesias pre y románicas eran un tebeo religioso por las paredes que luego les dio por cubrir con cal en épocas recientes. De las de estas paredes dicen que hacían especial hincapié en el tema de la lujuria, si bien yo no he sido capaz de distinguir ningún pulpo con cachelos o churrasco de cerdo. ¿O será otra cosa eso de la lujuria? ¡Qué sé yo! El ribeira sacra tinto no ha estado mal; pero, creo que los mencía del Bierzo tienen más... no sé. Bercianos he probado unos cuantos cada vez que caemos por León, de los otros creo que es la segunda vez.

lunes, 28 de agosto de 2017

ARINAS CONVERSA CON ALDECOA


Que sí, Ignacio, que esto no va a ninguna parte. Sí, sí, perseverar y tal. Si ya sé, ya, lo que tú digas. Monsergas para adolescentes Pero es que hay tanta mierda alrededor. Y luego que meto la pata una detrás de otra, que nunca me sale nada como espero, que me la meten por todas partes. Qué hostias voy a aprender con la edad. A resignarne todo lo más, a lloriquear con más tino, o fingimiento, sí, también. Y sí, como mucho un par más y a tomar por culo todo. Total tengo a rebosar el cajón. Y lo mejor, suele pasar, lo poco de verdadero fuste, está ahí dentro. Y ahí se quedará. Porque ya te digo que, si no fuera por todo lo que me ata a la realidad, me embarcaba hacia Gran Sol mañana mismo. O me metía a boxeador. Pero lo más probrable es que "acabaría" perseguido por una pareja de picoletos; esa también me gustó mucho. Aunque no nos engañemos, a nuestros años todo pujo aventurero da como mucho para veladas aguardientosas junto a una playa del archipiélago canario. La vida, Iñako, es una úlcera de hígado sangrante, si no te la curas siempre te acaba llevando por delante. A buenas horas, mangas verdes. Y sí, pedazo vacilón, sí, incluso a los de Marias, o a ellos sobre todo. Con la tirria que os teníamos los del mío. Bueno, yo creo que todo el mundo. Y mira que uno de mis íntimos también estudió allí; nadie es perfecto. En fin, voy a escribir un cuento titulado, todavía no estoy muy seguronsi "Arinas se chotea hasta de su puta madre", o no, que me pierde la procacidad, va a ser mejor "Arinas se burla" a secas, a ver qué tal.

DENTISTARENEAN


Seme txikerrak eta biok nagusiari lagundu diogu dentistarengana daramatzan bracketak estutze aldera. Kontsultara heldu eta bost minutura nire seme nagusia bazegoen gurekin kalera itzultzeko prest. 90€ kobratu dizkit, alajaina. Dirua irabazteko biderik laburrena begitandu zait, bai horixe (ondo asko jakinda guztikoaren parte xume bat zela; baina hala eta guztiz ere bost minutu eta trukeseko klik-klak bat...)eta gainera inor biluzgorritzeke. Horrez gain, Oviedoko harreragilerik desatseginena ezagutu dut, eta horrek badu meriturik ia denak atseginak, oso, diren hiri batean; komentatu diot, ordaintzera nindolala, benetan mingarria zena dentistaren gelatik kanpo zegoela, eta ez dit ulertu, ez ulertuarena egin dit ala ez zegoen konforme; baina, bekozkoa eta guzti jarri dit andrazko malapartatuak.

LA PLURINTOLERANCIA



Avisas que contestarás en catalán a quien te pregunte en catalán, entre otras cosas porque eres un funcionario catalán en Cataluña y el catalán la lengua propia del país y ademas oficial, y aun así varios periodistas españoles se levantan indignados porque lo consideran una ofensa. Ya se sabe, para las cosas serías, importantes, hay que hablar sólo en cristiano, en español, hacerlo en tu idioma y en tu casa, con quien se dirige a ti en él, es de paletos, insolidarios, separatistas, casi que de la ETA.

Y que no saquemos los pies del tiesto, que no es para tanto, porque eso es cosa de cuatro intolerantes y para de contar. Demasiados intolerantes a tenor de lo que se ve, lee u oye por doquier, y no siempre en boca de los más duros de mollera o iletrados, no. Ya pasó también con el entrenador del Eibar, Gaizka Garitano, cuando en una rueda de prensa en Almería le preguntaron en euskera para la prensa que trabaja en euskera y contestó en este idioma: los periodistas locales lo abroncaron como si hasta el momento no les hubiera contestado a todos en perfecto castellano. Pasó también con Garitano y en realidad pasa de continuo y de muy diversas maneras, el desprecio o menosprecio de palabra y actos hacia el resto de lenguas españolas es una constante para muchos, demasiados, monolingües en castellano.

Pero es un síntoma de cómo tantos y tantos miembros de las nuevas generaciones monolingües en castellano siguen considerando el resto de las lenguas de España como una molesta excrecencia, todo lo más algo a tolerar porque no queda otra, una concesión en su momento a los paletos periféricos, incluso una imposición de los nacionalismos periféricos tal y como no se cansan de proclamar.

Han pasado muchas décadas desde la proclamación de la Constitución que reconocía la oficialidad de otras lenguas españolas en su territorio y aun así la actitud de un número sustancioso y muy significativo de españoles hacia ellas sigue siendo en lo sustancial la misma que les inculcaron durante el Franquismo a sus padres, la misma que viene desde muy atrás y que no es otra que la mirada colonial sobre todos esos territorios de España con lengua y cultura distintas a la castellana, una anomalía que para gente como la de Ciudadanos, el PP y otros sólo se entiende por la influencia que han tenido los demonizados nacionalismos periféricos, los cuales, no sólo suponen un obstáculo para la uniformización definitiva en castellano de España, sino además un peligro para su unidad. Lo que ocurre es que la idea de la diversidad cultural y lingüística de España no cala en buena parte de la ciudadanía, ni la entienden ni la asumen, para ellos España es o debería ser una Castilla ampliada y todo lo demás ganas de tocar las narices, de dárselas de diferentes, una coartada para, según ellos, exigir privilegios.

Y lo más curioso de todo, la gran paradoja, es que cuando se les inquiere por su intolerancia lingüística responden que lo hacen porque "en España se habla castellano", es su Repuesta recurrente, definitiva, un mantra irrebatible, con lo que ya tienen la respuesta en bandeja: "pues si sólo se puede ser español en castellano, si un señor de Lérida, de Mondoñedo o de Mutriku no tiene los mismos derechos que uno de Valladolid o de Badajoz para hablar su lengua materna cuando le venga en gana porque en España la única lengua digna a ser tenida en cuenta es el castellano, pues blanco y botella..." ¿Por qué debería alguien compartir nada con aquel que desprecia lo suyo, por qué?

DIOGENES


Ez zuen ezertan sinisten, diskurtso guztiez mesfidatzen zela zioen, sekula ez zer ezeren alde ala kontra azaltzen, ez zuen inorekin ezertaz eztabaidaka egiten, zihadutenei ordea ziria sartu nahiago zuen argudioka egin baino lehen, inork ez zekien zeintzuk ziren haren egiazko ideiak, gainontzekoei sorbalda gainetik begiratzeko joera zuen, bere burua jakintsutzat omen zuen, kupel baten barruan bizi zen eta handik bendeikazioak eta banatu ohi zituen. Diogenes famatuaz ari naiz, jakina. Nor besterik?

lunes, 21 de agosto de 2017

EL EXTRAÑO CASO DE LOS PROGRES ESPAÑOLES (U OCCIDENTALES) QUE CRITICAN SIN PIEDAD TODO LO QUE TENGA QUE VER CON EL CRISTIANISMO, Y MÁS EN CONCRETO CON EL CATOLICISMO, Y PIDEN RESPETO PARA EL ISLAM Y CALIFICAN LAS CRÍTICAS COMO ISLAMOFOBIA.




Criticar el Islam como religión, criticar sus absurdas creencias con todas sus costumbres y preceptos, denunciar su trasfondo totalitario, su enfermiza misoginia, no es lo mismo que rechazar a sus fieles sólo por serlo o por el lugar del que proceden. Esto último está muy mal y además es injusto porque las personas están por encima de sus creencias independientemente de cuáles sean éstas o su lugar de procedencia, siempre y cuando, claro está, no pretendan imponérnoslas como en el caso de la minoría integrista que viviendo entre nosotros también desea nuestra muerte por infieles.

El Islam, como en su momento y acaso todavía el cristianismo, el judaísmo y cualquier otra religión por el estilo, está en franca contradicción con la Ilustración y sus valores. El Islam no ha conocido una verdadera Ilustración en su seno, todos los intentos han fracasado, y de ahí que, con las notables excepciones de ciertas escuelas más abiertas y conciliadoras con la vida moderna y por ello también minoritarias, sea una religión profundamente reaccionaria que no acepta de buen grado el mundo moderno en el que vive. Exactamente lo mismo que hizo la Iglesia Católica en su momento hasta casi el II Concilio Vaticano donde procuró adaptar su doctrina a la realidad de las sociedades modernas y democráticas que habían decidido que la religión debía estar separada del poder civil y ser una cuestión esencialmente privada (y sí, no son pocas todavía las muestras de resistencia de la Iglesia Católica a aceptar el lugar que le corresponde en las sociedades occidentales, que le pregunten si no a los polacos, o a Rouco Varela y otros tantos purpurados...).

Dicho lo cual ya sólo faltaría que aquellos que queremos vivir en una sociedad libre, donde cada cual pueda creer o dejar de creer en lo que quiera, y practicar la religión que le venga en gana sin que le sea impuesta, no pudiéramos criticar o rechazar una religión como el Islam cuyos preceptos se dan de bruces en su inmensa mayoría con nuestra manera de concebir la democracia y la libertad. Eso siquiera en el plano teórico, intelectual, porque en el otro, en el humano, en del día a día, por supuesto que hay que respetar a todos los musulmanes como ciudadanos de pleno derecho y denunciar los ataques contra ellos por el sólo hecho de ser musulmanes. Una cosa es el debate intelectual y otra la convivencia. 

Y lo digo porque asisto, leo, oigo, discursos que cuando piden respeto al Islam, discursos que dicen denunciar la islamofobia, me huelen a doble rasero, parece que lo que están pidiendo en realidad es que no se critique nunca ni nada del Islam con la excusa de que hacerlo es xenofobia o algo parecido. Ni que duda cabe que es un discurso muy interesado que pretende bula para el Islam en unas sociedades como las nuestras que llevan ya varios siglos cuestionando todo fenómeno religioso y en especial los diferentes credos que han sido históricamente mayoritarios entre nosotros. Por otra parte, son argumentos que coinciden en lo esencial con esos otros de la Iglesia Católica y otras cuando piden censurar ciertas manifestaciones contra su fe con la escusa del respeto y la ofensa a sus creencias; ni más ni menos que una forma harto sibilina de intentar reimplantar la censura porque siempre habrá algo que les ofenda en el discurso o en el comportamiento de los que no pensamos ni sentimos como ellos.

Y de ahí también mi perplejidad ante la actitud sumisa, cuando no cómplice, de cierto discurso progre, o supuestamente de izquierdas, que, contrario a sus principios, no distingue entre individuos y credo. Eso y que, también contrario a la inveterada y sana costumbre de la izquierda de cuestionarlo todo, se niega a debatir las creencias de otros por miedo a ser tachado de xenófobo o intolerante cuando los que no toleran el debate son otros. No lo hace siempre que el credo sea el Islam porque a su entender es también el de los más desfavorecidos, el de los inmigrantes. No hay poco paternalismo ni nada en esa actitud de pensar que es lícito criticar o chotearte del obispo de tu parroquia y del catolicismo; pero, en cambio no del Islam integrista anclado en la Edad Media y que vive entre infieles abominando de la sociedad que lo ha acogido en su seno. Paternalismo que considera que los individuos cuya religión es el Islam, o que proceden de países donde ésta es obligatoria, no son capaces también de pensar por sí mismos e incluso de poner en tela de juicio los preceptos de su religión como hicieron buena parte de nuestros mayores con la suya. Paternalismo que parece dar por bueno para otros lo que jamás estaría dispuesto a dar para sí mismo; los musulmanes, o los individuos que proceden de países donde esta religión es obligatoria, también tienen derecho a ser libres, también. 

Por eso cuidado cuando nos pidan respeto para tal o cual religión o credo, no vaya a ser que lo que de verdad nos estén pidiendo sea complacencia o autocensura.

TURISMOFOBIA



A ver, que no todo van a ser odas bucólicas y así. "Mirai, mirai compañeros" qué plato de sardinas. A los que somos sardineros se nos hace la boca agua nada más pedirlas, claro. Y qué pedazo de ración y qué tamaño. Pues oye, como si nos ponen una montaña de ellas, que por mí ya se las podían haber metido directamente por el culo. Así que cuando el simpático camarero nos ha preguntado qué tal, he estado en un tris de contestarle: "¿conoces la canción "mis sardinitas, qué ricas son, son de Santurce, las traigo yo.... sardina freskueee? Pues éstas no se les parecen ni de lejos" Pero, me he aguantado porque su acusado acento de los Cárpatos, o de por ahí, me hacían sospechar que no iba a reconocer la canción, no. Con todo, ya me he encargado de contestar a su pregunta haciendo alusión a lo harinoso de la carne, la consecuente insipidez e incluso cierto regusto de haber sido pescadas hace ya un número indeterminado de días. Resumiendo, y tal cual lo escribo: "una puta mierda". Pues oye, que no le ha debido sentar nada bien al camarero mi instintivo acceso de sinceridad, porque al chaval le ha cambiado el semblante ipso facto. Como que hasta me he arrepentido al rato. Tan sentido lo he visto, qué a pecho parecía habérselo tomado, que no se me ha ocurrido otra cosa que intentar quitarle hierro al asunto con un: "no te lo tomes a mal, si aquí siempre hemos comido unas sardinas de vicio; será que como estamos en plena temporada alta y hay tanto turismo compráis más sardinas de las que podéis sacar a diario y éstas deben ser, tirando por lo bajo, de las primeras que debieron entrar a puerto este año..." Pues, oye, no sé yo si lo he conseguido arreglar. Yo al menos lo he intentado; pero, ya suele decir mi mujer que tengo el tacto en el culo y nunca acierto a saber por qué.

GAVIOTA SURFEANDO SOBRE EL VIENTO




Estaba ahí la gaviota, jugueteando sobre la corriente de aire, dejándose llevar como el que se tira en parapente al vacío o se monta sobre una ola con una tabla. La corriente la empujaba hacia atrás y ella tremenda gozadera, envidia de sus compañeras, pionera de juegos aerodinámicos. A ratos la corriente la expulsaba fuera de su radio de acción y ella, corajuda, insistía en volver por sus fueros, revoloteaba furiosa, planeaba encima de nuestras testas de humanos curiosos y envidiosos, hasta conseguir colocarse de nuevo sobre ella.

Ha sido un domingo de agosto por fin deliciosamente soleado. Tarde de domingo y digestión por el paseo marítimo de Gijón. Cientos de personas descansaban satisfechas sobre la arena de la playa o retozaban entre las olas coquetas y fieras del Cantábrico. Otras, las más, recorrían de un extremo a otro ese largo paseo que bordea el muro playero. Verdadero magma urbano de tonalidades inabarcables y diversos acentos que domingueaban indiferentes al terror de los que conciben la vida como un eterno campo de batalla en exclusiva. Gijón siempre es un placer con mar de fondo para los sentidos. Un mar picado como hoy o no, precioso siempre, no sólo cuando sale el sol o cuando es testigo y motivo de disfrute propio y ajeno. 

Tarde también de fado y algún que otro enfado.

Se uma gaivota viesse
Trazer-me o céu de Lisboa
No desenho que fizesse
Nesse céu onde o olhar
É uma asa que não voa
Esmorece e cai no mar

Que perfeito coração
No meu peito bateria
Meu amor na tua mão
Nessa mão onde cabia
Perfeito o meu coração

domingo, 20 de agosto de 2017

PIURAREN ESTETIKA POLITIKOAZ ETA BESTE


Ez dakit zergatik sartzen naizen sasi artera ondo asko jakinda euskaldun gehienon euren buruaz barre egiteko ohitura eskasa, gainerakoen kontura baleike, jakina, maiz ere parrastaka; baina gure buruaz edo erne eta tente badaezpada. Eta bai, horretan ere norbaitek esan lezake oso lelo ezagun bat, hainbat gauzatan espainarretan espainarrenak garela hain zuzen.

Doala aldez aurretik ni ere biziki poztutzen naizela Rafa Diezen kaleratzeaz, Otegirenaz poztu bezala, noski, euren kartzelaldiari guztiz zentzugabekoa, Estatuaren mendeku garbi- garbia, iritzi bainion. Areago, baldin badago aspadi edo betiko Ezker Abertzalearen barruan apurtxo bat intelektualki eta etikoki estimatzeko norbait Diez bakanetarikoa delakoan nago. Izan ere, nik uste dut Rafa Diez egiazko zein taxuzko, menturaz ere ezinbesteko, bakegilea izan dela, zor diogula hein handi batean gaur egun, akatsak akats, goxatzen ari garen eta hain aspalditik irrikatzen genuen bakealdia.

Hala eta guztiz ere, ez al dago ezer esatekorik Rafa Diezek kartzelatik irtendakoan erakutsi zuen piurari buruz? Bai, ziur nago ez naizela Rafa Diezen mahuka motzeko koadrodun kamiseta zein, edo batik bat, praka motz urdinak eta ez dakit nik borladunak ere ziren zapatak ikusi orduko adin zein klase ertaineko Ipar-Europako edo iparramerikar turista bat Espainian ematen duela asmatu zuen bakarra. Zer esanik ez espetxeko irteerara bidean zehar zihoala maletak bi eskuetan ondo oratuta, Karibeko resort batetik alde egingo zuen bezala.

Honaino helduata, noski, hainbat irakurleren erantzun sumindu edo gutxienez aztoratua idurika nezake, jakina: "Eta zer, ez al du eskubiderik? Zein garrantzia du". Ados, ados, funtsean bai, ados; baina, Rafa Diezen agerraldia, kaleratzea, ezer baino lehen ekitaldi politiko bat omen ze, halaxe behintzat antolatu baitzuten ongietorria egien ziotenek. Gauzak horrela, nik pantailan ikusi nuenean zera etorri zitzaidan gogora blaust: Dagoeneko estetika ez al zaie garrantzitsua Ezker Abertzalekoei? Zeren eta zerbait erakutsi egin baldin baduen Ezker Abertzaleak betidanik hori izan da estetika, gehienetan etikaren aurretik. Eta ez zen hautabide okerra edo makala, ez; batez ere Historian zehar hainbat pentsalarik erakutsi bezala, besteak beste Jacques Ranciérek bere Le Partage Du Sensible: Esthétique Et Politique liburuan irakatsi zigunez: "La politique (...) ce n’est pas l’exercice du pouvoir et la lutte pour le pouvoir. C’est la configuration d’un espace spécifique, le découpage d’une sphère particulière d’expérience, d’objets posés comme communs et relevant d’une décision commune, de sujets capables de désigner ces objets et d’argumenter à leur sujet." Edo hainbeste pedantekeria barik esanda, euskara garbian, alegia: "Jentea edertan du beztimentak, baia aboro itxura onak (eta jakina, bai, atsotitzetan hasi ezkero zergatik ez: "Itxurak bakarrik ez du gizona egiten"...).

Honek guztionek ez duela buru buztanik? Baliteke, baina niri benetan esanguratsua begitantzen zait Rafa Diezen piura guztiz konbentzionala eta batez ere beraneantea, edo laburbildurik burgesa totala, hainbat urtetan Iraultza ikur izan duen ezker abertzalearen buruzagi beti dotore eta eratsu batentzat, gutxienez bere alderdikide gehienek, gazteenek apika, erakusten zuten beste piura zinez iraultzaileago, erronkazaleago, alternatiboago horrekin alderatua, noski. Baina tira, artaldean beti ardi beltzen bat edo. Ez dakit nik, baina ezin dut gogotik kendu zerbaiten adierazgarri denik ere. Nora joango zen Rafa Diez taula gainean ukabila altxatu eta gero praka motzetan, hondartzara zuzen-zuzen? Maltzurkeria galanta, badakit ere.

sábado, 19 de agosto de 2017

LA MORDEDURA


Me ha vuelto a picar, más bien morder, un puto bichejo. Lo más seguro es que haya sido una araña. No lo sé, puede que cualquier otro ser diminuto de esos que, de ser cierta la existencia de un ser supremo creador de todo lo que conocemos, habría que convenir que a estos los ha creado sólo para jodernos la vida a esos otros hechos a su imagen y semejanza. Y me he asustado, sí, porque hace dos años más o menos me picó otro en el muslo y como me rasqué instintiva y compulsivamente parece que el veneno, o lo que fuera que contenía su picadura o mordedura, se extendió por lo toda la pierna, además de abrirme una herida que supuraba de todo. Al final la pierna se me puso del tamaño de un jamón serrano de los que cuelgan en los bares de carretera y así, el doble o triple del tamaño de su homóloga. No me quedó otra que acudir al hospital, donde, ante la estupefacción de los médicos de guardia que no tenían ni idea de lo que tenían delante, tuvo que ser una enfermera quien acabara diagnosticando una mordedura de araña y aconsejando a los doctores que me recetaran Eucerin, una pomada calmante para la piel, y el correspondiente antibiótico. Aquí podía meter también la peripecia vivida con un taxista en búsqueda de la farmacia de guardia a las tantas de la mañana con la pata hinchada y prácticamente amoratada; pero, para qué, nos alargaríamos demasiado. El casó es que entre pomadas, antibióticos y reposo la herida acabó sanando.

De modo que esta semana me he vuelto a ver en las mismas. Un ronchón del tamaño de un dedo como consecuencia de lo que supongo varias mordeduras seguida. Sólo que esta vez ha sido en un costado del pecho, lo que me ha hecho temer que si me rascaba de nuevo sin darme cuenta, la escabechina que podía volverme a hacer, se entiende que extendiendo el veneno de la mordedura como la vez anterior, podía llegar a afectar al corazón o a cualquier otro de los órganos vitales que alberga la capa torácica. No sé si exagero, que puede que sí, pero siendo lego en estas cosas, y lego además premeditado por pura aprensión, he preferido andarme con especial cuidado.

Al principio he procurado calmar el picor con el recurrente lápiz de amoniaco. Creía que bastaría así junto con mi firme determinación de no rascarme en la parte afectada. Creo haber cumplido con mi propósito mejor que bien por mucho que mi señora me reprendiera de continuo por rascarme, cosa que no he hecho en ningún momento, sino más bien pasar el dedo por la mordedura a fin de comprobar su estado. El caso es que como la marca se sitúa en un costado de mi pecho, y que éste es, al igual que el de mi padre y de muchos de los míos, de tipo superhéroe de Marvel, vamos, de una cierta desproporción entre la capacidad torácica y el resto del cuerpo, hasta el punto que cuando micciono apenas puedo verme la punta de... los zapatos, apenas conseguía ver cómo evolucionaba la mordedura si no era reflejándola en un espejo o con la asistencia de terceros. Mucho mejor, me decía, así no me obsesiono, lo que no se ve como si existiera o casi.

Y digamos que así ha sido durante el día, que la mordedura casi ha pasado desapercibida de no ser por el picor que poco más o menos iba mitigando con el amoniaco. Empero, por las noches ha sido un infierno. No es que me picara la mordedura, es que me ardía. Y aun así, y puede que exceptuando una noche que probablemente me la he rascado por pura inercia mientras medio dormía, he conseguido resistirme con una voluntad de hierro y gracias siempre a que tenía muy presente lo sucedido la vez anterior. De hecho, estoy muy contento conmigo mismo por haber sabido aguantarme pese a la insoportable quemazón. Estimo que es otra prueba de que cuando me propongo algo en serio soy capaz de ello por muy chorra que sea la cuestión, o sobre todo si es chorra.

Con todo, la mordedura no sólo no remitía sino que además el picor parecía ir en aumento. Entonces nos hemos acordado de la pomada de la vez anterior. Y sí, ahí estaba, en la caja de madera donde ahora guardo la mayoría de los medicamentos que me suministro por la razón que sea, prueba inequívoca de que estoy en ese periodo de la vida en el que cada uno tenemos a mano algo parecido que da testimonio de nuestro ya irreversible y progresivo deterioro.

Y sí, el Eucerin ha obrado el milagro o casi. Por lo menos la mordedura ha empezado a cicatrizarse, o eso me dice mi señora. Si bien no del todo, en realidad llevó aplicándome la pomada desde hace tres días y todavía sigo con el picor. Pero sí, mucho más liviano y desde luego que nada que ver con el quemazón de las noches anteriores.

Así que asunto casi zanjado, espero no tener que tomar antibiótico o visitar a un galeno. Espero que tarde lo que tarde desparezca como desapareció la mordedura de hace dos años y que, mira tú por dónde, me ha servido para enfrentarme a ésta con la cabeza que entonces me faltó; sí, la experiencia siempre es un grado.

De ese modo, he tenido que afrontar la vida cotidiana, más tranquila de lo habitual porque, aunque me he reincorporado a mi rutina, seguimos en pleno agosto y todo continua a medio fuelle. Lo hecho, eso sí, con un humor de perros que he procurado disimular peor que bien, porque, aunque el picor durante el día no era tan intenso que durante la noche, ahí seguía en mi costado recordándome que un elemento extraño había decidido dejar constancia sobre mi piel de la fragilidad de nuestra presencia sobre la faz de piedra. Así pues, ha habido ratos en que el fastidio provocado por la picadura se sumaba a ese otro doméstico que resulta de la brega diaria con la inanidad existencial de unos críos todavía de vacaciones, con los quebraderos de cabeza habituales que genera la actividad que tiene uno entre manos, la ansiedad provocada por la dieta a la que me he sometido estos últimos días para reducir los excesos de unas vacaciones en las que he acabado saciado de todo, o con los inevitables "tête à tête" conyugales del tipo "¿no me jodas que este sábado también tenemos que ir a comer a casa de...?", se ha transformado en verdadera irritabilidad. Pero en fin, nada que no arregle el Eucerin.

Entretanto, la vida continuaba también fuera de casa, en el resto del mundo, y esta semana además del modo más crudo con el que acostumbra a hacerlo de vez en cuando. Un mundo que cada vez, puede que con los años, resulta más fastidioso en su irresoluble y impredecible sinrazón, en su crueldad sin límites y su infinita vulgaridad. Y sobre todo, un mundo que acogota el juicio dada la trágica evidencia de que todo eso que tanto nos espanta o indigna está condenado a repetirse bajo una u otra forma porque es consustancial al ser humano. Así también como todo lo contrario, todo lo que es bueno, dichoso, hermoso, todo lo que nos hace felices aunque no acertemos a definir cómo o concretar el qué.

No obstante, reconozco que esto último ha sido un momento de lucidez optimista, quién sabe si un recurso, químico o lo que sea, -si eso que me lo explique el experto en estos temas-, del cerebro para evacuar las dosis de negatividad acumuladas tras los últimos días de terror irracional y las múltiples expresiones de la irracionalidad generadas por éste. Un momento antes de notar que nuevo picor se manifestaba al lado de una de mis rodillas. Y en efecto, una nueva picadura o mordedura, no sé; reconozco las de mosquito, abeja o avispa, pero estas otras no. Por suerte, de momento apenas eran dos pequeñas protuberancias bermejas a las que enseguida he aplicado el Eucerin de marras y que hoy han amanecido ya completamente confundidas con el resto de la piel.